Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las últimas innovaciones que han potenciado el cultivo de berries

logotipo de Pulso Pulso 30-09-2016 Sofía Errázuriz

Chile ha logrado posicionarse como uno de los principales exportadores mundiales de berries, donde destacan principalmente los envíos de arándanos. Pero las amenazas siempre están latentes y mantenerse en esa posición es un desafío que requiere de una constante renovación, innovación y tecnologías de plantación, pre y post cosecha. 

Actualmente los principales competidores del país son Perú y Marruecos. Mientras Perú produce arándanos en la parte temprana de Chile, es decir, noviembre y diciembre, Marruecos lo hace en febrero. “Si bien por ahora nadie puede meterse en nuestra principal ventana, que es diciembre, enero y febrero, tenemos que prepararnos para cuando los volúmenes de ellos crezcan y hacer una serie de cosas que tienen que ver con el tema de la tecnología y la post cosecha”, asegura Juan Ignacio Allende, gerente general de Hortifrut, el principal exportador de estos frutos. Allende proyecta que este año Chile producirá más de 90 mil toneladas de arándanos, mientras que Perú rodea las 25 mil toneladas y Marruecos sólo en febrero de este año tuvo 2 toneladas.

Si bien los arándanos chilenos están muy bien posicionados mundialmente, nuevas iniciativas a nivel nacional trabajan en darle valor agregado a otro tipos de berries, como la murta y el maqui, para aprovechar las oportunidades que ofrece la industria de alimentos saludables.

Investigación genética para mejorar la calidad

Los programas de cruzamiento genéticos generan nuevas variedades, caracterizadas por tener una mejor post cosecha, dulzor, firmeza, calibre y crocancia. Así explican desde Hortifrut, productora y comercializadora de berries, que cuenta con un programa propio de cruzamiento genético (“breeding”) para arándanos, frambuesas y moras, además de ser dueño de una serie de licencias exclusivas de variedades, compradas a universidades y genetistas. 

Estos programas le permiten al país obtener una mejor calidad en sus productos, superior a lo que se está vendiendo en el mercado. “Hortifrut con sus arándanos producidos en Chile ya lo ha empezado a experimentar, pues está comercializando fruta en países como China, Japón, Corea y Taiwán a precios bastantes más altos que competidores locales e internacionales, como por ejemplo Australia, que siempre se ha caracterizado por tener muy buena fruta”, asegura Juan Ignacio Allende, gerente general de Hortifrut, quien añade que “la demanda mundial por arándanos ha crecido de forma impresionante. Hoy estamos vendiendo cuatro a cinco veces el volumen en el período de septiembre/octubre (fruta de todos los orígenes) que hace cinco años, con los mismos o mejores precios que en esa época”.

Nueva iniciativa para la erradicación de la Lobesia botrana

Luego que en 2008 se detectara en Chile la plaga de la Lobesia botrana (también llamada polilla del racimo de la vid), la que afecta a uvas de mesa, uvas viníferas, arándanos y ciruelas, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y el sector privado, han generado diversas iniciativas para su control y erradicación. 

Recientemente inauguraron el primer ensayo de liberación de 2 mil ejemplares de Lobesia botrana estériles en la comuna de Quilicura para que puedan transmitirle la condición de esterilidad a sus descendientes, ayudando con ello a reducir la población. 

En total se liberarán 56 mil polillas estériles en la temporada, durante 28 semanas: “El proceso se irá monitoreando en trampa semanalmente, para lo cual a las polillas estériles se les ha colocado una sustancia fluorescente, lo cual facilitará el reconocimiento. Pensamos tener los primeros resultados de este ensayo en el mes de abril del próximo año”, asegura el jefe del área de entomología cuarentenaria de la Fundación para el Desarrollo Frutícola (FDF), David Castro, quien además destacó que con esto Chile se convertiría en el primer país en implementar esta técnica en terreno y sacarla del laboratorio. “Si bien existen dos estudios al respecto; uno en Israel y otro en Siria, éstos son sólo a nivel laboratorio, no han salido al campo como lo haremos nosotros. Esto nos convierte en pioneros en utilizar esta técnica en terreno y en Lobesia botrana”, asegura Castro. 

Potenciando los berries como alimentos saludables 

La industria de los alimentos saludables y de bienestar mueve al año US$700 mil millones en el mundo y US$ 3 mil millones en Chile. Aún hay espacio para crecer con el desafío de agregarle valor a sus alimentos para insertarse con más fuerza. 

Los berries tienen un alto contenido antioxidante y algunos, como el maqui y la murta, son autóctonos del país. En ese contexto, actualmente en la Isla Robinson Crusoe, donde el maqui y la murta se encuentran presentes de forma abundante en Juan Fernández, se está realizando un proyecto liderado por la Corporación Robinson Crusoe y la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), para la elaboración y comercialización de pulpa concentrada congelada por las mujeres de la zona que actualmente recolectan y utilizan estos berries a pequeña escala para la elaboración artesanal de mermeladas, dulces y licores.

Desde la FIA explican que esta iniciativa busca producir las pulpas en origen, quedando instaladas todas las capacidades para que las mujeres de la isla gestionen desde la recolección de las bayas hasta el procesamiento y el envasado del producto, lo que tiene un potencial comercial en el mercado de los alimentos funcionales. 

Se espera aumentar 10 veces la producción actual, además de producir pulpa de estos frutos, una materia prima que puede alcanzar hasta 10 veces el precio del fruto en fresco.

Tecnologías de post cosecha que mantienen la calidad

Julia Pinto, gerente técnica del Comité de Arándanos de Chile, asegura que los berries frescos necesitan de mucha tecnología para llegar a su destino final en buenas condiciones. “El gran desafío es aplicar las tecnologías de post cosecha para llegar bien a destino, todo esto basado en tener una buena materia prima. La tecnología de post cosecha no va a mejorar la condición de la fruta, sino que ayuda a que se mantenga su calidad el mayor tiempo posible”, explica Pinto. 

En eso coincide la productora y comercializadora Hortifrut, la que recalca que “la calidad de la fruta es un complemento entre tecnologías de plantación, manejo, precosecha y post cosecha”. 

Durante la precosecha el uso de los sustratos adecuados, estructuras de protección, diferentes estrategias de fertilización, técnicas de podas avanzadas y “la genética”, son fundamentales para mantener la calidad de la fruta. El trabajo continúa en la post cosecha, donde no se pueden dejar de lado los tipos de embalaje, como bolsas con distintos porcentajes de ventilación en combinación con diferentes sistemas de sanitización para disminuir la incidencia de hongos, la deshidratación y alargar la vida de post cosecha. 

“Una muy buena herramienta son las bolsas que tienen sistemas selectivos al movimiento de los gases. Estas son las atmósferas modificadas, las cuales nos han permitido controlar la concentración de CO2”, enfatizan desde Hortifrut. 

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon