Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Petrolero cercano al Kremlin es el elegido de Trump para la secretaría de Estado

logotipo de Pulso Pulso 14-12-2016 Francisca Guerrero

Rusia persigue a Donald Trump desde el día que intercambió elogios con Vladimir Putin durante la campaña, pero lejos de intentar disipar las dudas que despierta esta relación, el sucesor de Barack Obama decidió dar otro paso que lo acerca al Kremlin. Ayer nominó a Rex Tillerson, CEO de Exxon Mobil, como su secretario de Estado, inquietando a la clase política que no ve con buenos ojos su vínculo de dos décadas con los rusos. 

“Él será un defensor férreo y claro de los intereses nacionales vitales de EEUU y ayudará a revertir años de política exterior errada y acciones que han debilitado la seguridad y posición de Estados Unidos en el mundo”, declaró Trump en un comunicado.

La experiencia de Tillerson, de 64 años, se limita a la petrolera, donde ingresó en 1975 tras graduarse de ingeniero civil en la University of Texas, Austin. En 2006 ascendió a CEO de la compañía.

Pero no es su nula trayectoria en el sector público lo que genera más reparos, sino su cercanía al presidente ruso Vladimir Putin, el mismo que en 2013 lo condecoró personalmente con la medalla “Orden de amistad”, que se entrega a extranjeros cuyos trabajos, acciones y esfuerzos se han dirigido a mejorar las relaciones con Rusia y su pueblo.

Según consigna Forbes, que dejó a Tillerson en el puesto 25 de las personas más poderosas de 2015, bajo su liderazgo, Exxon Mobile extrajo petróleo de perforaciones en el Ártico ruso, pese a las sanciones estadounidenses contra sus socios de Rosneft, petrolera controlada por el Kremlin.  

Fue justamente en el marco del conflicto en Ucrania que Tillerson visitó en múltiples oportunidades la Casa Blanca, para abogar en favor del levantamiento de las medidas de castigo contra la potencia del oriente europeo. 

“Aunque Tex Tillerson es un respetado hombre de negocios, tengo serias preocupaciones sobre su nominación”, indicó Marco Rubio, senador republicano de Florida y contrincante de Trump en las primarias presidenciales, que previamente ya había señalado en Twitter que “ser amigo de Putin no es un atributo” para el cargo de Secretario de Estado. 

En la misma línea, John McCain, senador de Arizona y voz autorizada en materia internacional entre los republicanos, señaló: “Es muy conocida su relación muy cercana a Putin, que es un agente de la KGB que está empeñado en restaurar el Imperio Ruso”. 

De esta manera, la aprobación de su nominación en el Senado corre riesgo. De hecho, se requiere que solo un republicano miembro del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta se una al conjunto de demócratas para bloquear a Tillerson. Su nominación se podría llevar igualmente al pleno del Senado, pero se trataría de un movimiento sin precedentes para un puesto del Gabinete.

Pero Trump y Tillerson no están solos. Medios estadounidenses aseguran que tras esta elección están dos pesos pesados del partido republicano: Robert Gates, ex secretario de Defensa con George W. Bush y en el primer gobierno del presidente Barack Obama; y Condoleezza Rice, ex Secretaria de Estado durante la segunda administración de George W. Bush. 

Gates defendió la nominación indicando que Tillerson “aportará un vasto conocimiento, experiencia y éxito en sus contactos con gobiernos y líderes de cada rincón del mundo”, mientras que Rice señaló que conoce a Rex como “un exitoso hombre de negocios y un patriota. Él representará los intereses y los valores de EEUU con determinación y compromiso”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon