Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Lagos sobre la Ley Reservada del Cobre: "La reforma es muy fácil, se deroga. O volvemos a lo que era antes, 10% de las utilidades"

logotipo de Pulso Pulso 09-12-2016 J. Arellano / J. Preller

Hoy se crítica mucho el CAE…

-He respondido esa pregunta reiteradamente, me remito a lo que he dicho.

Pero, ¿por qué el CAE no se percibe hoy con la alegría de entonces? 

-Eso es natural, porque ven lo que se puede hacer hoy. ¿El Chile de US$8 mil por persona por qué puede hacer menos cosas que el Chile de US$23 mil? En una familia que tiene $400 mil al mes y 10 años después, en términos reales, tiene un millón, el hijo le va a preguntar a la madre por qué me compras zapatos una vez al año no más.

¿Cuál es el desafío ante eso?

-Es parte de la historia. Cada generación tiene su propia épica, tome el país donde está, vaya usted a explicar para atrás, es historia.

¿Hasta dónde se pueden empujar hoy las cosas? Por ejemplo, usted tuvo una diferencia con Insulza por la Ley Reservada del Cobre, ¿se pueden hacer cambios en el Chile actual?

-Obvio. A ver, se requieren ciertas mayorías y quórums, pero si lo único que yo digo es que son cosas demasiado obvias. El tema de la Ley Reservada se ha planteado muchas veces y ahora el país está mucho más maduro para eso, le puedo asegurar que llegado el momento nadie se lo va a defender, así de simple.

¿Por qué antes no se hizo?

-Porque no había quórum ni había decisión, ni nadie lo quería hacer, así de fácil. Antes que yo colocara a los militares en su lugar, ¿qué creen que iban a hacer los militares? Cualquier cosa. Entonces es demasiado obvio lo que me pregunta. Después del 2003, de 2004, 2005, usted podía decir “ya ahora así”.

Ahí tampoco se hizo.

-El problema es otro: ¿qué mecanismo va a tener para reemplazar eso? Y todo ministro de Defensa, desde Michelle Bachelet para adelante ha abordado el tema de cuál es la mirada de largo plazo para poder hacer esos cambios, con mayor o menor voluntad, porque después hay que llevarlo a una ley. Entonces, no es cuestión de decir lo hacemos de inmediato, lo que estoy diciendo es que son temas que se deben tratar con el debido cuidado. Pero, que se van a abordar no me cabe la menor duda, y probablemente si no es este será el próximo gobierno que lo va a hacer.

¿Cuál cree que puede ser una vía?

-La reforma es muy fácil, se deroga. O volvemos a lo que era antes, 10 % de las utilidades, ¿quién cambió la palabrita utilidades por venta? La dictadura. Ninguna empresa tiene una mochila en que hay un señor que está garantido, que se va a llevar el 10% de las ventas, eso es una monstruosidad.

Se habla de una “agenda valórica” y usted ya ha planteado posiciones respecto del aborto en tres causales y el matrimonio igualitario, ¿pero hasta dónde se puede empujar?    

-Yo soy un liberal. Me parece que éstas son definiciones de cada persona, por qué el Estado tiene que imponerle a cada persona sus reglas, sobre temas que son propios del individuo. Por qué va imponer las reglas a una mujer que la violaron y como resultado quedó embarazada, que le ha dicho el médico que el feto que tiene no es viable o que su vida está en peligro. Las tres cosas son tremendamente difíciles y dolorosas, usted frente a eso le dice: “yo te digo lo que debes hacer”… Lo que estoy pidiendo con esas tres causales aprobadas es que ella sea libre para decidir, y no usted ni yo que somos varones. Lo que digo es déjela decidir a ella, ya el trauma es tremendo.  Déjela elegir, es su cuerpo, es su decisión.

En esa línea, ¿estaría dispuesto a impulsar el aborto total?

-Me quiere llevar más allá. Yo le voy decir sí, desde mi punto de vista, pero me conformo hoy con aprobar las tres causales. Cuando estén aprobadas las tres causales vemos qué hacemos después. Las cosas son graduales, los países van madurando lentamente, no hay que apurar ciertos temas. Cuánto costó sacar la pena de muerte, si lo natural es que cuando ve los homicidios brutales la tendencia del ser humanos es decir ¡que los maten! Es un paso de civilidad mayor decir, no es justa la pena de la muerte.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon