Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Larraín llega a vicepresidencia RN y expectativas apuntan a relación con Piñera

logotipo de Pulso Pulso 05-12-2016 Natalia Olivares

El triunfo de la lista "Unidos por Chile" encabezada por el diputado Cristián Monckeberg, no solo es la continuidad del actual presidente de Renovación Nacional, también significa la confirmación del retorno a la primera línea del ex senador y ex timonel del partido, Carlos Larraín, que asumirá el rol de vicepresidente. 

La nueva mesa  -que hasta el cierre de esta edición obtenía cerca del 80% de los votos- tendrá dos años complejos por delante: la resolución por parte de Chile Vamos del candidato presidencial en el primer semestre de 2017 y en paralelo, la negociación parlamentaria del sector, pues Monckeberg impulsa una lista única del bloque opositor. A eso se agrega el futuro programa de Gobierno de quien asuma el desafío presidencial, probablemente el ex Presidente Sebastián Piñera si busca su reelección y si gana el ex jefe de Estado, la conformación de su gabinete.

Desafío no menor, porque ya en 2010 el Gobierno de Piñera arrancó con varios roces al interior del entonces oficialismo por la demora en nombramientos, gruesos errores en algunos de los que ya se habían anunciado, lo que obligó a nuevos cambios, y el choque con la UDI por la designación de gobernadores, entre otros problemas de instalación.

Pero con Larraín, quien entonces lideraba RN, los roces fueron transversales todo el Gobierno e incluso, en el verano de 2013 renunció a la presidencia del partido tras una serie de desencuentros con La Moneda por la destitución del entonces ministro de Justicia, Teodoro Ribera. 

De ahí que las miradas se vuelquen al rol que cumplirá Larraín en esta nueva etapa, ya que su ingreso fue gestado, entre otros, por el senador Andrés Allamand. Más aún, cuando el ex timonel apoya la opción del senador Manuel José Ossandón y no se descarta un pronto gesto a su opción. De hecho, Ossandón fue la única figura no partidaria que llegó a su residencia en medio de la negociación para que asumiera una vicepresidencia.

A eso se suma lo que ha afirmado el propio secretario general del partido, Mario Desbordes -hombre de confianza de Larraín- "RN perfectamente podría proclamar a Piñera y Ossandón juntos" en el Consejo General de marzo 2017.

Por ahora, Larraín ha sido cauto en sus primeros pasos frente a Piñera. De hecho, la velada defensa que hizo del ex mandatario frente al caso Bancard -que "no existía" tal caso y que las dudas sobre dichos negocios "son un cuento armado"- sorprendieron en el "piñerismo".

La idea del retorno, comentan cercanos al ex senador, también es seguir de cerca las movidas programáticas de Piñera que pudieran quedar plasmadas en un futuro programa de Gobierno, con especial énfasis en la agenda valórica. Ya para su campaña de 2009 Piñera promovió el Acuerdo de Vida en Pareja, que vio la luz finalmente como Acuerdo de Unión Civil en el actual Gobierno. Respecto al matrimonio igualitario, ha afirmado que "se viene", evitando fijar postura aún.

© PULSO

Roces con Piñera

La renuncia de inicios de 2013 fue la coronación de una seguidilla de tira y afloja. Un año antes, en enero de 2012, ocurrió uno de los más complejos episodios con La Moneda, cuando Larraín sorprendió con un acuerdo para poner fin al binominal con la Democracia Cristiana que hizo que La Moneda reaccionara sobre la marcha impulsando un proyecto paralelo.

"¡Yo hablé con el ministro del Interior quince veces! El tema se discutió en la Comisión de Constitución. No faltaron advertencias previas. Pero en el segundo piso famoso no gustó que cuajara una idea que no nació de ellos. Los puso frenéticos", afirmó por ese entonces.

Ese mismo año se retiró de una discusión por salario mínimo y durante la tramitación de la ley antidiscriminación, fracasó un acuerdo con el entonces ministro Andrés Chadwick -hoy presidente de Avanza Chile- para incluir una indicación que apuntaba a la objeción de conciencia.

Asimismo, Larraín responsabilizó en privado al otrora ministro de Interior, Rodrigo Hinzpeter, de encabezar la disidencia en RN y la participación de la jefa del segundo piso de Piñera, María Luisa Brahm, en dicho grupo sólo profundizó las tensiones. Larraín y Desbordes incluso llegaron a pedir que se relegara a los consejeros del Presidente al "segundo subterráneo". 

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon