Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

México sube su tasa de interés a 4,75% ante caída del peso a nivel mínimo histórico

logotipo de Pulso Pulso 30-09-2016 Catalina Göpel

El central mexicano subió la tasa a su mayor nivel desde la crisis, entre preocupaciones de que la caída del peso a un mínimo histórico haga subir la inflación y afecte a los mercados financieros del país, sumado a una mayor volatilidad por las elecciones presidenciales en EEUU.

La entidad monetaria mexicana subió la tasa medio punto porcentual a 4,75%. 

Economistas encuestados por Bloomberg estaban divididos. Trece esperaban un alza de medio punto, uno un aumento de tres cuartos de punto y doce no esperaban cambios. Uno de los analistas pronosticó un incremento de un cuarto de punto.

Tras la decisión, el peso mexicano mantuvo su trayectoria a la baja y cerró en 19,52 por dólar, lo que representa una caída del 0,70%.

“La caída del peso ha sido muy importante”, dijo antes del anuncio Carlos Capistrán, economista jefe para México de Bank of America en la Ciudad de México a Bloomberg. “La depreciación conlleva el riesgo de desanclar las expectativas de inflación. Si suben las tasas, fortalecen los fundamentales macroeconómicos de México”, agregó.

Un informe de Goldman Sachs que predijo el alza, señaló que si el candidato republicano Donald Trump gana las elecciones de EEUU en noviembre, la moneda mexicana caerá entre 15% y 30%. Por otra parte el banco señaló que si la candidata demócrata Hillary Clinton resulta electa como presidenta, la divisa se apreciará 10%. 

“De acuerdo con analistas la depreciación impulsada por Trump sería menor si los estrategas del Banco de México suben la tasa de forma más dinámica”, agregó el informe. 

El central ha tomado varias medidas este año para evitar la salida de capitales y frenar la caída de la moneda, una de las más negociadas del mundo y favorita de traders para protegerse de riesgos en mercados emergentes. Sorprendió a los analistas con un incremento de medio punto porcentual en una reunión no programada en febrero, y de nuevo en junio por el mismo porcentaje. En ambos casos, la recuperación del peso duró poco.

El banco mexicano ha reducido su previsión de crecimiento para 2016 en cuatro ocasiones, la última vez a entre 1,7% y 2,5%. Al mismo tiempo, la inflación ha estado por debajo de la meta de 3% los últimos 16 meses.

En la región

Por octavo mes consecutivo, el central de Perú decidió mantener en el mes de septiembre la tasa de interés en 4,25% tomando en cuenta la proyección de inflación, misma decisión que tomó nuestro país en el noveno mes del año, mientras que en agosto Brasil y Colombia dejaron estables sus tasas en 14,25% y 7,75% respectivamente.

Además de la inflación y alta volatilidad, los centrales latinoamericanos tienen sus ojos en las perspectivas sobre los movimientos que podría realizar la Fed en sus próximas reuniones de noviembre y diciembre.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon