Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La importancia de la educaci�n previsional

logotipo de Pulso Pulso 11-01-2017

Chile es un país que transita rápidamente hacia el envejecimiento de su población. El aumento de las expectativas de vida, junto con los cambios en el mercado del trabajo, hacen presumir, para los próximos años, un significativo aumento de los adultos mayores.

Al menos así ha sido en las últimas décadas y todo indica que esta tendencia se profundizará en los próximos años. Lo anterior, no cabe duda, es una positiva noticia; sin embargo, el vivir más debe suponer, a su vez, el vivir bien. Esos años ganados deben ser de calidad.

Se trata de un desafío que debe ser abordado por la sociedad toda, tanto desde lo individual como desde lo colectivo, haciéndonos cargo integralmente de la calidad de vida a la que aspiramos, es decir, observando los aspectos sociales, personales y, por cierto, materiales. En ello, el rol que juega el sistema de pensiones resulta ser de primer orden, pues debe estar a la altura de los cambios demográficos que nuestro país experimenta.

En efecto, un sistema de pensiones acorde con las necesidades de Chile implica reconocer, en las personas mayores, sujetos de derecho que aportaron, y por cierto aportan, a la construcción permanente de nuestro país, que proveen conocimientos, valores y contribuyen a los más jóvenes en su desarrollo personal, laboral o educativo. Implica, además, conocer del sistema de pensiones que tenemos, máxime en tiempos que este asunto se ha tomado la agenda política y es motivo de debate permanente; sin embargo, en esto último, parece ser que estamos al debe.

Recientemente, el Ministerio del Trabajo y Previsión Social, a través de esta subsecretaría, ha dado a conocer los resultados de la Encuesta de Protección Social (EPS), de alto prestigio internacional, y que demuestra la enorme necesidad de avanzar en educación en esta materia, toda vez que persiste el desconocimiento sobre asuntos previsionales que deben ser de manejo cotidiano. Por ejemplo, el estudio muestra que sólo el 31% de los encuestados conoce su monto previsional ahorrado para la vejez, y que no supera el tercio de la población la que conoce el monto que le descuentan mensualmente de su remuneración. Asimismo, este estudio indica que es alto el porcentaje de desconocimiento sobre el monto que cobra la AFP por administrar sus fondos.

Es importante recordar que desde el año 1981 a 2008 no se realizaron iniciativas tendientes a entregar educación previsional a la ciudadanía, por ello, programas como el Fondo para la Educación Previsional, creado en el marco de la reforma del sistema de pensiones de 2008, abordan estos desafíos poniendo el énfasis en los derechos y obligaciones del sistema previsional en el marco de la seguridad social. Este programa año a año ha ampliado su cobertura territorial y de usuarios. Ha avanzado en focalizar públicos, como por ejemplo los jóvenes, estudiantes de liceos técnico-profesionales, mujeres, trabajadores independientes, además de comunidades indígenas y migrantes.

Otro aspecto que valoramos del fondo es que la adjudicación de los proyectos está orientada a que las acciones de educación previsional estén desarrolladas por organismos pertinentes (instituciones de educación técnica y universitaria) o bien por organismos con alta vinculación social que puedan hablar más directamente a sus usuarios (gremios, sindicatos, organizaciones sociales), asegurando que los contenidos transmitidos sean asimilados de mejor manera por los beneficiarios de los proyectos.

Sin embargo, la responsabilidad en esta materia no puede recaer solamente en un Fondo para la Educación Previsional, ya que se trata de un cambio cultural en toda la sociedad y que requiere el desarrollo de estrategias integrales y con participación de diversos actores del mundo público y privado. Como Gobierno estamos impulsando alianzas para incorporar contenidos previsionales, al menos en la educación técnico-profesional, así como también hemos incorporado estos conocimientos en los programas de capacitación laboral de los municipios.

Es claro que resulta imperativo dirigir mayores esfuerzos en materia educacional previsional. Por ello esperamos que en esta décima versión del concurso del Fondo para la Educación Previsional (FEP), actualmente en etapa de postulación, tengamos muchos y nuevos participantes, con proyectos innovadores que incentiven a la ciudadanía no sólo a educarse para tomar las mejores decisiones sobre su futuro previsional, sino que también a informarse para participar de mejor manera en el debate nacional sobre el sistema de pensiones que Chile necesita.

*La autora es subsecretaria de Previsión Social.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon