Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Nick Clay, de BNY: "Los bancos centrales distorsionan la economía"

logotipo de Pulso Pulso 12-08-2016 Cinco Días

 En contra de la opinión mayoritaria de analistas y gestores, Nick Clay, el director del mayor fondo de inversión de BNY Mellon Investment Management, no cree que nos dirijamos a un panorama más exitoso en cuanto a crecimiento económico se refiere, más bien, todo lo contrario.

Bank of New York Mellon Investment Management es la sexta gestora del mundo por volumen de patrimonio con US$1,7 billones bajo gestión en 2015 según Northerntrust.

Clay asegura que en realidad “no estamos en el principio de una expansión económica, de hecho nos acercamos al final de ese ciclo, sobre todo en los Estados Unidos, nos espera una alta volatilidad y un bajo crecimiento económico de telón de fondo”.

El principal culpable de esto a ojos del ejecutivo estadounidense se trata de los bancos centrales: “El mundo se ha convertido en un lugar frágil por la distorsión que provoca en la economía las políticas de los bancos centrales, su intervención no permite que los ciclos económicos fluyan naturalmente”.

“Los bancos centrales han propiciado de forma efectiva una gran abundancia de capital, desde BNY creemos que hay riesgo de muchos shocks en adelante, el Brexit ha sido el último, pero hay muchos más en los mercados emergentes, en China y en toda Europa”, continúa Clay.

Respecto al futuro de las políticas de los bancos centrales, el gestor del fondo de inversiones espera que “las tasas de interés se mantengan bajas por más tiempo y la presión se centre en los beneficios de las empresas, esperamos más compra de deuda pública por parte de los bancos centrales, más de lo mismo que en los últimos tres años”.

Por su parte, Raj Shant, gestor de carteras de Newton Global Opportunities, parte de BNY Mellon, ve el referéndum del Brexit como “parte de cambios estructurales a largo plazo en cuanto a la mayor intervención estatal”.

Shant además avisa sobre las consecuencias negativas a largo plazo que pueden ocurrir si el Banco de Inglaterra comienza una serie de rondas de estímulo de la economía “el riesgo es que se deje de percibir como eficaz la política de los bancos centrales, como resultado podríamos asistir a una mayor carga fiscal y un aumento de la monetización directa de la deuda nacional”. Para él la solución pasa por “continuar apostando por los valores interesantes a nivel individual, compañías con un buen balance, buen flujo de capital, con cierto poder en los precios y un modelo de negocio diferenciado a precios atractivos”. P 


Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon