Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los datos son la clave para calles y barrios m�s seguros

logotipo de Pulso Pulso 03-11-2016 Efra�n Moraga

Tokio, Singapur, Osaka, Estocolmo y Ámsterdam son las cinco grandes ciudades más seguras del mundo, según el informe “The Safe Cities Index 2015” elaborado por The Economist. Santiago se posicionó en el lugar número 28.

El estudio considera a las 50 ciudades más importantes del mundo en cuatro categorías: seguridad sanitaria, que se refiere a la proporción de hospitales en relación con el tamaño de la población y la esperanza de vida; seguridad digital, que coteja el nivel de vulnerabilidad en las redes de internet; seguridad infraestructural, que mide el estado de las vías públicas, cantidad de accidentes y muertes relacionadas; y la seguridad personal, que considera la ocurrencia de delitos violentos y actividades ilegales. 

La seguridad es uno de los pilares a la hora de hablar de smart cities. De ella depende que los sistemas que se encargan de coordinar el transporte, servicios públicos, infraestructura, salud y asistencia vial, estén protegidos y funcionen de forma coordinada, y también permite que la ciudad esté mejor preparada para el combate a la delincuencia y el enfrentamiento de desastres naturales. “En nuestras ciudades cada vez más digitalizadas, debemos pensar a la ciudad desde la perspectiva de sus habitantes y no sólo desde la eficiencia de los sistemas. Hoy la verdadera seguridad en la ciudad conectada está dada por la transparencia y el acceso a los datos. Cuanto más participen los ciudadanos de los nuevos mecanismos digitales, más smart será la ciudad”, afirma Emiliano Rodríguez, director y fundador de Pacífico, empresa de innovación tecnológica que busca disminuir el riesgo ante desastres.

Para hacerse una idea, según la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana 2015 (Ensuc), realizada pro la Subsecretaría de Prevención del Delito, durante el año pasado, un 10,8% de la población de la Región Metropolitana, dijo haber sufrido un delito de robo con violencia o intimidación, por sorpresa, hurto y lesiones, cifra que no era tan alta desde 2011, cuando se llegó al 11,4%. Además, el 5,9% de los encuestados indicó haber sufrido un intento de robo de su vehículo.

El Internet de las Ciudades

EL estudio de The Ecomonist indica además que para transformarse en una ciudad más smart es clave la innovación y el desarrollo tecnológico, componentes que deben ir acompañados de mejoras en seguridad digital. “En la ciudad del futuro, existirá mayor conectividad y coordinación entre los sistemas de la ciudad. La gran integradora el ‘Internet de las Ciudades’, que conectará y balanceará sus sistemas. Esta será la mejor manera de enfrentar la escasez de recursos, agua potable y energía, a la que nos enfrentaremos”, afirma el director de Pacífico. 

Por su parte, Juan Carlos Escamilla, gerente comercial de Infor Chile agrega que se debe contar con aplicaciones robustas de vanguardia que estén interconectadas entre ellas y alojadas en la nube. “La interconectividad de la información es el principal desafío tecnológico, ya que debe hacerse de manera que se imposibilite la filtración de la misma”, dice Escamilla.

Según los expertos, manejar sistemas o aplicaciones con alto grado de seguridad de la información implica que el funcionamiento de la ciudad sea más eficaz e innovador debido a que ante nuevas soluciones de seguridad, irán apareciendo también nuevas maneras de intentar quebrantarla.

Una investigación de lDC indicó que actualmente hay cerca de 11 mil millones de dispositivos conectados, y prevé que para el año 2020 esa cifra llegará a los 30 mil millones. “En el entorno empresarial, se ha dado un proceso de reindustrialización basado en la transformación digital donde el mundo físico y virtual están cada vez más interconectados”, sostiene Juan Manuel Gómez, gerente de ventas regionales para SOLA de Citrix. 

Por este motivo, el experto aconseja que además de una estructura física, las smart cities requieren de una infraestructura lógica. “Dado que se maneja gran cantidad de data, es necesario tener una base TI y de conectividad que haga posible que la información esté disponible para las personas”, dice Gómez. 

Pero también hay voces de alerta que manifiestan que la prioridad a la hora de pensar en una ciudad smart es definir los conceptos clave por los cuales se van a regir las reglas y deberes de los nuevos sistemas tecnológicos. “Hay un desafío muy importante de someter al escrutinio público y ético, la forma en la que se diseñan esos algoritmos inteligentes, puesto que no son neutros. En la medida en que como sociedad no tengamos clara una definición de seguridad en la ciudad, las tecnologías van a ser un parche solamente, por eso hay que anteponer qué tipo de seguridad y qué tipo de bienestar queremos generar”, afirma Martin Tironi, sociólogo y académico de la Escuela de Diseño UC, quien es responsable del proyecto Fondecyt “The Smart Citizen Proyect” orientado al estudio del concepto de Ciudad Inteligente.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon