Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La jornada en que Piñera se calzó a medida su traje de candidato

logotipo de Pulso Pulso 24-10-2016 Carolina Mascareño

Con las manos en alto en la cima de un escenario y rodeado de los dirigentes de los cuatro partidos de Chile Vamos, el ex Presidente Sebastián Piñera festejó la victoria de Felipe Alessandri (RN), quien se impuso en las urnas ante la actual alcaldesa, Carolina Tohá en Santiago.

Tras el agradecimiento del edil electo al apoyo que le brindó en su campaña, Piñera tomó la palabra. Y, además de destacar los resultados que obtuvo la coalición ante la Nueva Mayoría en comunas emblemáticas, el ex Presidente habló del cambio que se expresó en estas elecciones. Aun cuando no oficializó este domingo una candidatura, el ex mandatario lució traje de candidato: fue vitoreado, abrazado y proclamado por decenas de adherentes. “Hoy se escuchó fuerte y claro que la mayoría de los chilenos quiere un cambio, que se salga de este pantano”, resaltó tras felicitar a Matthei, entre fotos y los gritos de “se siente, se siente: Piñera presidente”.

Las fichas en Matthei

Tras haber perdido Providencia en las pasadas elecciones, el desafío para la centroderecha en estos comicios se tornó imperativo: recuperar el que por más de 16 años fue su enclave. Por eso, el que la primera actividad que el ex mandatario programó para esta jornada fuera un desayuno en el hotel Torremayor junto a su ex ministra y candidata, Evelyn Matthei, representó un gesto de apoyo relevante.

Matthei arribó a las 10:15 horas, tras haber emitido su voto. A la espera de Piñera en la entrada del recinto, la abanderada aprovechó de conversar con algunos transeúntes. A las 10:30 horas llegó Piñera, quien junto a su señora, la saludaron efusivamente. Luego, el ex gobernante les ofreció sus brazos: “una a cada lado”.

Al llegar al salón, Piñera saludó a los presentes y les preguntó si les gustaba desayunar ahí. Acto seguido, el ex mandatario se alejó hacia la mesa dispuesta para el desayuno de jugo de naranja y medias lunas. Saludó uno a uno a los ocho comensales, y les explicó que concurriría a sufragar con su esposa: “voy con mi señora, porque ella me controla”, bromeó, a la par que intercambiaba anécdotas con ellos. Tras esto, Piñera preguntó quién ya había votado. Cinco de los vecinos levantaron la mano. “Vienen tiempos mejores para Providencia”, afirmó, a lo que le respondieron: “y para Chile, si usted vuelve. Vuelva”, le pidieron.

Cinco minutos después, Piñera se desplazó a un salón lateral, para dar una rueda de prensa junto a la candidata. “Yo conozco a Evelyn desde hace muchos años y tengo la certeza de que será una tremenda alcaldesa para una comuna como Providencia”, expresó, al mismo tiempo que llamó a sufragar. “Y además de ir a votar, que voten bien”, agregó.

Piñera también deslizó críticas a la puesta en escena de las elecciones, refiriendo al “error garrafal que se cometió en el Registro Civil, en el Servel, pero básicamente en el Gobierno, es muy perjudicial para la democracia”.

“Nos vemos a la tarde”, fue lo último que le dijo a Matthei, antes de ir a Santiago centro para votar.

Hablemos en marzo

Camino a su local de votación (la Escuela República de Alemania, de Santiago), al vehículo del ex mandatario subió el candidato a alcalde por Santiago, Felipe Alessandri, quien lo acompañaría hasta la mesa 126, donde sufraga.

En las afueras de la Escuela República de Alemania se aglomeraban votantes, adherentes, periodistas, militares y curiosos. Minutos antes de que llegara Piñera a votar lo hizo Sergio Bitar y el generalísimo de Ricardo Lagos, Máximo Pacheco.

No fue fácil para Piñera, Alessandri y Morel abrirse paso para llegar a la sala de votación. Finalmente, el ex gobernante llegó hasta su mesa, saludó a los vocales y sufragó. Más tarde se advirtió que no había cortado la colilla de su voto. Entre gritos y saludos de adherentes y detractores, el presidenciable reiteró su llamado votar, pero también, abordó la pregunta sobre su posible candidatura. “Hoy estamos en el día de las municipales y el país tiene tantos problemas...ya vendrá el tiempo para pensar en candidaturas presidenciales. Marzo es un buen mes”, dijo.

Además, precisó que a Bachelet aún le queda casi un tercio de mandato. Tras esto, Piñera se retiró,  no sin antes despedirse de una simpatizante y su guagua José Lorenzo, al que sostuvo unos minutos, antes de repartir más abrazos. A continuación, acompañó a su señora a sufragar, junto al candidato por Las Condes, Joaquín Lavín, a quien le deseó un feliz cumpleaños. A diferencia del caos en Santiago, en este recinto Piñera pudo darse más tiempo para saludar a la gente. Tras este periplo, el matrimonio cerró la mañana en un almuerzo familiar, a la espera de los resultados.

¿El resumen del día? Una jornada triunfadora que le ayuda a calzarse cada vez mejor su traje de candidato.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon