Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pese al rally del último mes, el S&P500 se desinfla y mercado apuesta a la baja

logotipo de Pulso Pulso 05-08-2016

El entusiasmo que había generado en los inversionistas el escenario alcista del mercado accionario norteamericano, parece estar desvaneciéndose. En las últimas tres semanas el índice S&P500 acumula una caída de 0,5%, tras haber subir 8,72% entre el piso alcanzado el 27 de junio y el techo tocado el 22 de julio. Hoy fluctúa entorno a los 2.164 puntos, pero según estimaciones de Bloomberg el promedio objetivo de analistas apunta a una caída hacia los 2.146 puntos para el cierre de año. Se trata de la primera vez desde 2014 que las estimaciones para el índice de acciones norteamericanas apuntan a una segunda mitad de año en terreno negativo. Por mucho que los inversionistas hayan aprovechado el mercado alcista del índice, un año con resultados estancados, valorizaciones elevadas y confusión sobre la decisión de la Reserva Federal de EEUU, han situado a los analistas en un rol poco común para ellos, apostando a un mercado bajista. 

A comienzos de año el ánimo era radicalmente distinto y el balance anual sigue siendo positivo. El índice ha marcado un alza de 5,89% en el año, y un avance de 18,32% desde su menor nivel alcanzado en febrero, pero aquello no ha sido suficiente para convencer a los inversionistas. Los más optimistas parecen ser Capital Economics que estiman que el S&P500 cierre en 2.200 puntos este año. Sin embargo, no es suficiente: el potencial de retorno del índice sería de tan sólo 1,33%. Muy por debajo de lo que proyectan para otros mercados desarrollados, como el 5,24% que estiman para índice japonés, o el 2,94% para el Dax alemán. 

“El mercado accionario de EEUU vio cierta apreciación respecto del dólar después de la votación del Brexit (de hecho el S&P500 alcanzó un récord alcista en julio). Sin embargo, esperamos mayor fortaleza en la moneda norteamericana, que podría costarle al índice, dado el alcance global de las compañías que lo componen”, destaca CE. No obstante, en CE estiman que una mayor fortaleza del dólar “estrujará” los márgenes de beneficios, que también es probable que se vean presionados por el alza de sueldos. “Si los resultados corporativos no crecen lo suficientemente rápido, es poco probable que el mercado accionario vea un avance sustancial, asumiendo que las valorizaciones no pueden seguir subiendo de sus altos niveles actuales”, destaca. La firma estima que el índice podría ver un crecimiento moderado hasta 2017 alcanzando los 2.300 puntos. 

“Por lo general se observa que hay una recomposición en términos de portafolio de inversión, pues hemos tenido que el índice S&P 500 tenía un techo en 2.100 puntos, que logra quebrar en el mes de julio, y que hoy se está empezando a reevaluar. La volatilidad también ha seguido magistralmente a niveles por debajo del promedio, y esto viene asociado a expectativas de crecimiento de las utilidades de las empresas del S&P500”, agrega Álvaro Pereyra, CEO de Bci Securities.  El experto de Bci explica que a medida que se ha entrado a este segundo semestre del año, los analistas comienzan a mirar hacia 2017, enfocándose en utilidades de empresas, que son mayores a las expectativas que habían hace un par de meses atrás, lo que justifica el último rally del índice. Cabe destacar, que parte del desvanecido rally ha venido con ventas netas por parte de fondos mutuos accionarios, que sumán más de US$180.000 millones en el transcurso de los últimos 12 meses, según estimaciones de Pereira. 

A esta situación se suma un inversionista retail que se está descargando: todos los que compraron en renta variable en el transcurso de 2013-2014 estarían comenzando a vender parte de sus posiciones en el mercado estadounidense.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon