Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

JP Morgan: Acciones de Argentina y Brasil son la mejor apuesta

logotipo de Pulso Pulso 17-09-2016 Bloomberg
© PULSO

Los mercados accionarios de Argentina y Brasil ofrecen a los inversores las mejores oportunidades de América Latina en tanto los nuevos gobiernos prometen implementar políticas que impulsarán el crecimiento, según JP Morgan Chase & Co.

Las acciones de las dos mayores economías de América del Sur se encaminan a un repunte conforme los países encaran cambios estructurales, según Martin Marrón, máximo responsable del banco en América Latina y Canadá. En Argentina, el gobierno del presidente Mauricio Macri seduce a los inversores con promesas de normalizar la economía tras años de intervención del Estado, mientras que las ventas de acciones y bonos probablemente se reanuden en Brasil en medio de expectativas de una reactivación de la economía.

“La mejor oportunidad en América Latina son las acciones de Argentina y Brasil”, señaló Marrón. “El rendimiento de los bonos ya se ha comprimido bastante en la Argentina, de modo que, para quienes quieran salir del mercado de deuda, el sector de private equity va a ser importante, en especial en este momento en que el mercado de valores todavía está bastante ilíquido”.

El banco prevé unas diez ventas iniciales de acciones u ofertas secundarias de acciones en Argentina en 2017. Se espera que los mercados de acciones y de deuda de Brasil repunten en octubre o noviembre de este año, y Brasil probablemente sea el mayor emisor de deuda en los últimos meses de 2016, dijo Marrón.

La emisión de Argentina, que alcanzó los US$30.000 millones este año contando las ventas de deuda provincial y empresarial, seguirá siendo vigorosa en los próximos doce meses. La mayoría de las compañías que emitieron deuda hasta ahora lo están haciendo para refinanciar bonos existentes, pero podrían empezar a vender obligaciones negociables para expandir sus operaciones ya en 2017.

“A medida que Brasil se recupere, las compañías argentinas necesitarán ampliar sus plantas para satisfacer el aumento de la demanda”, dijo Facundo Gómez Minujín, responsable de la división argentina del banco. “Prevemos que las empresas argentinas tendrán mayores necesidades de endeudamiento”.

Si bien Argentina se ha convertido en la niña bonita de los mercados emergentes después de resolver una disputa con fondos de cobertura por su default de 2001, los inversores con perspectivas a veinte o treinta años quieren ver más señales de que la situación macroeconómica y la inflación –de 47 por ciento anual en Buenos Aires- se moderarán, añadió Marrón. Los inversores también estarán atentos a las elecciones de mitad de mandato que tendrán lugar en el segundo semestre de 2017 para tener un indicio de si las reformas de Macri continuarán y se mantendrán.

Las perspectivas de Brasil también mejoraron desde el juicio político a Dilma Rousseff y la confirmación de Michel Temer en el cargo. El banco revisó sus pronósticos y ahora prevé que la economía brasileña se contraerá 3 por ciento este año y crecerá 1,4 por ciento en 2017. Esto contrasta con un cálculo anterior de 3,6 por ciento de contracción y 0,7 por ciento de expansión.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon