Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Lo bueno y malo del debate por pensiones: despertar ciudadano y tormenta en AFP

logotipo de Pulso Pulso 22-12-2016 Cecilia Arroyo

El debate previsional no es un tema nuevo. El Gobierno actual consignó este tema como uno de sus ejes de campaña, se aprontó a lanzar el proyecto de AFP Estatal y conformó la Comisión Asesora Presidencial para una reforma al sistema. Sin embargo, esto no fue suficiente. La tormenta se desató de la mano de la furia ciudadana. Por primera vez, los chilenos salieron en forma masiva a las calles a reclamar la mejora de las pensiones, que promedian $200 mil al mes.

El año partió con un nuevo comité de ministros a cargo de analizar las propuestas de la Comisión liderada por David Bravo. Desde entonces, además de las marchas, hubo una propuesta presidencial de reforma, quiebres políticos y entre ministerios, rentabilidades volátiles para los fondos, y exigencias extremas por volver al reparto. Todo esto, ha marcado el debate nacional.

Según Andras Uthoff, ex miembro de la Comisión Bravo, “paradójicamente el debate previsional en Chile durante 2016 tuvo la virtud de recordar su verdadero objetivo: que los sistemas de pensiones están para financiar pensiones dignas para la vejez y, con tal objetivo, su funcionamiento debe examinarse periódicamente” Lo malo, es que habría demostrado “la poca autonomía y capacidad del Gobierno por abordar el tema, así como la de muchos colegas que, ya sea por acción u omisión, desvían los objetivos del verdadero debate sobre el sistema previsional que Chile merece”, afirma.

Despertar ciudadano

¿Qué gatilló la exigencia de una reforma? La respuesta es casi unánime: las millonarias pensiones de Gendarmería calaron hondo en la ciudadanía, que comparó dos esquemas previsionales paralelos: el de las Fuerzas Armadas, con apoyo estatal equivalente al 90% de las pensiones; y el del resto de los chilenos en las AFP, en que el aporte del Estado se limita sólo al pilar solidario. “El jubilazo nos despertó”, reconoce la actual Ministra del Trabajo, Alejandra Krauss. “Comprobar que existe una brecha tan grande en las pensiones fue ofensivo para miles de pensionados que hoy deben seguir trabajando porque su pensión no les alcanza para la vida que merecen tener en esta etapa de sus vidas. Eso es una dura realidad que debemos revertir, las pensiones deben darle a todos los chilenos y chilenas garantías de una vejez digna y protegida, particularmente para quienes contribuyeron con su trabajo al país”.

Movimientos como No + AFP captaron el descontento y lo llevaron a las calles. La primera marcha en julio convocó a cerca de un millón chilenos, y los miembros del Comité de Ministros reanudaron las sesiones. 

Propuesta Presidencial

El Gobierno reaccionó. El 9 de agosto, la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, llamó a la ciudadanía a un gran acuerdo nacional, y propuso lineamientos básicos para una eventual reforma. El “rayado de cancha”, fijaba como pie inicial un alza de 5 puntos porcentuales de aumento en las cotizaciones con cargo al empleador, la creación de un fondo colectivo solidario y la equiparación de las tablas de mortalidad, entre otros temas. Las medidas no logran hasta ahora consenso político y que significaron incluso quiebres entre los ministerios de Hacienda y Trabajo, a inicios del debate. Hoy Valdés reconoce la virtud de enfrentar un tema complejo y la voluntad de buscar acuerdos amplios al amparo del discurso de la Presidenta. “En temas como este los errores se pagan muy caro y es necesario analizar de distintos ángulos, algunos muy técnicos y otros más políticos, y tomar en cuenta la visión de distintos actores. De partida, hay que imaginarse el país a 40 ó 50 años y la transición a ese momento. Ha sido gratificante que en la mesa de discusión haya buena disposición y se ha mantenido un círculo de confianza, aunque aún nos queda mucho trabajo”, dice. Lo malo, agrega es se partió desde “mucha desinformación y prejuicios enormes, de lado y lado”, dice. “La tentación de pensar en soluciones facilistas es grande y es muy importante distinguir los cantos de sirena. Estamos recorriendo un camino nuevo, porque los países que reformaron sus sistemas de capitalización individual en los últimos años lo hicieron por razones fiscales -no pudieron hacer los esfuerzos que nuestro fisco hizo en las últimas décadas- y no por razones de suficiencia de las pensiones o legitimidad. Varios en el mundo nos observan con mucho interés”.

Hoy Hacienda lidera el trabajo técnico y las conversaciones con políticos respecto a una eventual reforma. La piedra de tope es la dificultad de lograr el acuerdo político necesario para llevar un proyecto al congreso, siendo el punto crítico el destino del 5% adicional. 

Industria en la mira

Desde el levantamiento social contrario al sistema, el blanco de las críticas fue la industria, que pese a sus positivas cifras en términos de rentabilidad histórica, no logra convencer a los chilenos. 

Este año fue complejo para las administradoras. En medio del debate, la industria enfrentó el ruido generado por los millonarios beneficios tributarios de las fusiones de Provida y Cuprum. La entrada en vigencia de las nuevas tablas de expectativas de vida que estimaron bajas de hasta 2% en las pensiones y un escenario de retornos particularmente volátil, complicaron todavía más el escenario. 

Sin embargo, también hubo elementos positivos. El gerente general del gremio de AFP, Fernando Larraín destaca el amplio consenso que existe actualmente en torno a que para lograr mejores pensiones debemos ahorrar más, pero reconoce que lo peor han sido los mitos sobre el sistema de pensiones, y en particular sobre las AFP. “Las administradoras son solo un actor de muchos en el sistema de pensiones y no ha sido justo que todas las críticas tengan como foco a las AFP. Para mejorar el sistema y lograr los objetivos de contar con mejores pensiones, y un sistema que perdure en el tiempo, es necesario ser rigurosos y exigentes en el análisis, de forma tal de dar con las verdaderas causas de los problemas y adoptar las medidas que corresponda”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon