Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pablo González a 4 años de apertura a bolsa de ILC: "El 90% de nuestro resultado dependía de AFP e isapres. Hoy el 40%"

logotipo de Pulso Pulso 12-09-2016 Cecilia Arroyo y Patricio Poblete

Ingresaron al mercado peruano con Habitat; adquirieron el 100% de las compañías de seguro al grupo Saieh, a través de las cuales recientemente tomaron posición en mall Espacio Urbano de Walmart; ingresaron al negocio bancario con la compra de Banco Internacional, y vendieron el co-control de Habitat a la estadounidense Prudential. El brazo de inversiones de la Cámara Chilena de la Construcción, Inversiones La Construcción (ILC), acaba de cumplir cuatro años desde su apertura a bolsa, la mayor del mercado bursátil chileno, y desde entonces, este holding ha sido uno de los más activos en materia de fusiones y adquisiciones. En pocos años, se convirtió en uno de los principales actores del sector financiero del país, con presencia en el área previsional (AFP y renta vitalicia), asegurador, prestador de salud y, recientemente, en banca.

El gerente general de ILC, Pablo González, se muestra satisfecho con lo avanzado resumiendo estos años como “una mezcla de adquisiciones, asociaciones y algunas desinversiones” que les han permitido cumplir con las promesas de la apertura, con retornos por dividendos entre 6% y 7% y tamaño en activos siete veces mayor a lo que era hace cinco años. “Éramos una compañía que el 90% de nuestro resultado dependía del negocio de AFP e Isapres. Hoy eso es un 40%. El 60% restante es el negocio de seguros, rentas vitalicias y ya el banco empieza a marcar”, afirma. Todo ello, agrega, sin sacrificar dividendo de los accionistas, sin pedirles recursos adicionales a los accionistas y manteniendo los niveles de endeudamiento”.

Hoy, el foco es consolidar las adquisiciones.

¿Qué modelo le acomoda más a ILC: un socio como en Habitat o ser 100% dueño?

-Si uno mira la historia larga de este grupo, los últimos 15 años, uno ve que en algunos negocios y algunas oportunidades, ILC como vehículo de la cámara, se ha asociado con algunos atores en algunos negocios y en otros no. Y eso tiene que ver con la etapa que están viviendo, de madurez de hasta donde puede ILC generar valor.

¿La situación previsional en Chile y Perú validan de alguna manera esa decisión en el caso específico de pensiones?

-La decisión de asociación en el caso de Habitat no tiene que ver con eso. Tiene que ver con lo que aporta un operador mundial como Prudential desde el punto de vista de prácticas, desde el punto de vista de tamaño, desde el punto de vista del potencial de expansión que tenga Habitat en otros países.

Teniendo en cuenta que la acción de ILC hoy está ligeramente bajo el precio de colocación, ¿cuál es la percepción de los accionistas extranjeros?

-Cuando uno mira el desempeño de la acción incorporando los dividendos y los compara con el IPSA, esta acción ha rentado 16% más que el índice desde que nos abrimos a bolsa. Desde esa perspectiva la rentabilidad es presentable. Pero por sobre la rentabilidad, diría que el tipo de inversionistas que tenemos en el extranjero es de mediano y largo plazo.

¿Preguntan qué le pasó a Chile a raíz de las discusiones políticas y reformas internas?

-Por supuesto que sí. Si uno compara lo que eran las reuniones con este tipo de inversionistas hace tres o cuatro años, las preguntas sobre Chile eran pocas en términos generales. Hoy son mucho más, son más específicas y, por lo tanto, todo eso lo que nos está diciendo es que hay una actitud respecto al país que hace tres o cuatro años no estaba.

¿Cómo están las distintas áreas de negocios?

-En el caso de rentas vitalicias (RV), Confuturo y Corpseguros son compañías que se han ido consolidando entre los principales actores del mercado y han avanzado muchísimo en su estructura de inversión. Por el lado de Red Salud, en los últimos cinco años tuvo un proceso de expansión muy importante, clínicas nuevas, ampliaciones y remodelaciones en Santiago y bastantes ciudades de Chile. Hoy está enfocándose en la gestión y en el performance de tales activos, en la excelencia operacional.

Pero a junio la utilidad de ILC, sin contar el efecto no recurrente, estuvo plana afectada por isapre Consalud, que aportó negativo, y Habitat que bajó su utilidad... 

-En el caso de Habitat, las cifras tienen que ver más con el encaje, por el efecto Brexit y la caída de las bolsas. En el caso de la isapre tiene que ver con las judicializaciones del alza de las prestaciones básicas y GES, las presiones de costo hospitalario y la cierta dificultad de subir precios.

¿Es decir que el grupo logró compensar estos impactos negativos con las otras áreas?

-Eso es parte de una estrategia pensada, buscada, de encontrar un mayor equilibrio y no tener tanta dependencia dentro del negocio de las AFP e Isapres. Fue parte de un plan llegar al punto en que estamos hoy día. En el caso del banco, han pasado 8 meses desde que asumimos el control y ya hay algunos números que empiezan a parecer como favorables, positivos.

Más que crecer, la meta en el banco ha sido eficiencia y riesgo, aunque ambos aún están peor que el promedio ¿Cuál es su evaluación?

© PULSO

-Hemos mejorado bastante el riesgo. En eficiencia, todavía no tanto porque no hemos crecido. En resultados, el banco está apuntando este año a $9.500 millones, muy impulsado por mejoras considerables en riesgo. Hasta el momento es una adquisición que ha andado bien con el plan que teníamos y lo que viene hacia delante es un muy buen equipo ejecutivo que tiene que mostrar sus performance.

¿Quieren ser un banco de nicho con entre 2% a 3% del mercado (hoy tiene cerca de 1%) o están apostando por algo más grande?

-Este es un sector nuevo para nosotros. Cuando se compró esta operación fue una combinación de una compra de acciones existentes con un aumento de capital. Ese aumento de capital dejó a este banco lo suficientemente capitalizado para que tenga un ritmo de expansión por sobre la industria los próximos 3 años, incluyendo éste.

Las primeras metas tienen que ver con riesgo, eficiencia y un nivel de crecimiento sobre el mercado que lleve a este banco a niveles de colocaciones del orden de US$2.000 millones a US$ 2.500 millones. Luego, se verá.

¿Nunca han evaluado salir de los mercados complejos?

-En el caso de Habitat en Perú, cuando hay un proyecto asociado a una licitación de cartera, la gran meta en número de afiliados o cotizantes se va dando más allá de una reforma que se da al momento de jubilar (retiro del 90% de los fondos), con la dinámica del mercado laboral y, en ese sentido, está en línea con lo que se proyectó. Cuando uno entra a un mercado debe tener cierto grado de resilencia. Son apuestas de largo plazo, no son negocios spot donde uno apuesta a un año y se va. En este grupo, en todos los negocios donde opera, ha primado una visión de largo plazo.

¿En la isapre la situación es más crítica?

-La industria está en una encrucijada que es pública, que ni el mundo político ni el Gobierno han tenido la capacidad de enfrentarla y liderarla como corresponde. Hoy el eje del problema es cómo las isapres llevan a tarifa un alza de costo técnico, que no tiene relación con la capacidad de manejarlos. Gran parte del costo técnico viene de las licencias médicas, de la componente catastrófica y del GES, donde no hay sobreutilización de prestaciones médicas, sino que estamos hablando de patologías. La capacidad de manejar costos de una isapre tiene límites y ese límite está dado porque quien decide los tratamientos en la mayoría de las patologías son los médicos. La isapre puede negociar mejores condiciones con los prestadores, con los distintos actores de la industria, pero tiene un límite.

¿Qué se hace cuando un área, en este caso Consalud, no está aportando?

-Lo que hemos venido haciendo los últimos cinco años: buscar todos los mecanismos de eficiencia posible para el control de costos y gastos. Obviamente con la expectativa de que en algún minuto alguien tenga la capacidad de liderar una reforma que tenga como eje central un mecanismo de ajuste de precios, y que sea viable en el largo plazo. Este es un grupo que tiene una trayectoria de comportamiento, funciona en negocios en donde prima la confianza y que tiene una responsabilidad con sus afiliados más allá de la coyuntura. Uno nunca deja de creer que este es un tema que la autoridad y el mundo político tomarán con la responsabilidad que se merece en algún minuto. Intentos ha habido y no se ha podido, pero estamos hablando de tres millones de personas que son beneficiarios de este sistema. Esto no es algo que afecta a pocos chilenos.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon