Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Jorge Quiroz e IPoM: "La suerte ya está echada, el país ya está pensando cómo esto lo va a arreglar el siguiente gobierno"

logotipo de Pulso Pulso 09-09-2016 Juan Pablo Palacios

Su estilo es directo, sin pelos en la lengua. Jorge Quiroz, socio de Quiroz & Asociados, hizo un duro diagnóstico de la situación económica, a partir del ajuste en proyecciones del Informe de Política Monetaria (IPoM). También aborda la irrupción de Ricardo Lagos en la carrera presidencial y la eventual candidatura de Sebastián Piñera y los desafíos que tendrán que enfrentar, si uno de los dos llega a La Moneda.

¿Qué lectura hace del ajuste en las proyecciones que hizo el BC en el IPoM?

-Los números de crecimiento para el año no me sorprenden. A comienzos de año proyectamos un 1,6% de crecimiento. Ese es un número fácil de calcular. Está el consumo, que es una especie de motor diésel, cuesta que agarre vuelo y una vez que se ralentiza cuesta revertirlo. Vemos una tasa de su tendencia en torno al 2%. La inversión la veíamos más parecida a cero, a pesar de que allí nos equivocamos, pero el IPoM nos está diciendo que va a cerrar el año en torno a -1.5%, lo cual significa que vienen dos trimestres muy negativos en la inversión. El sector externo ha sido un aporte, pero se repite un fenómeno que es propio de una economía con expectativas muy golpeadas, que es una contribución negativa al PIB por el lado de los inventarios. Eso viene cayendo dos trimestres seguidos y nos da una proyección de demanda agregada en torno al 1,6%. Cuando se mira el 2017, donde el Central tiene una proyección de crecimiento sobre el 2%, cuesta pensar que vayamos a crecer a esa cifra. El consumo viene ralentizado, el empleo viene creciendo en torno al 1% y la fuerza de trabajo aumenta en torno a 1,8%. Eso implica que cada año el desempleo sube 0,8%. El PIB minero viene cayendo y el no minero tiene sólo una cifra de 0,8% de crecimiento. Por lo tanto, para el próximo año cuesta creer que vayamos a crecer más de 2%. Vamos a tener un consumo que no va a crecer más de lo que lo ha hecho este año, la inversión va a seguir con caídas, y si se cumple la proyección del BC la inversión va a completar tres años de caídas consecutivas, algo que no se veía desde el Gobierno de Allende. El gasto público no podrá crecer al ritmo que lo venía haciendo en los últimos dos años. En 2017 podríamos repetir un crecimiento de 1,6% o 1,7%. Pero incluso si se cumple la proyección del BC, vamos a completar cuatro años de crecimiento promedio en torno al 2%, eso no lo veíamos desde el cuatrienio 1982-1986. El desempeño económico es bastante desastroso y no se ven indicios de recuperación. Creo que la suerte ya está echada y el país ya está pensando cómo esto lo va a arreglar el siguiente gobierno.

¿Bajas en la TPM ayudaría a recuperar en algo la actividad en el corto plazo?

-El BC primero debe demostrar que tiene la inflación bajo control. Si se mira la inflación promedio de los últimos doce meses, estamos en el techo desde el 2014. Hoy estamos en cuatro por ciento de inflación en doce meses y en el año llevamos casi dos y medio por ciento. Para este año el BC proyectó un 3,5%, por lo tanto el resto del año deberá aumentar uno por ciento si se quiere llegar a esa meta, por lo tanto tiene que haber una caída del ritmo de la inflación de más del 50% comparado al ritmo que venimos. Por eso antes de anticiparme a movidas de tasa, esperaría ver bien ese resultado. Ahí el BC tiene una cuenta pendiente en términos de credibilidad. Se le ha visto yendo detrás de la tendencia, más que marcando la tendencia.

¿La irrupción de Lagos y la eventual candidatura de Piñera podrían generar más confianza y levantar la inversión?

-Ambos candidatos tienen un trabajo bien difícil por delante. Piñera lo resumió bien: una cosa es ganar la elección y otra cosa es enderezar la economía. Parte del trabajo de poner en orden la economía tiene que ver con temas políticos. Hubo una irrupción de demandas sociales que de algún modo han sido canalizadas de forma populista. Por otro lado, los gobiernos no pueden no hacer lo que ya se prometió. Habrá un desafío grande de cómo armonizar las demandas sociales, a las que se ha dado respuesta de un modo improvisado, con la economía. Esto no sólo tiene que ver con un programa económico, sino que con la economía política. Ahí vamos a ver cómo los dos candidatos hacen sus planteamientos y logran aunar voluntades con una visión de economía política. Creo que los dos nombres dan garantías de que se puede abordar bien este desafío. Piñera tiene el récord de crecimiento económico en los últimos años y de algún modo Lagos representa una buena línea institucional.

¿A qué se refiere con la visión de economía política?

-El tema es más complejo que ordenar la coalición. Piñera también tendrá que trabajar para ordenar a su sector. Cuando hablo de economía política, hablo de una serie de demandas sociales y una nueva clase media. En las encuestas se ve una evaluación positiva de los logros personales, pero negativa del tejido social. Hay instituciones que se han debilitado y existe un vacío en el ordenamiento social, que ha sido aprovechado por grupos extremos de ambos lados. Esto se parece a un daño autoinfringido. Se requiere enderezar cosas básicas del ordenamiento económico y social y en ese sentido, tendería a pensar, bajo mis preferencias, que el Presidente Piñera debiese tener un cierto espacio de ventaja. Pero también creo que Lagos tiene antecedentes que indican que sería igual una buena opción.

¿Comparte las propuestas del Gobierno para mejorar las pensiones?

-Aquí no se ha hablado con la verdad. Las pensiones bajas tienen que ver con el mercado del trabajo y con el comportamiento. Hay personas que no imponen. Quién no ha tenido una empleada doméstica que le ha pedido que no le imponga para subir su sueldo. Hay mucho de decisión personal en las bajas pensiones. No veo lógica en que el alza de 5% en la tasa de cotización vaya a un fondo común. El 5% sin duda tiene que ir a las cuentas de ahorro individual. Si hay que aumentar el pilar solidario, tendrá que hacerse con impuestos generales. Está bien revisar el tema de las comisiones, pero el tema más relevante que tenemos en el mundo con las pensiones es que estamos con tasa de interés igual a cero. Entonces el desafío principal es de inversión. Los canadienses han dado una muy buena lección en fondos de pensiones. Ellos tienen un porcentaje muy alto, sobre 20%, de inversión en el sector real, mientras nosotros nos movemos entre puros papeles o teniendo que pasar por fondos de inversión que cobran una comisión que a lo mejor no está justificada.

¿La nueva licitación eléctrica que lideró el ministro Pacheco ha sido lo mejor del Gobierno?

-Este es el tema donde esta administración lo ha hecho con una nota sobre seis. El ministro Pacheco se atrevió a hacer lo que planteó la comisión de expertos que convocó el Presidente Piñera, que tenía que ver con introducir ciertos cambios, que ni siquiera son legales, sino que ajustes en las bases de licitación eléctrica que bajaran los riesgos para los nuevos entrantes. También influyó positivamente en este proceso los cambios que ha habido en el mercado internacional. El único tema que nos hace reflexionar es qué pasa cuando un generador que tiene un contrato, no pueda cumplirlo.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon