Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las medidas emblemáticas de Fidel que Raúl Castro revirtió

logotipo de Pulso Pulso 27-11-2016 AFP

El presidente cubano Raúl Castro  revirtió medidas emblemáticas de su hermano Fidel, al eliminar un símbolo como  el Ministerio del Azúcar, acabar con prohibiciones "excesivas" y restablecer  las relaciones con Estados Unidos. 

Raúl, que abrió espacio al sector privado en la economía aunque dice que  sus reformas son una mera "actualización" del modelo socialista, sucedió en el  mando a su hermano y mentor en 2006, después de haber sido casi medio siglo el  número dos del régimen y ministro de las Fuerzas Armadas. 

Nombrado presidente por el Parlamento en febrero de 2008 y primer  secretario del Partido Comunista (único) en abril de 2011, en ambos casos en  sustitución de Fidel, Raúl dio muestras de pragmatismo ante los complejos  problemas de la isla y para encarar las relaciones con Washington, que mantiene  un embargo económico sobre la isla desde 1962. 

Así, en marzo pasado recibió en La Habana la histórica visita del  presidente estadounidense Barack Obama, con quien incluso asistió a un partido  de béisbol. 

Nunca se conoció una discrepancia con Fidel, aunque Raúl dio pasos en la  dirección contraria a su hermano, a quien secundó desde el asalto al Cuartel  Moncada el 26 de julio de 1953, la primera acción armada de la Revolución  cubana. 

Mientras Fidel destinaba su retiro a cuidar de su salud, escribir artículos  y cultivar moringa, Raúl, cinco años menor, no descansó en introducir reformas:  levantó la prohibición a la compraventa de casas y autos, cortó subsidios,  amplió la economía privada y redujo la abultada planilla estatal. 

© PULSO

 1, Celulares y viajes: También acabó con prohibiciones que él mismo calificó como "excesivas",  permitiendo a los cubanos adquirir celulares y computadoras, arrendar autos,  hospedarse en hoteles y viajar al exterior. 

Por propuesta suya, el VI Congreso del partido aprobó en abril de 2011 más  de 300 "lineamientos" para potenciar el sistema económico de corte soviético,  que ha sido incapaz de dar prosperidad a los cubanos e induce a miles de ellos  a emigrar cada año en busca de una vida mejor, a veces en peligrosas travesías  en balsas por el mar. 

Estos lineamientos contemplan un mayor espacio para la iniciativa privada,  en un país donde Fidel nacionalizó en 1968 hasta los pequeños negocios de  barrio y donde todos temían ser acusados de "enriquecimiento ilícito". 

El Estado controla todavía casi el 90% de la economía y emplea a más del  80% de los trabajadores, a los que paga en promedio unos 20 dólares mensuales,  pero con la apertura ha surgido un floreciente sector con altos ingresos y  creciente nivel de consumo. 

Sus reformas han buscado potenciar la agricultura, para lo cual el gobierno  ha entregado en usufructo más de 1,4 millones de hectáreas ociosas a más de  163.000 agricultores privados y cooperativas, a las que autorizó vender  directamente sus productos a los hoteles.

2. Achicar el aparato estatal: En septiembre de 2011 Raúl eliminó el Ministerio del Azúcar, un emblema de  la revolución creado por Fidel en 1964, y lo sustituyó por un conglomerado  empresarial similar a los existentes en naciones capitalistas, pero estatal. 

En enero de 2013 puso en vigor una reforma migratoria que acabó con las  restricciones para viajar al exterior, que su hermano había impuesto a los  cubanos medio siglo antes. 

Otra reforma entró en vigor el 1 de enero de 2012 para convertir empleados  de empresas estatales de servicios en trabajadores privados, al profundizar un  programa experimental que partió con las peluquerías en abril de 2010. 

Raúl, que reintrodujo en 2011 los créditos bancarios y quitó subsidios  creados por su hermano, se ha empeñado en recortar la abultada planilla  estatal, de cinco millones, lo que implica que más cubanos deberán ganarse la  vida por "cuenta propia", una modalidad prácticamente eliminada por Fidel en  los años 1960. 

En 2015, los "cuentapropistas" eran unos 477.000, más del doble que en  octubre de 2010, cuando Raúl amplió el trabajo privado en Cuba, uno de los  cinco países comunistas del mundo junto a China, Vietnam, Laos y Corea del  Norte. 

Raúl también ha realizado desde 2010 diversas liberaciones de presos  políticos. 

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon