Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los ganadores y perdedores del mercado en la primera sesión tras las elecciones

logotipo de Pulso Pulso 10-11-2016 Gabriela Villalobos

Los inversionistas parecen haber aprendido su lección con el Brexit. Los shocks por un resultado inesperado ya no son tan intensos y son tomados de forma cada vez más rápida como un atractivo punto de entrada. El temido desplome en los mercados, por la incertidumbre que generaría la llegada de Donald Trump a la presidencia, sólo duró unas horas. Aunque las monedas emergentes -sobre todo el peso mexicano- sí sufrieron golpes, estos se fueron atenuando durante la sesión. El peso mexicano llegó a debilitarse 10% frente al dólar durante la madrugada de ayer, alcanzando un mínimo histórico. Sin embargo, frenó su caída a 7% durante la tarde. 

En el caso de las acciones, incluso hubo ganadores y pese a que los futuros de Wall Street se hundieron cerca de 4% cuando se hizo evidente la ventaja del republicano frente a Hillary Clinton, el S&P500 cerró con un alza de 1,11%, mientras que el Dow Jones avanzó 1,4%. El templado discurso de Trump, al reconocer su triunfo, ayudó a calmar los ánimos de los inversionistas. De hecho, el medidor de volatilidad -el índice Vix- cerró con su mayor caída diaria desde el 28 de junio pasado. 

En medio de un menor nerviosismo, los inversionistas centraron su mirada en los aspectos que podrían ser positivos para el mercado: la derrota de Clinton significaba que se esfumaban las expectativas de una mayor regulación en la industria farmacéutica. Así, las acciones del sector se dispararon: El ETF SPDR S&P Biotech alcanzó su mayor nivel desde 2008, mientras que Pfizer y Merck saltaron alrededor de 6%. Siguiendo la misma tendencia, y ante los discursos beligerantes de Trump durante la campaña, el ETF aerospace& defense avanzó 4,41%, llegando su nivel más alto en la historia. 

En el mercado de renta fija el panorama fue distinto. Las expectativas de un mayor gasto fiscal, el subsecuente alza de la inflación llevaron a los bonos del Tesoro estadounidense a 30 años a tocar máximos de más de nueve meses. 

Eso sí, los mismos pronósticos de que las políticas que impulsará Trump debilitarán al dólar beneficiaron a los commodities. De hecho, el cobre saltó 5,8% en su mejor sesión en siete años, con lo que llegó a los US$2,42 la libra en la Bolsa de Metales de Londres. 

En la Bolsa chilena, en tanto, el IPSA recortó sus pérdidas iniciales y cerró con una modesta baja de 0,18%.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon