Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Trump@ del día después

logotipo de Pulso Pulso 14-11-2016

Una vez más en este año las encuestas vuelven a equivocarse. Hace unos meses fue sobre el Brexit y ahora ha sido con las elecciones en Estados Unidos. Pero el error no sólo ha sido sobre quién sería el ganador, sino en cómo reaccionaría el mercado, sobre todo si ganaba Donald Trump.

En las horas en las cuales ya la ventaja de Trump se ampliaba, el mercado sí tuvo la respuesta esperada: una caída vertiginosa de las bolsas y debilidad del dólar, a excepción del cruce con el peso mexicano, en el cual el dólar se fortaleció en cuestión de un par de horas más de un 15%. Hasta ahí se seguía el guion esperado, aunque no fuera el deseado por el mercado; se cumplían las previsiones de los analistas financieros y se empezaba a gestionar el desastre Trump. Pero, en realidad, se estaba formando una trampa que se haría visible al día siguiente.

En el mercado de divisas el cruce del euro contra el dólar que había subido hasta niveles de 1,13 se dio la vuelta con fuerza regresando no sólo hacia el 1,10 anterior, sino que rompió ese soporte buscando el 1,08. En la renta variable el Dow Jones que se había desplomado desde los 18.350 hasta los 17.500 en cuestión de horas retomó con violencia el camino alcista superando el nivel inicial llegando a los 18.700 puntos, un récord histórico.

El movimiento bajista significó una caída del 5%, la vuelta alcista fue de un 7%, lo que significa un recorrido de un 12% realmente difícil de gestionar. Como excepción de esos movimientos de ida y vuelta inesperados y violentos, el activo que no engañó al mercado fue el peso mexicano, que sufrió el castigo de Trump depreciándose más del 15% en unas horas, pero eso sí estaba en el guion (www.pulso.cl/noticia/opinion/2016/10/4-94027-9-trump-y-el-peso-mexicano.shtml).

Parece que el mercado ha salido de la trampa del día después, y continúa la tendencia de fortalecimiento del dólar y alcista en las bolsas, aunque a un ritmo mucho menor. ¿Qué podemos esperar a partir de ahora? Independientemente de la dirección del mercado, lo que sí es claro es que hemos subido unos cuantos escalones en lo que se refiere al nivel de volatilidad en todos los activos.

Este aumento en volatilidad, que es un concepto asociado al riesgo, lo que nos indica es que las posibilidades de movimientos alcistas y bajistas en los activos aumentan y, por tanto, que en general estamos lejos de mantener una tendencia clara, y que en el caso de que sí haya una tendencia en el camino, nos vamos a encontrar con muchos movimientos de ida y vuelta.

Ahora bien, aunque volatilidad y riesgo van de la mano, también es cierto que el mercado y los inversores necesitan ciertos niveles de volatilidad para poder encontrar incentivos y alternativas de inversión. Si estuviéramos en un mercado de baja volatilidad, eso significaría ausencia de riesgo y, por tanto, las posibilidades de inversión con rentabilidad atractiva desaparecerían.

Trump nos ha sacado de la zona de confort, nos ha despertado bruscamente ofreciéndonos un panorama más volátil pero indudablemente más atractivo para gestores e inversores, en el que los buenos managers se diferenciarán sabiendo pescar en estas aguas más revueltas, pero a todas luces más rentables.

*El autor es director ejecutivo AvaTrade Chile.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon