Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pese a tasas negativas, Banco de Japón ve más espacio para relajar su política

logotipo de Pulso Pulso 06-09-2016 F. Guerrero y agencias

Muchos piensan que con tasas negativas y programas de compra de activos el relajamiento del Banco de Japón (BoJ) ya alcanzó su límite, pero su presidente Haruhiko Kuroda opina diferente. Ayer, la autoridad monetaria aseguró en un seminario que hay espacio para tomas más espacio para flexibilizar la política del central nipón, ya sea haciendo uso de herramientas ya existentes o nuevas. 

“Incluso en el marco actual, existe un amplio margen para una relajación adicional de la política monetaria (...) y otras ideas nuevas no deberían estar fuera de la mesa”, aseguró Kuroda, agregando que el central siempre debería “preparar opciones de política”, ya que “puede haber una situación en la que se justifiquen unas medidas drásticas a pesar de que podrían entrañar costos”.

Sin un detalle de las herramientas que se podrían implementar, sus palabras tuvieron un tibio recibimiento  el mercado nipón. El Nikkei subió 0,66% y el Topix otro 0,23%. En tanto, el yen se debilitó 0,46% frente al dólar. 

“Por supuesto que es posible que el Banco de Japón introduzca una cuarta medida de flexibilización, además de las tres existentes”, indicó a Bloomberg Takeshi Minami, economista jefe de Norinchukin Research Institute. “Pero cuando nos fijamos en las reacciones del mercado, no creo que están comprando lo que el Banco de Japón está diciendo. Los mercados sienten que Kuroda está alcanzando los límites”, añadió. 

Kuroda, además aprovechó la instancia para enfatizar que la evaluación integral del BoJ, que finaliza con la reunión del 20 y 21 de septiembre, no dará lugar a un retiro del estímulo.

Admite riesgos. Por otra parte, Kuroda por primera vez reconoció públicamente que las tasas negativas podrían debilitar la confianza pública al reducir las ganancias de los bancos y la tasa de rentabilidad de las inversiones de los fondos de pensiones, aunque considera que esto no debería detener el accionar de la entidad. 

“Cualquier política monetaria tiene sus costos. Dicho esto, no deberíamos dudar en seguir adelante (con una flexibilización adicional), siempre que sea necesario para la economía de Japón en su conjunto”, declaró. 

A pesar de que la política monetaria híper laxa del BoJ aún no da frutos, Kuroda apunta a dos aspectos externos al central a la hora de evaluar los obstáculos que enfrenta la inflación para llegar a la meta de 2%. 

Desde su punto de vista juegan en contra la caída de los precios del petróleo, la debilidad del consumo después del aumento del IVA en  2014 y la desaceleración de los mercados emergentes.

En este escenario, el jefe del BoJ planteó que Japón sigue soportando el impacto de la deflación prolongada, que lo deja en una posición diferente a EEUU, donde las expectativas de inflación ya se han “anclado” en torno a 2%

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon