Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Nicaragua instalará sensores sísmicos en el "cordón de fuego" del Pacífico

logotipo de Pulso Pulso 23-04-2014 Pulso
© PULSO

Nicaragua instalará 20 sensores para registrar y reforzar la vigilancia de la actividad sísmica en la llamada "cordillera de los volcanes", también conocida como el "cordón de fuego" del Pacífico, y otros puntos "estratégicos" del país, informó el gobierno.

"Tenemos ya en el país los 20 nuevos equipos acelerógrafos que fueron adquiridos a través de una gestión especial de nuestro presidente (Daniel Ortega) para fortalecer la red de vigilancia sísmica en el país", anunció a medios oficiales la primera dama y portavoz del gobierno sandinista, Rosario Murillo.

La funcionaria indicó que esos sensores sísmicos se instalarán, principalmente, en la península de Chiltepe, que acoge al volcán Apoyeque, al borde del lago Xolotlán, a 10 kilómetros del centro de Managua y cerca de la laguna turística de Xiloa.

También se instalarán en los alrededores de esa península, situada en el "cordón de fuego" del Pacífico y en la llamada "cordillera de los volcanes" de Nicaragua, precisó.

Asimismo, se instalarán en los departamentos de Chinandega, Granada, León, Masaya y Rivas, todos en el litoral Pacífico, y en la reserva natural Cerro Musún, en el centro de Nicaragua, detalló.

ALERTA ROJA
El gobierno decretó desde hace nueve días una "alerta roja nacional extrema" ante el temor de que ocurra un gran sismo, después de que, desde el pasado 10 de abril, tres temblores de magnitudes 6,2, 6,7 y 5,6 en la escala abierta de Richter dejaran dos muertos, decenas de heridos, más de 2.300 viviendas dañadas y cientos de damnificados.

Un total de 27 temblores han sacudido este martes la zona del Pacífico de Nicaragua entre los volcanes Momotombo y Apoyeque, según el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

Nicaragua vive la más fuerte actividad sísmica registrada desde el devastador terremoto de 1972, que costó la vida a unas 10.000 personas.

El Gobierno recomendó a la población dormir en espacios abiertos y áreas verdes y ha trasladado a otros cientos a albergues temporales.

Especialistas en sismología de Cuba, El Salvador, Estados Unidos, México y Venezuela se encuentran en Nicaragua para realizar estudios sobre los sismos ocurridos desde el jueves 10 de abril.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon