Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Piñera y manejo de su patrimonio: "Durante las últimas semanas he conocido actos de mucha nobleza y actos muy miserables"

logotipo de Pulso Pulso 28-11-2016 Jonás Preller y Jorge Arellano
© PULSO

¿Qué lección saca hoy respecto del manejo de su patrimonio?

- Muchas. Quiero recordar que en abril de  2009 cuando no existía ninguna ley que regulara las inversiones de los candidatos a la presidencia, en forma voluntaria y pública tomé un conjunto de decisiones: en primer lugar todas las inversiones que tuviera Bancard serían entregadas a un fideicomiso ciego a cuatro entidades financieras reguladas y que administraran con total autonomía e independencia y no entregándome ninguna información. Segundo, yo pedí que vendieran y no hicieran ninguna inversión en empresas reguladas por el Estado o que presten servicios públicos, como Isapres o AFP. Tercera, anuncié que vendería LAN, Chilevisón y Clínica Las Condes porque sentía que eso me daba mayor independencia para ser un buen candidato y Presidente. También anuncié que inversiones en el exterior, para evitar situaciones que pudieran generar conflictos de interés en Chile, serían administradas por un grupo de profesionales. Yo renuncié a todos los directorios, a todos los poderes de administración. Lo hice voluntariamente y anticipándome a la ley.  Hace poco, cuando la Presidenta Bachelet promulgó la Ley de Probidad vi que estaba, en forma obligatoria, exactamente lo mismo que yo hice en forma voluntaria siete años antes, sentí que había sido una buena decisión.

¿Y a futuro?

- Hoy existe una ley, por lo tanto le aseguro que si yo llegase a ser candidato a la Presidencia, por supuesto que me voy a acoger en un 100% a su letra y espíritu. También he dicho que de ser necesario y estimarlo conveniente, igual como hice en 2009, estoy dispuesto a ir más allá con un sólo propósito, que tiene que ver con mi vocación de estar absolutamente libre para destinar todo mi compromiso y capacidad a ser un buen Presidente para todos los chilenos. Y quiero decir que el servicio público, como todo en la vida, muestra lo mejor peor y peor de los seres humanos. Durante las últimas semanas he conocido actos de mucha nobleza y actos muy miserables.

Respecto de estos actos de nobleza que usted señala, llamó la atención la reacción de autoridades del Gobierno de Bachelet que respaldaron su posición…

- Rescato y agradezco esto. Fue inspirador ver que el Canciller Heraldo Muñoz, que los ex cancilleres Ignacio Walker y Alfredo Moreno y el propio agente chileno ante la Haya, Alberto van Klaveren, señalaran que tenían la más absoluta certeza y constancia que yo como Presidente entregué lo mejor de mis esfuerzos a defender los legítimos intereses de Chile. En Chile la política internacional, y particularmente cuando se trata de temas de soberanía, tiene una tradición muy hermosa. Cuando fui Presidente y conduje la política internacional, lo hacía en conjunto con los tres agentes que habían sido designados por la Presidenta Bachelet y a mí me tocó confirmarlos. Trabajamos con un equipo de abogados, consultábamos a ex presidentes, ex cancilleres, invité muchas veces a los presidentes de los partidos, a los miembros de comisiones internacionales del Congreso para que discutiéramos, pues no se trataba de la defensa de un Gobierno, se trataba de la defensa de una país. En consecuencia,  esta insinuación que han planteado algunos no sólo es miserable, es delirante, no tienen ningún asidero, no tiene ningún fundamento. 

¿Cree que a nivel ciudadano esto lo va a perjudica?

- Lo que la ciudadanía crea o no crea, yo no puedo controlarlo. Lo que sí le puedo asegurar, y lo he dicho un millón de veces,  es que la instrucción que como Presidente electo que le di al equipo que manejaba estas inversiones era invertir con total independencia y autonomía, fuera de nuestro país en forma muy diversificada y en forma pasiva. Le puedo asegurar que esas instrucciones se cumplieron plenamente y todas las inversiones del grupo Bancard no sólo son públicas, sino que son de fácil acceso. Bastaba ir a los países donde estaban las inversiones y verificar con las superintendencia de valores o en las páginas web de las compañías para saber que todas esa inversiones eran públicas, ninguna estaba oculta, pero además de eso eran absolutamente legítimas, legales, y cumplían con todo el marco jurídico, habían sido registradas en el Capítulo XII del Banco Central y cumplían todas sus obligaciones tributarias. 

El senador Alejandro Navarro ha dicho  que usted tenía un terminal de Bloomberg en La Moneda donde hacía sus negocios…

- Le quiero decir al senador Navarro, que mentir en forma tan descarada es una actitud miserable. Nunca tuve un terminal de Bloomberg en mi oficina. Sí tenía, naturalmente, computadores con los cuales me conectaba con los intendentes, con los gobernadores, seremis, ministros. Así que esa mentira vil y miserable que algunos ponen, es algo que solamente envilece y debiera avergonzar a los que la han planteado. Y aquí hay  una vieja enseñanza que viene de los tiempos de Lenin: miente, miente, que algo queda, y algunos todavía creen en ese principio.

¿Mantiene que hay una guerra sucia?

- Definitivamente hay una guerra sucia, yo no soy ingenuo. Incluso tenemos algunos indicios de dónde viene. Esto no es casualidad. Es una cosa que está muy bien pensada y que busca producir daño a una persona que aparece en una posición muy expectante en los estudios de opinión pública.

Según la encuesta Cadem que se tomó después de esto, no tuvo impacto. ¿Cómo lo ve usted?

- No he visto mucho las encuestas. Pero confío  mucho en los chilenos, que van a saber separar la paja del trigo. Y yo me siento que en esta materia hay una actuación transparente, pública, legítima, legal, cumpliendo la normativa chilena y todas las exigencias tributarias, me permiten a mí lo más importante, que es estar tranquilo con mi propia conciencia.

¿Está preparado para nuevas acusaciones en su contra?

- Entiendo que en la política los que piensan distinto pueden criticar los resultados. Pero lo que no me parece razonable es cuando se hace en base a campañas sucias, mal intencionadas. Yo dije públicamente en abril de 2009 que las inversiones en el extranjero se iban a hacer a través de un grupo de profesionales de Bancard que iba a actuar con autonomía e independencia y sin informar a mi persona, porque yo estaba preocupado de otra cosa.  Por lo demás, usted sabe que Bancard hizo inversiones muy desagregadas, más de 200 inversiones. Una de ellas, que era menos del 0,5% estuvo en una empresa peruana, que es la que ha generado toda esta polémica. Y, por lo tanto, sin duda habrá gente que buscará cualquier pretexto para atacarme. Ahora, dicen, “tiene una inversión en Colombia”. Pero si lo hemos dicho públicamente desde el primer día. Las inversiones de Bancard están en muchas partes del mundo, incluyendo  América Latina. 

Dicen que usted salió más rico después de ser Presidente…

- Cada uno puede decir lo que quiere. Lo único que le puedo decir a usted es que la rentabilidad de los fideicomisos ciegos fue negativa durante el período que yo fui Presidente. Y le puedo  decir también que esta famosa inversión en Exalmar fue muy negativa, y, por lo tanto, más allá de si las inversiones fueron buenas o malas, yo le puedo asegurar a usted que si yo hubiese querido preocuparme de los legítimos intereses privados o familiares, como lo hace una inmensa mayoría de chilenos, jamás habría sido senador, jamás habría postulado a la presidencia, porque desde el punto de vista particular, el servicio público no es una ventaja, es una tremenda desventaja. 

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon