Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Manuel Manrique, presidente de Sacyr: "Hay muchísimos países que quisieran estar como Chile"

logotipo de Pulso Pulso 15-11-2016 Carla Cabello

La presencia de Sacyr en Chile se remonta a veinte años atrás. Esta compañía global, que se encuentra entre las mayores empresas de infraestructura del mundo, fue una de las primeras firmas en participar y apostar por el modelo chileno de concesiones, con la ruta La Serena-Los Vilos en 1996. Y la larga trayectoria ha sido más que positiva, destaca el presidente de Sacyr, Manuel Manrique, que por estos días se encuentra de visita en el país conmemorando los veinte años de experiencia de la compañía en el país y para el lanzamiento de los Premios Sacyr a la Innovación en Chile que se realizarán mañana miércoles. 

En construcción, por ejemplo, destacan obras emblemáticas, como el proyecto Américo Vespucio Oriente (AVO), considerada una de las autopistas más importantes en desarrollo actualmente y que fue adjudicada por Sacyr en compañía de OHL. Por lo mismo, ahora pretenden también adjudicarse el segundo tramo, entre las avenidas Príncipe de Gales y Los Presidentes, que se encuentra en pleno proceso de licitación. Asimismo, Manrique destaca la alianza de Sacyr Industrial con Isotrón y sus primeros contratos de construcción de proyectos de generación y transmisión eléctrica en el país, por más de US$120 millones.

Ustedes se adjudicaron la concesión de Américo Vespucio Oriente, ¿Participarán en Américo Vespucio Oriente II?

-Por supuesto. Nosotros hicimos Américo Vespucio Sur hace ya un tiempo y en aquella ocasión queríamos ya cerrar el anillo porque es algo que parece obvio. Ahora que se va a hacer Américo Vespucio Oriente, uno, le da un impulso e iremos y seremos licitadores serios.

 ¿Piensan ir con algún consorcio? En Américo Vespucio Oriente están trabajando con OHL.

-Puede ser que sea el mismo, estamos todavía en evaluación, pero sí, parecería razonable.

¿Qué beneficios ven en adjudicarse también esta obra?

-Creemos que tenemos un gran know how en el sector concesional porque nosotros sacamos valor en toda la cadena, y creemos que lo hacemos bien pues es una de nuestras mayores fortalezas. Segundo, porque Chile es un país seguro, llevamos veinte años y hemos hecho trece concesiones, lo conocemos y nos da confort tanto administrativamente como jurídicamente y aquí ya estamos como en nuestra casa. Y no sería peor para la administración, para la administración sería mejor que las dos fueran del mismo adjuticatario.

¿Por qué sería mejor?

-Porque es más fácil consensuar el interés que pudiera tener una administración con un interlocutor que con dos. Si una municipalidad quiere algo que la afecta a las dos siempre es más fácil hablar con uno que con dos. No es que sea determinante pero la ventaja es que tiene facilidad, pero seremos competidores leales como lo hemos sido hasta ahora y quien la gane, que la gane.

¿Qué dificultades han visto en el proceso de tramitación ambiental de AVO y qué evaluación hacen a más de un año de haber ingresado el proyecto al SEA?

-Las obras urbanas tienen eso, pasa por seis comunas, y merece la pena casi siempre, por no decir siempre, el tardar un poquito más al principio pero que todo el mundo se sienta confortable para que al final se haga el mejor producto para el país. Esa infraestructura va a durar muchos años y son las dificultades normales que pasan cuando se hace una infraestructura y pasa en todos los sitios. Entonces, estamos hablando de unos meses pero luego el beneficio es para toda una vida.

 De la cartera de concesiones actual del Ministerio de Obras Públicas, ¿qué otras oportunidades ven?

-Estamos ilusionados con las iniciativas privadas porque ahí estamos siguiendo de manera muy activa.

¿Cómo viene el presupuesto para Chile para el próximo año?

-Muy bien. Este año ha sido un año bueno, hemos puesto en servicio tres concesiones, y si inauguras tres concesiones en un año no es fácil, lo que quiere decir que estamos muy satisfechos. También estamos muy satisfechos por otro sector donde anteriormente no habíamos hecho muchos contratos; el hospital de Antofagasta ha sido una buenísima experiencia tanto para nosotros como para Chile. Que una concesión de un hospital funcione bien y sobre todo un hospital tan grande que vaya a dar servicio más de 300 mil habitantes, es algo bueno. También ha sido buenísimo el seguir desarrollando los contratos, el hacer obras privadas para mayores concesionarias que están aquí como Costanera y Grupo Abertis. 

Y por último, la otras dos líneas de negocios que tenía el grupo que es Sacyr Industrial y Sacyr Servicios, ambas han incrementando su volumen de contratación y su actuación y tienen trabajo previsto y en crecimiento para los próximos años. En Chile tenemos contratos por US$120 millones en Sacyr Industrial y vamos a facturar más de US$50 millones al año y con tendencia a incrementar. Y con Servicios donde nos dedicamos al mantenimiento de carreteras e infraestructura tenemos más de US$100 millones en cartera. Así que nuestra integración no puede ser mayor y nuestra voluntad de seguir no puede tener una expresión mayor que la que está teniendo en estos momentos.

BUENAS PERSPECTIVAS

¿Cómo ven el momento económico y político que vive Chile?, ¿los hace replantear sus planes de inversión en el país?

-No, yo estoy de acuerdo con lo que dijo la Presidenta Michelle Bachelet hace unos pocos días, que efectivamente una de las fuentes de riqueza de Chile es el cobre y el precio del cobre cuesta más bajo que en otros tiempos. También es verdad que, como dijo ella, que el crecimiento mundial se está ralentizando, pero a pesar de eso Chile no está en crisis económica, no existe   en Chile, y nosotros por eso estamos aquí intentando ayudar invirtiendo, teniendo fondos, para seguir haciendo infraestructura que esa es la gran visión de Chile, seguir haciendo infraestructura y por eso genera riqueza. En conclusión, yo diría que en Chile no hay crisis económica, estamos dispuestos los inversores a seguir viniendo por la seriedad y porque al final eso genera riquezas en el país.

Además porque el crecimiento también es cíclico.

-Hay muchísimos países que quisieran estar como Chile, sin embargo, a parte que las concesiones son a largo plazo, es un país muy atractivo. Nosotros llevamos más de veinte años ya en Chile y hemos vivido todas las etapas, con más crecimiento, con menos crecimiento, pero al final seguimos apostando por este país.

¿No se ha perdido la confianza por Chile?

-No, al revés. Ahora tenemos más concesiones que nunca, más trabajo que nunca y somos más locales que nunca.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon