Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

No hacer nada es una mala opción

logotipo de Pulso Pulso 03-11-2016

Hace pocos días supimos que Chile retrocedió dos posiciones en el ranking Doing Business 2017 del Banco Mundial, al ubicarse en el puesto 57 entre 190 naciones, cuarto en Latinoamérica y antepenúltimo entre los países OCDE. Además, en el listado destacan las posiciones de México (47), Colombia (53) y Perú (54), todos por delante de Chile.

Este ranking es una referencia para los inversionistas y emprendedores del mundo entero que están pensando expandirse hacia nuevos y poco conocidos territorios. Planteándolo en modo analógico, se trata de una de las mejores guías turísticas si es que fuéramos viajeros globales.

Debemos preguntarnos qué fue lo que pasó para merecer este descenso, y la verdad es que no vemos nada relevante. Y este es justamente el problema, porque en puntaje absoluto Chile mejoró marginalmente, pasando de 69,48 a 69,56 puntos. El problema es que otros lo están haciendo mejor, y a la hora de elegir un destino, el emprendedor se decidirá por el que más rentabilidad le retribuya.

Cuando ponemos nuestra mirada en los detalles de esta última edición, observamos que en todo un año no realizamos ningún ajuste que haya mejorado nuestro desempeño a nivel global. Algunos podrán argumentar que tampoco hubo nada que nos hiciera retroceder, como fue el aumento de impuestos en la versión pasada, pero esto no es suficiente. El resto de las naciones avanzaron más y nos dejaron atrás.

En concreto, nuestro ranking empeoró comparativamente en ocho de los diez pilares sobre los que se construye el indicador. En particular, en el que hace referencia a las facilidades con que los nuevos emprendimientos se pueden conectar a la red eléctrica, tuvimos nuestro mayor retroceso, y perdimos cinco puestos, a pesar de que nuestro puntaje se mantuvo inalterado.

Esto nos debe hacer recordar que Chile está integrado en una sociedad global en la que compite con otros países por el interés de los inversionistas, y para llamar su atención hay que hacer las tareas antes, más y mejor que el resto. Igual que cuando estamos corriendo una carrera, el que no avanza, retrocede y pierde.

*El autor es economista Banco Santander.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon