Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Negociación de Londres para salir de la UE despierta críticas del resto de UK

logotipo de Pulso Pulso 25-10-2016 Pulso

Tras la primera reunión conjunta entre la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, con los líderes de los otros tres gobierno semi autónomos de UK, Escocia, Gales e Irlanda del Norte, surgieron aún más dudas por la negociación de salid del mercado común de la Unión Europea.

Nicola Sturgeon, la primera ministra de Escocia, dijo que parecía que no existía una estrategia negociadora y que posiblemente se estaría justificando realizar un nuevo referendo para definir si Escocia seguiría dentro del Reino Unido, y que le gustaría seguir dentro del mercado único. May, en tanto, describió la reunión como constructiva.

Efecto en las empresas

“Feliz Navidad, si es que no lo han trasladado ya a Fráncfort”, ese será el mensaje de la tarjeta navideña que enviará este año la Asociación de Banqueros Británicos, BBA por la sigla en inglés, al menos a juzgar por las últimas amenazas del máximo responsable del grupo de lobby.

Y es que tras el voto a favor del Brexit, los dedos de los banqueros “tiemblan” sobre el botón de traslado, escribió el domingo Anthony Browne en el diario The Observer. “Muchos bancos más pequeños” planean iniciar las operaciones de traslado antes de Navidad, y los mayores probablemente lo hagan en el primer trimestre de 2017.

Hasta los financistas que han hecho pública su decisión de trasladarse, como el administrador patrimonial Alban de Clermont-Tonnerre -que dijo a Le Monde que ya había empacado- esperarán por lo menos hasta 2017 o al inicio de las conversaciones oficiales de salida de la UE para tomar una decisión.

Independientemente del Brexit, hay que aceptar que habrá menos banqueros en Londres, si bien por razones de rentabilidad, no de política. Las entidades crediticias reducen personal porque buena parte del negocio no es rentable en una era de tasas de interés bajas y mayores exigencias de capital.

Citigroup, por ejemplo, ya ha reducido tanto personal en la capital británica que podría subalquilar parte de su rascacielos londinense a Her Majesty’s Revenue & Customs. El organismo de recaudación impositiva sin duda tendrá jornadas más plácidas con menos banqueros presentes.

Eso concuerda con lo que se dijo en marzo, mucho antes del referéndum sobre el Brexit, respecto de que Barclays también pensaba hacer lo mismo. Credit Suisse es otro banco que habló de trasladarse de Londres a Dubái mucho antes de acuñarse los términos Brexit “duro” y “blando”.

Y la rentabilidad actual de los bancos es un problema más tangible para la administración que la conformación del mercado único europeo en 2019 (o 2022). El retorno sobre capital de los bancos de inversión se contrajo a menos de 9% en 2015 mientras que fue de 12% en 2010. Las unidades europeas de los principales bancos de los Estados Unidos no siempre han tenido un buen desempeño. Reducir o eliminar personal británico de forma táctica por motivos de costos tiene mucho sentido. Sin duda es lo que los accionistas quieren ver.

Por su parte, Microsoft dijo ayer que planea subir los precios de algunos de sus servicios para empresas en hasta 22% en UK tras el desplome de la libra lo que afectará a cientos de firmas y departamentos del Gobierno.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon