Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mercado de vacunas animales llegaría a US$7.200 millones en 2020

logotipo de Pulso Pulso 06-08-2016 Bloomberg

Una reluciente y amplia estructura de dos pisos y unos 4.400 metros cuadrados, decorada con figuras de animales grabadas en las paredes interiores de vidrio, abrió sus puertas hace poco a 37 kilómetros de Indianápolis con un solo propósito: mantener sanos a los 70.000 millones de animales de cría del mundo.

Cada vez en mayor medida, esto significa reducir la dependencia de los antibióticos para animales. Por eso, el nuevo centro de investigación, construido y operado por Elanco LLC, división de Eli Lilly & Co., está abocado exclusivamente a desarrollar vacunas como alternativa. Todo esto es parte de un esfuerzo más amplio de la industria farmacéutica para unir fuerzas con el sistema médico con el fin de reducir el uso de antibióticos, en momentos en que las superbacterias resistentes son corrientes en los hospitales, los hogares de ancianos y otros espacios públicos. Dejar de administrar antibióticos a los animales para tratarlos con vacunas es fundamental para esa iniciativa. Los animales de cría reciben alrededor del 80 por ciento de los antibióticos en los Estados Unidos y por su intermedio llegan al cuerpo humano.

“Prevemos un mundo en el que habrá menos necesidad de antibióticos de uso compartido”, dijo el presidente de Elanco, Jeff Simmons. “Va a haber más alternativas que nunca”.

Los científicos sostienen que hay una íntima relación entre la salud del ganado del planeta y la población humana. Se calcula que anualmente mueren 700.000 personas por infecciones resistentes a los fármacos y que millones más se enferman. El uso frecuente de antibióticos en los animales está relacionado con esas muertes porque estos permiten que las superbacterias prosperen.

Plazo hasta enero
Los granjeros y los ganaderos no están ansiosos por renunciar a los antibióticos porque estos son baratos y fáciles de administrar. Pero se avecinan cambios porque las normas voluntarias de la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA, por sus siglas en inglés) serán obligatorias a partir de enero. Estas incluyen prohibir las etiquetas que aseguran que el uso de antibióticos favorece el crecimiento y exigir que la mayor parte de las drogas sean administradas por veterinarios. Estos también supervisarán los fármacos que actualmente son de venta libre.

© PULSO

Este plazo ha llevado a la industria de la salud animal y los medicamentos, que mueve US$30.000 millones, a iniciar una campaña para informar a los agronegocios y los productores rurales que las vacunas pueden ser igualmente confiables para proteger a los animales.

“Las compañías ven que el cambio tendrá que venir”, dijo Laura Rogers, subdirectora del Antibiotic Resistance Action Center de la Universidad George Washington de Washington.

Un estudio de 2015 calculó que el mercado mundial de vacunas para animales alcanzará un valor de US$7.200 millones en 2020, por encima de los US$5.500 millones de 2010. Ya alrededor de un tercio de los ingresos de la industria proviene de las vacunas, según funcionarios de las empresas y el sector industrial. Una cumbre planeada para septiembre en Washington D.C. congregará a farmacéuticas, funcionarios de gobierno y grupos sin fines de lucro para analizar la resistencia a los antibióticos.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon