Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mauricio Morales: "Podría llevar a que se reordene la coalición y se consolide una subalianza DC-PR"

logotipo de Pulso Pulso 20-10-2016 Jaime Sánchez

El director del Observatorio Político Electoral de la Universidad Diego Portales, Mauricio Morales, realiza un balance crítico del ajuste ministerial que realizó la Presidenta Michelle Bachelet. Además de criticar el momento para hacerlo, sostiene que con esto se profundiza el síndrome del “pato cojo” y que pone en mal pie las relaciones dentro de la Nueva Mayoría, lo que podría impulsar nuevas agrupaciones de fuerza en el bloque.

¿La Presidenta desaprovechó la oportunidad de hacer el ajuste que se requería y estaban pidiendo los partidos?

-Ella no debió haber hecho ningún ajuste en este momento, no era la situación a tres días de la elección, debió haber esperado, porque con esto le está dando la razón a Alejandro Guillier, que fue la persona que dijo que debían rodar cabezas.

Pero muchos dicen que el gran ganador es Lagos porque Pacheco se va a trabajar con él...

-En realidad el gran ganador es Guillier, quien fue quien pidió que rodaran cabezas particularmente en el Ministerio de Justicia, pero creo que la estrategia no fue la adecuada porque generó un conflicto innecesario dentro de la coalición, la DC está molesta por este cambio y de cara a las elecciones no suena muy bien realizar cambios de esta naturaleza.

¿Puede complicar más la relación ya tensa de los partidos oficialistas?

-Va a complicar más la relación entre los partidos, esto podría llevar a que se reordene la coalición y se consolide una subalianza DC-PR. Hay que recordar que el Partido Radical si bien es favorecido en esta pasada con la entrada a Justicia, ya había tenido problemas con la nominación del subsecretario general de Gobierno, por lo tanto, hay una cuenta pendiente con la Presidenta Bachelet. Cuando hay dos heridos, generalmente se unen, y por este menospecio que le ha hecho la Presidenta, podrían terminar formando un pacto distinto, o una subcoalición distinta.

¿El Gobierno cada vez pierde más peso y da sustento a la idea del “pato cojo”?

-El “pato cojo” viene del año anterior, ahora tenemos un “pato sin patas” porque el Gobierno se va a encontrar absolutamente estancado de aquí en adelante, los problemas institucionales del Registro Civil son sumamente serios y, además, si es que es la interpretación que algunos han hecho es correcta, y que saca a un ministro muy popular para llevarlo a una campaña presidencial que no tiene destino o alguien está leyendo mal los datos.

Pero, ¿Pacheco puede levantar la campaña de Lagos?

-Pacheco es de los mejores evaluados por su gestión, ni siquiera por su liderazgo, se va a una campaña presidencial sin destino. Eso también puede leerse como una inmolación de Pacheco, en el sentido de aparecer protagonizando el cambio de gabinete, porque en realidad la verdadera protagonista de este cambio de gabinete era Javiera Blanco no Máximo Pacheco. Hay una jugada comunicacional que intenta colocar a la dupla Pacheco-Lagos, por sobre la salida de Blanco, es una estrategia claramente de protección.

¿Hay un golpe de fuerza de Lagos?

-Si es que pensamos que Lagos está en los últimos lugares del ranking político que hace Cadem, es bien difícil o forzado pensar que la salida de Pacheco venga a salvar la candidatura de Lagos. En consecuencia, no lo leería como una forma de intervención de Lagos en un Gobierno que tiene un 20% de respaldo, más bien lo leo como una estrategia del Gobierno para proteger a Blanco y para tratar de protagonizar el cambio de gabinete con Pacheco.

¿Blanco termina pagando el costo político?

-Termina pagando el costo político y probablemente esto también termine con la salida del director del Registro Civil. Se está descongestionando un poco el ambiente, ya que se encuentra un culpable.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon