Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La arremetida radical que puso en jaque a La Moneda

logotipo de Pulso Pulso 17-10-2016 Víctor Hugo Moreno

La solicitud de renuncia hecha la semana pasada por el presidente del Partido Radical, Ernesto Velasco, al ministro del Interior, Mario Fernández (DC), no fue algo casual. Tampoco fue un arrebato del momento. Su osado emplazamiento responde a una estrategia más de fondo de la centenaria colectividad: no permitir que nada ni nadie perjudique la opción presidencial del senador, independiente proradical, Alejandro Guillier. 

La tienda de calle París con Londres ya no se siente como el partido chico de la Nueva Mayoría; ahora buscan marcar una impronta de la mano de lo que estiman puede ser una oportunidad única de volver a estar al mando de La Moneda con uno de los suyos. Los radicales, ahora, quieren ser tomados en serio.  

En el consejo general que hizo el partido el martes pasado, Velasco tomó la palabra para enfatizar que había que comenzar a elaborar una carta de navegación dentro de la NM que implique la búsqueda de un acuerdo programático entre los siete partidos que conforman la coalición. Dicho concepto ha estado muy presente en el mensaje que ha dado Guillier en las últimas semanas, quien ha salido a reforzar en cada punto de prensa esa necesidad de lograr tender puentes para la concreción de un programa común. 

El anterior es uno de los puntos que el radicalismo quiere instaurar; mientras que el otro apunta a que debe existir una primaria abierta para la elección del candidato presidencial de la coalición. Pero una primaria en serio, para no repetir algunas otras bochornosas experiencias como la ocurrida en 2009, cuando el actual ministro de Defensa José Antonio Gómez le disputó el cupo a Eduardo Frei, bajo la sombra de un acuerdo que “ya estaba plenamente cocinado”, como recuerda una fuente del partido. Ahora no, y por eso, la decisión adoptada la noche del martes en la añosa sede partidaria fue salir a defender con todo el ímpetu la primaria y la opción de Guillier bajo el amparo de un potente armamento: las encuestas cada día más favorables para el periodista.                                            

El jueves fue la prueba de fuego. Luego de leer las declaraciones de Fernández en revista Capital, el grupo de whatsapp de la mesa del partido se activó. ¿La conclusión? Había que salir a responder y duro, sin espacios para eufemismos.  Y antes de que Velasco pidiera que “el peta” diera un paso al costado, Guillier fue contactado por la dirigencia radical para consultarle su opinión, la que compartió de inmediato. Pero la arremetida de Velasco también fue compartida por los demás partidos de la Nueva Mayoría, quienes no objetaron la osada jugada. Más bien la apoyaron, relatan desde el oficialismo. 

Con todo, este lunes en el comité político el tema estará sobre la mesa del salón Entrepatios de Palacio, y esperan -en la Nueva Mayoría- que Fernández vuelva a aclarar su intervención que le costó el reproche público y privado incluso de la propia Presidenta Bachelet. Pero las explicaciones no terminarán ahí: “No descartamos y más bien afirmamos que la dirigencia radical le pedirá una reunión formal al ministro, para poder tener una larga conversación”, anunció el secretario general PR, Osvaldo Correa. El consenso en el partido es no permitir más intervenciones del Gobierno que pongan en peligro la realización de las primarias, porque existe preocupación que desde la elite oficialista se esté fraguando un acuerdo “entre cuatro paredes” para erguir la figura de Ricardo Lagos.

La lista G, la lista de Guillier 

Desde este viernes comenzó a escucharse en las radios un mensaje del senador Guillier quien hace un llamado a votar por los candidatos radicales de la lista G, bajo la consigna de que se “está comenzando a construir un nuevo Chile”. Este aviso se enmarca dentro de un refuerzo que tendrá la imagen del senador en la última semana de campaña, y que incluirá una visita en conjunto con  Ernesto Velasco a Calama. 

En el radicalismo confían en aumentar considerablemente el 5% de votación obtenido en las municipales pasadas. No aventuran cifras, pero sobre un 7% los dejaría en una muy buena posición -según creen en el partido- para seguir haciéndose sentir, encarando sin tapujos a quien se cruce por delante.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon