Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Josefa Errázuriz y críticas de Matthei: "Cuando tú no vives acá, puedo entender que acuses intervencionismo"

logotipo de Pulso Pulso 26-09-2016 Gladys Piérola

El viernes pasado en la esquina de Pedro de Valdivia con Nueva Providencia, Josefa Errázuriz comenzó oficialmente su camino a la reelección por Providencia. Sin grandes rostros políticos y repartiendo volantes en la calle, la hoy candidata independiente busca continuar con el “sello ciudadano” que la llevó a ganar el 2012.  Su  gestión ha tenido varios flancos abiertos, los cuales son usados por sus contendores, pero Errázuriz asegura “que están superados”. Comenta que no tiene prisa por sacarse fotografías o tener pautas con las cartas presidenciales del bloque oficialista. 

Durante su gestión se  fueron varios de colaboradores, terminó mal la relación con su ex jefe de gabinete  y fue cuestionada por la ordenanza de alcoholes, entre otros...

-El primer año de instalación fue súper difícil. Llegar a un municipio donde tienes muy poca movilidad en cuanto a los funcionarios hace muy difícil innovar, porque te dicen: “por qué hacerlo así, sí siempre nos ha resultado de esta otra forma”. Nos hablaban de los contribuyentes, y nosotros llegamos con el concepto de vecinos y vecinas y ahí también había una barrera. También es cierto, se fueron colaboradores a trabajar al gobierno central y también hubo amigos, que hoy son ex amigos como el Jefe de gabinete. Las cosas se dicen cara a cara y no por los diarios. Eso fue muy lamentable. Después vino la ordenanza de alcoholes que provocó tensiones. Eso fue un gran aprendizaje para nosotros, porque efectivamente hablábamos de los vecinos aquellos que viven, trabajan y estudian en la comuna. Y eso no sería entendido así, por lo tanto tuvimos que trabajar en aquello. Sin embargo, creo que ahí dimos un giro. 

Y, ¿lo positivo?

-Los últimos dos años y medio, ha sido del afiatamiento de un equipo y de una ejecución del programa muy grande. Tenemos un programa que tiene un 81% cumplido y eso creo que muy pocos gobierno locales pueden decir lo mismo.

© PULSO

Algunos personeros de la NMcomo el ex ministro Jorge Burgos (DC) le han dado su apoyo, ¿cree que al oficialismo le faltó más confianza y se demoraron un poco más en cuadrarse con su candidatura?

-La NM tiene una dinámica de sus partidos. Me imagino que a ellos como conglomerado querían que la candidata fuese un representante de sus filas. Yo agradezco mucho las palabras del ex ministro Burgos. Él es un vecino de Providencia de toda la vida y siempre ha trabajado con los vecinos y sin duda alguno, ahora estamos trabajando juntos también. Pero ésta es una candidatura muy amplia. Mantuvimos durante toda nuestra gestión una mesa de partidos políticos mucho más amplia que la NM, donde estaban los Humanistas, donde estaba RD, el PRO y algunos liberales. Ese mismo grupo de personas, más muchos independientes, están apoyando esta candidatura. No soy la candidata sólo del oficialismo, sino de una mesa amplia y hoy no hay muchas comunas que puedan contar esto. 

A diferencia de otras comunas emblemáticas, hasta ahora usted no se ha sacado fotografías con ninguno de los presidenciables, ¿por qué?

-No, ni creo que las necesitemos hacer. Esto se trata de lo local. El día de mañana leeré los programas y tendré mi candidato o candidata, porque yo voto. Pero aquí se trata no sólo de elegir un alcalde o alcaldesa, se trata de elegir un gobierno local que apoye, que controle, que fiscalice, dando iniciativas y fortaleciendo su programa.

Su principal contendora, Evelyn Matthei (UDI),  ha sido muy critica de su gestión en seguridad, limpieza y, especialmente educación, por las extensas tomas que han tenidos los colegios de la comuna. 

-Los colegios en Providencia no son sólo instrucción. Nosotros hemos sido capaces de establecer el diálogo y la responsabilidad. Hemos tenido tomas, pero nunca hemos tenido que aplicar la fuerza, porque el diálogo ha imperado y han podido entregar los colegios. No hemos tenido destrozos, por lo mismo, porque se cuidan. Hemos establecido la democracia. Los centros de estudiantes se volvieron a constituir, al igual que los centros de padres. Y los consejos escolares son resolutivos. En eso hemos dado un paso enorme en educación. A nosotros se nos “ha fugado”, si se puede decir así, cerca de 134 alumnos de la media, pero por otra parte hemos hablado con los profesores y mejorado sus condiciones laborales, de manera que se puedan preparar. También estamos reduciendo el número de niños por curso y eso hace grandes diferencias

Pero pese a eso, instituciones como el Liceo Lastarria perdieron su calidad de excelencia, ¿no le preocupa?  

-Eso nos duele, pero tenemos que pensar que hay  factores externos a la gestión municipal. El peso mayor de la certificación de excelencia están en la rendición de la prueba Simce. Hay un rechazo de alumnos a dar la prueba Simce y esta prueba es lo que más se valora. Para nosotros no es sólo la instrucción, es necesario la calidad y dialogar. Esta gestión ha invertido $6.000 millones en infraestructura de liceos y en las condiciones de sus profesores. Cuando se dice que perdió la excelencia del Lastarria sí, pero también el Lastarria cambió.  

La oposición y Matthei han acusado en Providencia intervencionismo por parte del Gobierno, ¿cómo se defiende?

-En lo que otros y otras ven intervencionismo, yo veo la cara de mis vecinos. Nos criticaron por la inauguración del tramo del metro en la estación Parque Inés de Suárez, que está en el centro d ela comuna. Obviamente eso le va a cambiar el tiempo de viaje a los vecinos que vienen a trabajar a la comuna y aquellos que habitan. En eso no veo intervencionismo. Cuando ella me critica por el subsidio del conjunto habitacional Empart, y dice que no hay nada firmado pero, si lo firmó la ministra de la Vivienda. Hay 97.000 U.F comprometidas para mejoras que se entregan a los vecinos no la municipalidad. Lo que ella ve como intervencionismo es calidad de vida para los vecinos y las vecinas y así lo ve una vecina de la Providencia. Cuando tú no vives acá, puedo entender que lo acuses intervencionismo.

¿Es esta elección  más difícil que la de 2012?, ¿es más difícil competir contra Matthei que contra Labbé?

-Son candidatos muy distintos. Uno no gana la elección hasta el último día. Tengo mucho respeto por todos los candidatos, hay cinco aspirantes a la alcaldía. Lo único que pido es que presentemos propuestas. Queremos ir por más, porque queremos profundizar esos cambios. El escenario 2012 y 2016 se diferencian sustantivamente . La gente dejó de creer en las instituciones, en la política y en lo políticos y cuando uno es servidora pública, seas como seas, pasaste a este establishment de políticos y es ahí, donde hay que demostrar que la política tiene que hacerse con humildad, con mucha transparencia y cercanía. Demostrar que no todos somos iguales. Por eso, nuestro gran adversario para cualquier candidato, sin duda es la abstención.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon