Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La reconquista de Providencia

logotipo de Pulso Pulso 24-10-2016 Paula Namur

“Todos los alcaldes que hemos triunfado hoy día vamos a trabajar en forma conjunta, porque estamos seguros de que, si trabajamos con buenas políticas, podemos hacer de Chile el lugar amable, inclusivo, respetuoso y también desarrollado que tanto necesitamos”, fueron las primeras palabras de Evelyn Matthei como alcaldesa electa de Providencia, cuando alrededor de las 20.20 horas de ayer la victoria frente a su rival, Josefa Errázuriz, era irremontable, e incluso Errázuriz ya había reconocido su derrota.

“Hemos triunfado en muchas comunas emblemáticas y yo le agradezco al Presidente Piñera que haya venido”, continuó Matthei, rodeada de figuras de Chile Vamos, como Hernán Larraín, Cecilia Pérez, Marcela Sabat y Cristián Monckeberg, entre otros. Esto, mientras les pedía a sus seguidores que dieran espacio para las cámaras de televisión, que no lograban captar su imagen entre la multitud apostada en el comando de Avenida Ricardo Lyon 322. El ánimo era de total euforia. Tanto, que la temperatura ambiente comenzó a subir rápidamente, entre banderas, jockeys y poleras que se repartían entre los adherentes con un sólo nombre: “Evelyn”.

La champaña en copas plásticas circulaba entre los partidarios de Matthei y las frases alusivas a la derrota de Josefa Errázuriz pasaron rápidamente desde palabras de buena crianza a un “chao” generalizado.

Seis elecciones ha enfrentado Evelyn Matthei en su vida. De las cuatro primeras salió airosa. Pero la quinta, la presidencial de 2013, fue una de las peores derrotas históricas para la derecha. Por eso, había que sacarse la mufa en esta sexta elección. Quizá también por eso durante la jornada la frase que más reinaba en el comando era una que hablaba de tranquilidad, sin nunca referirse a optimismo ni altas expectativas. A Evelyn no le gusta hacer proyecciones. Y lo había dejado claro a lo largo del día.

Fue diputada dos veces y senadora dos veces, hasta que el Presidente Sebastián Piñera la nombró ministra del Trabajo de su Gobierno en 2011, labor que también tuvo que abandonar cuando en 2013 se transformó casi por accidente en la abanderada presidencial de la centroderecha. 

La misión de ayer era difícil. Casi 8 mil votos fue la diferencia con la que había ganado Josefa Errázuriz en la elección de 2012, lo cual le permitió acaparar un 55,93% de los votos, derrotando a Cristián Labbé, quien llevaba 16 años en el cargo (1996-2012). De hecho, en 2012 Josefa Errázuriz obtuvo 37.680 votos, un poco menos que los 41.174 que registró Matthei en la segunda vuelta presidencial en 2013.

Por eso, para Chile Vamos, recuperar Providencia era esencial. 

La jornada

Se levantó “no tan temprano”, según sus palabras, aunque eso significaba a las 6.45, porque a las 8.15 iba a ir a tomar desayuno sus hijos. Finalmente, de los tres, sólo llegó uno. “Los otros estaban cansados”, bromeó. Llegó a votar a las 9 de la mañana, tal como estaba programado, acompañada de su marido -el ex consejero del Banco Central Jorge Desormeaux- y dos de sus hijos (Roberto y Antonia), además de sus asesores; su abogado, Mario Zumelzu; y el ex alcalde de Recoleta, Gonzalo Cornejo. Sin gran presencia de adherentes, pero en medio de una batahola, se dio tiempo para conversar con la prensa que la seguía.

Luego partió en auto con su familia rumbo al hotel Torremayor, centro de operaciones de su campaña durante el día de ayer, a reunirse con el ex Presidente Sebastián Piñera, su esposa, Cecilia Morel, y una decena de votantes de Providencia.

“Ha sido un día tranquilo, grato. (…) Ahora hay que esperar y hacer de vez en cuando un llamado a que la gente salga a votar”, dijo en entrevista con PULSO cerca del mediodía, en un salón donde seguía atenta las noticias sobre el desarrollo de la jornada, y donde aprovechó de enterarse de que el PSOE de España había dejado la vía libre al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para ser investido después de casi un año de Gobierno en funciones de Rajoy y el PP.

Consultada por las críticas a las actividades políticas de Piñera en apoyo a los candidatos de Chile Vamos durante la jornada, la ahora alcaldesa electa fue clara: “¿Cuál es el problema? ¿Alguien cree que él va a llamar a votar por la Nueva Mayoría? Es obvio”.

Luego de almorzar en familia, volvió al comando a eso de las 16.30 horas, y luego subió a una habitación del hotel para prepararse para lo que venía. Tras el inicio del cierre de las urnas, a las 18 horas, la expectación comenzó a subir en el comando.

Ya pasadas las 19 horas la cautela daba paso al optimismo, y en cada nuevo informe que se entregaba con conteos de mesas de la comuna, los adherentes estallaban en aplausos. Hasta que, a eso de las 20 horas, se descorrió un biombo que dejó entrever lo que se preparaba en el salón contiguo: un podio con gigantografías que rezaban “Evelyn Matthei alcaldesa de Providencia”. La felicidad de los adherentes a esas alturas era total, tras confirmarse lo que de a poco se había empezado a ver como una realidad: la derecha había logrado la reconquista de Providencia.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon