Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mercados globales se tensionan a una semana de la próxima reunión de la Fed

logotipo de Pulso Pulso 13-09-2016 Francisca Guerrero

En una semana exacta los miembros del comité de la Reserva Federal darán inicio a su reunión de dos días para decidir si aplican un incremento a la tasa de interés, y los mercados viven la espera como una tensa cuenta regresiva. Porque cada palabra pronunciada por los funcionarios del central de Estados Unidos está siendo seguida con atención, con consecuentes oscilaciones en las bolsas mundiales. 

En Asia el fin de semana no apaciguó el ánimo, registrando caídas de 1,73% en el Nikkei y de 1,85% en el Shanghai Composite. Los descensos fueron desencadenados por las palabras de Eric Rosengren, presidente de la Fed de Boston, que el viernes señaló que “sería razonable proponer que se siga buscando una normalización gradual de la política monetaria”. 

Así, los operadores descartaban del análisis las palabras de Daniel Tarullo, gobernador del central estadounidense, que en la misma jornada indicó que “cuando la inflación muestre que está repuntando de forma sostenible para acercarse a la meta, en vez de ubicarse por debajo, donde ha estado durante la mayor parte de los últimos cinco o seis años, entonces elevaremos las tasas”.

Las bolsas europeas se acoplaron a las caídas, con bajas de 1,32% en el Euro Stoxx, 1,34% en el Dax y 1,12% en el FTSE 100, entre otras. Y cuando parecía que Wall Street seguiría la tendencia, tras una apertura en rojo, nuevas declaraciones de autoridades monetarias propiciaron el rebote. 

“La nueva normalidad de hoy aconseja prudencia para la remoción de la política expansiva”, aseguró Lael Brainard, gobernadora de la Fed, mientras que el responsable de Reserva Federal de Atlanta, Dennis Lockhart, recalcó la debilidad de los precios en EEUU. “La línea de tendencia plana (de la inflación) está por debajo del objetivo. En mi opinión, el déficit no puede considerarse irrelevante”, dijo Lockhart. 

Ayer también habló Neel Kashkari, presidente de la Fed de Mineápolis, quien planteó que “cuando la inflación muestre que está repuntando de forma sostenible para acercarse a la meta, en vez de ubicarse por debajo, donde ha estado durante la mayor parte de los últimos cinco o seis años, entonces elevaremos las tasas”. 

La reacción de los mercados no se hizo esperar y las bolsas repuntaron hasta cerrar con avances de 1,47% en el S&P 500 y de 1,32% en el Dow Jones. 

Más posibilidades en diciembre

Para Sam Bullard, director ejecutivo y economista senior de Wells Fargo Securities, “los recientes comentarios oficiales de línea dura de la Fed han tenido la intención de aumentar las expectativas de los mercados para un alza de tasas en diciembre, asumiendo que los datos y las condiciones del mercado, a la vez, lo permitirán”. 

Una opinión similar manifiesta Gus Faucher, economista jefe de PNC Financal Services. “Un aumento de las tasas en la reunión de mediados de septiembre del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, su sigla en inglés) parece poco probable. El FOMC también la mantendrá estable en su reunión de principios de noviembre, justo antes de la elección presidencial. Mediados de diciembre se ve como el momento más probable para el próximo aumento de la tasa de fondos federales”, indicó.

Las probabilidades implícitas de alza de tasas, basadas en el mercado de futuros, coinciden en este análisis. Las posibilidades de un ajuste en la reunión de la próxima semana se limitan a 22% y suben hasta 28,7% para noviembre, consolidándose en 56,8% para el último encuentro del año. 

Pero sin duda la discusión sigue abierta. Ayer el CEO de JPMorgan, Jamie Dimon, se manifestó preocupado por lo que la espera le está haciendo a la reputación de la Fed y señaló que “es tiempo de que suban la tasa. La normalidad es algo bueno, no malo. Volver a la normalidad va a ser algo positivo”. 

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon