Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La interrogante que dejó García al no privilegiar la unidad con el nuevo timonel del BC

logotipo de Pulso Pulso 29-12-2016 Miriam Leiva P.

Es cierto que Pablo García se autodenomina un activista monetario, es decir que es más propenso a mover la tasa en cuanto los modelos así lo sugieran. Y eso lo demostró en la última reunión de política monetaria (RPM) del Central con su único voto marcando una diferencia con el resto del consejo. 

Este episodio no pasaría de ser otra habitual votación en el consejo, si no fuera por un ingrediente adicional y es que era la primera reunión con Mario Marcel como presidente del Banco Central (BC). Por eso la pregunta implícita entre ex banqueros fue ¿qué tan prudente y/o adecuado fue este hecho?

“Hay algo en esta noticia que genera cierta incomodidad porque llama la atención que no haya privilegiado por completo acompañar a Mario Marcel cuando García debería ser lo más cercano al presidente hoy”, indica un ex consejero quien advierte que el nuevo timonel tiene menos redes dentro del Banco que anteriores presidentes.

“Él quiso marcar una diferencia en la primera reunión de Marcel, en circunstancias que como presidente nuevo debería haber mostrado más flexibilidad para apoyarlo”, comenta.

“Cuando hay un nuevo titular no hay nada más deseable que tener a todos los tripulantes del buque navegando para un mismo lado. Uno se sorprende porque perfectamente podría haber esperado a la reunión de enero”, indica otra alta fuente que perteneció al instituto emisor. 

Si bien, admite que su voto por bajar la tasa no está cerca del bochorno porque es la decisión que posiblemente adoptará en su próxima reunión el BC, sí fue en abiertamente en contra del estilo del organismo: de no mover la tasa de interés antes de la presentación de su Informe de Política Monetaria (IPoM) donde explica sus próximas acciones. “Él estuvo por abandonar esta especie de protocolo, pero siempre es bueno mantener ese tipo de rituales, sobre todo cuando hay un nuevo presidente que está partiendo con un desafío importante. Es complicado, no es lo ideal que alguien se salga de la fila”, advierte.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon