Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Marco Moreno: "Lo de ahora fue un ajuste a la medida del diseño de Lagos"

logotipo de Pulso Pulso 20-10-2016 Jorge Arellano

Para el decano la Facultad de Ciencia Política y Administración Pública de la Universidad Central, Marco Moreno, los cambios que realizó Michelle Bachelle son sólo un ajuste cosmético. Que busca evitar responsabilidades del comité político por el fracaso de la ley corta por errores en el padrón electoral, pero fundamentalmente representa que La Moneda eligió candidato.

¿Qué impresión tiene de este cambio de ministros? 

-La lectura que hay que hacer es que no es un cambio de gabinete, sino que es un ajuste que tenía dos objetivos: uno, sacar el problema del padrón y el Ministerio de Justicia que se concentró en Javiera Blanco; y dos que La Moneda hizo un movimiento pro Lagos.

¿Lagos es el centro de todo?

-Es un gabinete a la medida de Lagos, porque sacó a Pacheco, y éste se fue inmediatamente al comando de Lagos como generalísimo. Se dice que se le había ofrecido la Segpres y no aceptó. Además, se convocó a un ministro de Justicia, que fue ministro de Ricardo Lagos. Por lo tanto, de esa manera La Moneda también empieza a tomar posición respecto de una opción como la de Lagos.

¿Cuál es el objetivo con los ajustes?

-Son ajustes sin diseño. O sea, es cosmético, no queda claro cuál es el diseño que se pretendía priorizar. Fue más bien un intento por apagar el conflicto del padrón electoral y no se quiso tocar al comité político.

¿El comité político se debería de todas formas modificar?

-Estamos a un mes de que los ministros, subsecretarios y jefe de servicio, que quieran ser candidatos a parlamentarios tengan que renunciar, y uno podría esperar ahí si Marcelo Díaz, Ximena Rincón, o los ministros comunistas, van a buscar un sillón en el Congreso. Pero lo de ahora fue un ajuste a la medida del diseño de Lagos. Las piezas que se movieron implican favorecer a esa candidatura.

¿Este cambio se suma a quienes hablan del “síndrome del pato cojo” en el Gobierno?

-Hay una falta de interés. Si es cierto lo que se comenta en los mentideros de La Moneda, que al ministro Pacheco se le habría ofrecido el ministerio de la Presidencia y este no habría aceptado y habría optado por el ofrecimiento de Lagos, indica que el interés por estar en el gabinete es bastante intrascendente. Lo que haga el Gobierno no tiene mayor relevancia.

Finalmente, se cede a las presiones de distintos sectores y termina saliendo Javiera Blanco.

-Fue una medida desesperada de La Moneda por concentrar o centrar la responsabilidad en Javiera Blanco, que es el chivo expiatorio para no llegar al comité político, que en relación a la ley exprés era donde recaía la responsabilidad. Esta ley es atribuible a los ministros Eyzaguirre y Díaz, y al ministro Fernández que tuvo un rol bastante ausente. Lo de Javiera Blanco hay que leerlo como un intento de cerrar el bochorno del padrón entregando una responsable.

Pero igual le debe haber costado a Bachelet porque era uno de los últimos bastiones del comando que quedaban.

-Se vio a la Presidenta un poco compungida cuando se refirió al punto, pero era absolutamente esperable, no había ninguna otra posibilidad de seguirla sosteniendo en el cargo. Fue una especie de agradecimiento, el funeral de Estado que le dio a Javiera Blanco. Pero insisto que no hay un diseño de la Presidenta en relación a este movimiento.

Respecto de Pacheco como ve su función con Lagos.

-Genera un problema dentro del PS porque Pacheco se va de generalísimo no del candidato oficial del Partido Socialista, porque Ricardo Lagos es el candidato formal del PPD, entonces genera de pasada una tensión dentro del PS también.

¿Ayudará algo el cambio en los resultados de las municipales del domingo?

-Frente al cuadro de alta abstención que se espera el Gobierno trata de atenuar su responsabilidad.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon