Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Panel de Expertos da la razón a empresas de ERNC y pide nueva auditoría a central Guacolda

logotipo de Pulso Pulso 08-09-2016 Constanza Valenzuela

Una nueva auditoría a la central Guacolda, de AES Gener, deberá realizar el Centro de Despacho Económico de Cargas del Sistema Interconectado Central (CDECSIC), con el objeto de verificar si los parámetros con los que opera actualmente la central en su mínima capacidad no afectan el despacho de terceros.

El coordinador, junto con las empresas renovables que operan al norte del SIC -entre ellas al brazo verde de ENEL, Enel Green Power; más otros actores relevantes del sector como Acciona y First Solar- están enfrascadas en una discusión desde mediados de 2015 por los denominados mínimos técnicos de la central, la que decantó en una discrepancia ante el Panel de Expertos, cuyo resultado fue conocido esta semana.

En concreto, el dictamen del panel apunta a que el coordinador no habría demostrado que no sea técnicamente posible la disminución del mínimo técnico de la central de AES Gener; dándole la razón a las renovables y ordenando al CDEC a disponer de una nueva auditoría a la central en un plazo de tres días hábiles.

“A juicio de este Panel existen suficientes antecedentes para que, desde una perspectiva técnica, surjan dudas razonables respecto de los valores de los parámetros de las unidades de la Central Guacolda que actualmente utiliza la dirección de operaciones para la operación del sistema. Lo señalado, teniendo presente que la seguridad y estabilidad del sistema deben ser mantenidas, pero siempre en el contexto de operar a mínimo costo”, se explica en el dictamen.

Y añade: “Las razones técnicas indicadas tienen, a juicio de este panel, por sí solas, la entidad suficiente para considerar necesario la realización de una nueva auditoría”.

En sumas cuentas, la instancia resolutiva estima necesario una auditoría técnica, realizada de acuerdo a objetivos y procedimientos específicos, para precisar valores confiables y debidamente respaldados para este parámetro.

Cabe recordar que el mínimo técnico es aquella potencia activa bruta mínima que una unidad puede generar, conectada a la red eléctrica, en su modo de control automático. Esta es utilizada para darle seguridad al sistema ante eventuales cortes. La discrepancia surgió porque los productores ERNC estiman que Guacolda opera a un nivel muy alto, lo que les impide inyectar energía al sistema a la máxima capacidad. 

Triunfo

Lo anterior significa un triunfo para las energía renovables, ya estas justamente cuestionaban los parámetros de la central termoeléctrica, argumentando que hasta los mismos informes técnicos de los fabricantes les daban la razón.

Pero, ¿cuál es la importancia para las ERNC que Guacolde opere a una mayor potencia de lo que corresponde? Estas empresas están perdiendo dinero -y vertiendo hasta el 40% de la producción de sus plantas- producto de restricciones en transmisión, entonces consideran “injusto” que dejen de operar por parámetros incorrectamente definidos por el coordinador. 

Además, según un informe encargado por Enel Green Power a la consultora Systep entre septiembre de 2015 y marzo de 2016 el del impacto económico que tiene para el sistema en su conjunto la operación de Guacolda a 60 MW -mínimo técnico fijado- versus una operación menor fue de US$1,5 millones. 

Dicho análisis corresponde a la comparación de la operación real versus un escenario simulado con las unidades de Guacolda despachadas con un mínimo técnico de 30 MW.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon