Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La sana indiferencia política

logotipo de Pulso Pulso 28-10-2016

El resultado de las elecciones municipales del domingo 23 de octubre permitió que la derecha sacara cuentas alegres. Sin embargo, ambos sectores lamentaron el aumento sostenido de la abstención. Las teorías que pueden dar una explicación de este fenómeno han sido variadas, y van desde el desencantamiento de la población por las faltas a la probidad, hasta las limitaciones publicitarias a que tuvieron que someterse los candidatos por las restricciones del gasto para campaña.

Ante este escenario algunos personeros se han manifestado a favor de la vuelta del voto obligatorio, pero es probable que esto no sea más que una mera aspiración que no llegue a concretarse. Es plausible que las soluciones vengan por el lado de las facilidades para votar el día de las elecciones, utilizando medios electrónicos que no nos obliguen a hacer colas ni a ser vocales de mesa. Esto, sin embargo, difícilmente aumentará mucho la participación o logrará los números que teníamos con el voto voluntario. En resumen, el fenómeno de la baja participación llegó para quedarse.

Ahora bien, cuando la actividad política es indiferente para gran parte de la ciudadanía, ello se debe no sólo al descrédito de los políticos, sino también al robustecimiento de la sociedad civil, que depende cada vez menos de la actividad del Ejecutivo y del Parlamento. La actividad política pierde terreno no sólo por los bajos estándares que hemos presenciado, sino también porque hoy la calidad de vida en Chile depende cada vez menos de la actividad de los políticos, y cada vez más de las instituciones privadas, con y sin fines de lucro.

En fin, la actividad política deberá aprender a convivir con una ciudadanía que progresivamente soluciona sus problemas de manera “privada”, al margen del caudillo todopoderoso, y ello es signo de madurez social. De algún modo, la indiferencia por la política, puede ser síntoma de algo bueno.

*El autor es profesor de ética empresarial Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales Universidad de los Andes.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon