Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La derrota de Carolina Tohá por un segundo período en el municipio

logotipo de Pulso Pulso 24-10-2016 Miriam Leiva P.

No había pasado más de una hora desde que empezó la contabilidad de los votos en las mesas electorales, cuando en el comando de Carolina Tohá cundió el desánimo. 

La sonrisa con que su equipo partió la jornada  demudó rápidamente en rostros incrédulos y en expresiones acongojadas. Esa desazón recibió a los ministros de Hacienda, Rodrigo Valdés, y al secretario general de la Presidencia, Nicolás Eyzaguirre, que llegaron minutos antes que la alcaldesa reconociera la derrota que le impedía proseguir con un segundo período.

“Me he comunicado hace pocos minutos con Felipe (Alessandri) para felicitarlo por su triunfo. Las cifras muestran que hay una distancia y nuestras estimaciones hablan de una tendencia que se va a mantener”, admitió Tohá con una entereza que contrastaba con las caras de su equipo que la acompañaba en el escenario preparado para la conferencia de prensa.

“La democracia es la democracia y se respeta, los que estamos aquí somos demócratas desde siempre y en estos momentos cuando se enfrentan derrotas también hay que serlo y corresponde felicitar a los triunfadores, desearles éxito en su gestión, y de corazón desearle lo mejor a Santiago por el cual hemos trabajado”, indicó la dirigenta PPD.

Agradeció a su equipo, a las personas que fueron a votar, y llamó a cuidar la democracia: “Si hay una conclusión que tomar sin duda, es que en un momento como éste corresponde fortalecer nuestra democracia, no dejarla de lado, ratificar su valor, sumar a los que no están convencidos y no quieren participar y buscar los caminos para ello”.

Día de agobio y pesar

Quizás la “funa” que unas pocas personas hicieron a Tohá cuando acudió a votar fue el anticipo del resultado negativo que recibiría durante la tarde. 

La candidata empezó el día desayunando con su equipo en la Casa Roja, donde tomó café con medialunas y se deleitó con una suave canción que “a capella” entonó una de sus integrantes.

Luego se dirigió al Liceo Luis Calvo Mackenna acompañada de adherentes y su pareja, Jaime Madariaga, para votar en la mesa 69 donde fue la primera en emitir el voto. E hizo una convocatoria a los electores: “A levantarse, ir a votar, hacer ese pequeño esfuerzo porque bien vale la pena tener un municipio que nos represente a todos”.

Pasadas las 15:00 horas llegó hasta un hotel boutique ubicado en el barrio Brasil, en el centro de Santiago, que prometía ser el escenario perfecto para saludar un triunfo desde uno de sus balcones de la construcción de perfecto estilo clásico francés que data de 1920. Incluso había cumplido con su cábala durante la campaña de tomar un mote con huesillo donde el Rey ubicado en el barrio Rondizzoni. 

La única visita que tuvo, antes de que se cerraran las mesas fue la ministra de la Mujer y Equidad de Género, Claudia Pascual con quien conversó largo rato acompañado del jefe de su equipo político, Álvaro Elizalde. 

Partió el conteo y ella junto a su pareja subieron a la pieza reservada en el hotel para recibir las noticias, mientras tanto llegaban al comando el ex ministro de Salud, Álvaro Erazo, y el subsecretario de Prevención del Delito, Antonio Frey.

Las primeras mesas daban un empate técnico entre ella y su contendor directo, Felipe Alessandri, pero una hora más tarde la balanza se inclinaba irremediablemente a favor del segundo. “Es desastroso”, “nos llevan diez puntos”, “este es un triste día para la Nueva Mayoría”, eran las frases que más se escuchaban entre los miembros de su equipo. Y la muestra más evidente de que la derrota era una realidad fueron los rostros de Eyzaguirre y Valdés que arribaron juntos al comando. Cinco minutos más tarde, Tohá asumía su fracaso. 

“Lo que no corresponde en las derrotas cuando uno es demócrata es echarse a morir, los que estamos en política queremos mucho a Chile y creemos que podemos hacer un aporte a través de la gestión en la administración pública”, indicó con una fuerza y una decisión que se imponía a los rostros apesadumbrados que la rodeaban.

Sobre el futuro no quiso hablar, ni tampoco lo hizo el ex Presidente Ricardo Lagos, quien acudió a “darle un abrazo” a la candidata que apoyó.

Obviamente se la ve como una figura clave en el futuro comando si Lagos continúa con su campaña.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon