Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Luis Mesina: "Las cifras técnicas son de los mismos agoreros. Son falsas"

logotipo de Pulso Pulso 29-09-2016 Cecilia Arroyo

Lo ha expresado vía Twitter y en medios. En No+ AFP, no están conformes con cómo se está llevando a cabo el acuerdo nacional por una reforma al Sistema de Pensiones. Su líder, Luis Mesina, afirma que aún esperan los datos que el Gobierno quedó de enviarles en las dos semanas siguientes al encuentro del 31 de agosto que tuvieron con la Presidenta Michelle Bachelet. Datos que les permitirían hacer los cálculos para la propuesta de vuelta al sistema de reparto, que defienden contra viento y marea. “Cuando un Gobierno renuncia a gobernar quedando un año y medio, la ciudadanía va a tener que evaluar eso. Nosotros no nos vamos a quedar quietos. Tenemos conciencia de que esta práctica de ciertas autoridades de agotar a los movimientos sociales por la vía de la reuniones con nosotros no prospera”, enfatiza. Asegura que el plan del movimiento, que convocó a una nueva marcha este 16 de agosto, no se detendrá “hasta que tengamos en nuestras manos la posibilidad de cambiar a un sistema de reparto público de pensiones. Nada más ni nada menos”.

¿No les parece riesgoso avanzar a un sistema de reparto, considerando las cifras de envejecimiento y la falta de ahorro?

-Las cifras técnicas son de los mismos agoreros. Son falsas.

El envejecimiento es real y afecta no sólo a Chile sino a varios países...

-A los economistas, “los agoreros”, a los que les gusta tanto hablar de cifras en seguridad social, por qué no hablan del bono demográfico de hoy día, de 5,2 activos por cada pasivo, que nos favorece y que recién empieza a decaer en 35 a 38 años más. Hoy tenemos un bono demográfico favorable, como lo tuvo Malasia, Indonesia y Singapur, que les permitió aumentar el ingreso per cápita considerablemente. Por qué no hablamos de eso hoy día. 

El Gobierno ha afirmado que no harán cambios que no sean sostenibles tanto social y financieramente. ¿Qué opina?

-Estoy de acuerdo con la ministra. Con reformas paramétricas adecuadas, el sistema de reparto es perfectamente viable. El de hoy no está financiado por que ya pagamos 62% de nuestras pensiones con cargo a impuestos.

¿Pero qué pasa después?

-Eso tiene que ver con los ajustes paramétricos, las estrategias que tienen los sistemas de reparto para responder precisamente a problemas como el envejecimiento. Nosotros estamos por un sistema de reparto moderno que se ajuste a los factores paramétricos cuando haya que hacerlos, no antes.

Pero además Chile tiene otro componente que no se ha discutido: cuenta con un 2% de población inmigrante que esperamos que aumente considerablemente y que es un desafío laboral. Ya lo decía el Ministro del Trabajo de Uruguay: Europa tiene casi un 20% de migración y nosotros tenemos un 2%. Eso también va a retardar el envejecimiento de la población, porque la población inmigrante es joven.

Uruguay tiene un sistema mixto que ustedes no apoyan.

-Pero ¿hacia dónde van? Al reparto...

Pero también admiten que en 2050 no será estable y ya están evaluando ajustes.

-Ellos sí que son un país viejo. Nosotros no somos como ellos. 

Pero lo seremos y eso requerirá más reformas. ¿No le parece “pan para hoy y hambre para mañana”?

-Lo vamos a ser todos, la humanidad. Pero este es un sistema (AFP) que en 36 años fracasó ¿Usted cree que los trabajadores vamos a estar otros 36 años bajo una camisa de fuerza con sujetos que han hecho de nuestros recursos el financiamiento a grandes consorcios nacionales e internacionales? No lo vamos a aceptar. Acá hay instalado un paradigma que dice que la seguridad social hay que discutirla con las cifras. Nada más errado. La seguridad social se discute primero con concepciones humanistas y después se adecuan los recursos para generar un diseño de seguridad social y cuando las cifras no responden, se empiezan a ajustar prestaciones. 

El reparto tiene costos fiscales altos.

-Todos los sistemas de reparto tienen costos altos porque responden a un diseño estratégico de política pública. Chile ni siquiera ha ratificado el convenio 102 de la OIT. Y no lo van a hacer porque este Gobierno y todos los últimos están bajo la camisa de fuerza. Sólo habrán cambios significativos cuando los ciudadanos efectivamente se empoderen, porque la demanda social es justa y urgente.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon