Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las opciones que entrega la ley para que Banco de Chile prepague deuda subordinada

logotipo de Pulso Pulso 18-10-2016 Maximiliano Villena

“Estamos estudiando la respuesta del Banco Central (BC) a la carta que le envió el presidente de la sociedad, pero sin duda seguiremos cumpliendo con la obligación subordinada de acuerdo a la ley, buscando las mejores alternativas hasta completar el pago total y saldar ese compromiso, mucho antes de los 40 años proyectados inicialmente”, señaló enfático el domingo el gerente general de SM-Chile, Arturo Tagle, luego de que el viernes se conociera la negativa de BC a la opción de prepago dada por el banco privado. 

Pactada en cuotas anuales hasta 2022, la entidad controlada por el grupo Luksic y Citi registraba al cierre de 2015 un saldo por cancelar de $465.445 millones. Sin embargo, SM Chile -la sociedad matriz del banco- pagó $140.614 millones en abril para hacer frente a la cuota correspondiente al ejercicio 2015. Tras cancelar dicha cuota, el saldo por pagar llega a $323 mil millones.

Para garantizar el pago, SM Chile controla la Sociedad Administradora de la Obligación Subordinada (SAOS), la cual mantiene prendadas a favor del Banco Central  28.593.701.789 acciones de Banco de Chile, equivalentes a un 29,745% de la propiedad. Justamente estos papeles eran clave para adelantar el pago. 

El Banco Central explicó que “la propuesta recibida corresponde esencialmente a un pago anticipado que incluiría el saldo adeudado y los intereses devengados -mediante un pago en dinero proveniente del rescate de acciones del Banco de Chile, prendadas a favor del Instituto Emisor-, sin considerar el procedimiento de evaluación económica que establece la Ley N°19.396 y el Contrato que vincula a las partes, para los prepagos que se traduzcan en la entrega de un monto de dinero al Banco Central de Chile”.

Sin embargo, la declaración de Tagle deja la puerta abierta para buscar otras opciones. La ley 19.396, en su artículo 20, establece una serie de opciones para adelantar el pago.

En su letra “A” señala que “los bancos podrán efectuar pagos anticipados mediante la entrega al Banco Central de títulos negociables y exigibles, cuya calidad sea igual o superior a la obligación subordinada”, mientras que en la letra “B” indica que “los bancos podrán efectuar los pagos anticipados mediante recursos líquidos, los que serán objetos de una tasa de descuento, que será determinada por un estudio técnico efectuado por una consultora designada”. Entre los activos líquidos, generalmente se consideran los bonos locales del Banco Central y del Tesoro, a lo que se suman los papeles equivalente de Estados Unidos y Alemania. 

Junto con eso, la letra “C” del mismo artículo apunta que “los bancos podrán efectuar pagos anticipados mediante el rescate de las acciones prendadas, al precio de mercado de las mismas”.

El mercado

A pesar de la negativa, el mercado tomó la noticia con optimismo.

La serie A de SM-Chile anotó la mayor alza de la jornada hasta los 8,99%, mientras que la serie D llegó a 2,56%. En tanto, SM-Chile B fue una de las acciones más transadas con $1.675 millones, anotando además una subida de 1,18%. 

Las ganancias se produjeron en una jornada en la que -previo a la apertura del mercado- el ánimo era pesimista respecto a los títulos. De hecho, desde BICE Inversiones esperaban un impacto negativo en SM Chile-B y en menor medida en el Banco de Chile”, por lo que cambiaron su posición desde vender a neutual.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon