Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Piñera y oposición hacen frente a la presión que instaló Lagos con definición presidencial

logotipo de Pulso Pulso 05-09-2016 J. Sánchez/N. Olivares
© PULSO

“No hay ningún cambio de escenario (…) Y lo que haga el Presidente Lagos no altera mis decisiones”, señaló ayer, en entrevista con La Tercera, el ex Presidente Sebastián Piñera. Con sus palabras el ex mandatario hacía frente al remezón político generado el viernes por Ricardo Lagos, quién manifestó su disposición a competir en la próxima elección presidencial.

Pero más allá de las palabras de Piñera, lo cierto es que el anuncio de Lagos fue una sorpresa en el círculo de la hoy, principal carta de la centro derecha.

Y es que hasta ahora el ex mandatario corría la carrera presidencial con cierta comodidad e incluso, decían algunos, prácticamente en solitario. 

Esa tranquilidad se acentuaba con el análisis que se hacía entres sus asesores, respecto a que Lagos, su más cercano competidor en las encuestas, finalmente declinaría de competir en las presidenciales. 

No es un misterio que Lagos había manifestado a varias de las personalidades con las que se había reunido su preocupación por el escenario electoral adverso que mostraban los estudios de opinión para la Nueva Mayoría, remarcando que no tenía intención de asumir una candidatura simbólica que terminara naufragando o repitiendo el escenario del 2010, cuando Piñera se impuso al también ex Presidente Eduardo Frei.

Así, y alentado por el mal pie en que se encuentra el Gobierno, el desorden interno de la Nueva Mayoría y las reticencias que generaba su opción en los sectores de izquierda, entre los cercanos a Piñera daban por descontado que el ex mandatario de la Concertación terminaría dando un paso al costado, escenario que el propio Lagos cambió al mostrarse disponible para enfrentar el desafío presidencial.

Aunque Piñera ayer reiteró que su decisión la tomará recién en marzo, hoy la competencia ya oficial que desató Lagos cambiará al menos, creen en diversos sectores, cómo el fundador de Avanza Chile abordará la contingencia, obligándolo a asumir un discurso ya no de sólo de ex presidente, sino también de pre candidato.

Así por ejemplo, no pasaron desapercibidas sus declaraciones este domingo respecto al rumbo del Gobierno, donde si bien volvió a criticar las reformas impulsada por el Ejecutivo, por primera vez aseguró respecto a los cambios que “nadie llega a La Moneda para volver atrás, eso es un error. Los países nunca deben volver atrás. Lo que tienen que hacer es ir progresando con buenas políticas públicas”.

Los tiempos de Chile Vamos

La jugada de Lagos, sin embargo, también cambió el panorama al interior de Chile Vamos. Con el escenario previo a su definición, en el círculo de Piñera apostaban a que no sería necesario apurar el debate al interior de los partidos de oposición, ya que con la fuerza de los hechos las colectividades del sector terminarían por alinearse con el ex mandatario.

Sin embargo, en el bloque ya asumen que es virtualmente imposible llegar al próximo año sin una definición, y que tras las municipales necesariamente la discusión volverá a salir a flote. “Necesariamente se van a producir, a mi juicio, pronunciamientos antes y eso no sé si sea inmediatamente, pero después de la municipal ya van a tener que empezar los candidatos y las figuras presidenciales a mostrar sus cartas”, dijo el diputado y líder RN, Cristián Monckeberg, quien cree que la resolución de Lagos generará “un efecto dominó” en el resto de las candidaturas, tanto de Chile Vamos como de la Nueva Mayoría.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon