Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Política exterior e inmigración marcaron último debate en EEUU que termina sin ganador claro

logotipo de Pulso Pulso 20-10-2016 Francisca Guerrero

Las políticas finalmente fueron las protagonistas del enfrentamiento entre los postulantes a la Casa Blanca. Si los ataques se tomaron los dos primeros debates, en el último encuentro en Las Vegas, Donald Trump y Hillary Clinton confrontaron sus ideas en diversas materias, aunque no sin acusaciones mutuas. 

Ella de blanco y el de negro. Como contrastaban sus trajes lo hicieron sus ideas desde el comienzo, en materias tan diversas como las armas y el aborto. 

Inmigración fue el primero de los grandes debates. “Tenemos 11 millones de indocumentados. Según Trump todos ellos podrían ser sujetos de deportación. Esta idea destrozaría nuestro país”, señaló Hillary Clinton, agregando que “el Presidente de México ya descartó que pagarán su muro”. 

Sin dar un paso atrás, Trump defendió sus ideas. “Hay que deportar a los indocumentados porque somos un país de leyes. Si quieren después pueden volver a entrar, pero de acuerdo a la ley”, precisó el nominado republicano. 

Asimismo, indicó que se necesitan “fronteras fuertes” y que los guardias fronterizos apoyan su idea de construir un muro en el límite con México. 

También fueron grandes las diferencias en materia de política exterior, con un Trump cuestionando la labor de su rival como ex Secretaria de Estado y la del presidente Barack Obama. 

“Putin ha sido más inteligente que Obama y que ella”, señaló el magnate, que si bien aclaró que no amigo del presidente ruso, si abogó porque su país luche junto a ellos en contra del Estado Islámico. 

Por el contrario, Clinton cuestionó a los rusos, acusándolos de espionaje, contra políticos y empresarios del país, para pasar después la información a Wikileaks. 

En ese marco, defendió las alianzas que “le han permitido a Estados Unidos mantener la paz”, acusando que Trump las quiere destruir.

En economía Trump defendió su idea de fortalecer al país con una reducción de impuestos y con la renegociación de tratados como el NAFTA, que catalogó de desastroso. 

Clinton aseguró que los cambios tributarios que postula su rival “probablemente llevarán a una nueva crisis”. Además, reiteró que sus políticas estarán focalizadas en una economía más justa. “Desde la Gran Recesión las ganancias han ido a los que más tienen”.

Clinton firme en las encuestas

El último debate se dio en un contexto que favorecía a Hillary Clinton, quien  ha conseguido un liderazgo sostenido en las encuestas desde principios de agosto. 

Donald Trump logró escalar en los sondeos a fines de julio cuando se adjudicó la nominación republicana, pero una de sus tantas polémicas se interpuso para impedir que esa ventaja se convirtiera en tendencia. 

Las cosas han ido de mal en peor  para el magnate tras el primer debate presidencial del 29 de septiembre, cuya victoria fue concedida casi unánimemente por los analistas a Hillary Clinton. 

Así, la diferencia a favor de la demócrata ha crecido desde 2,7 puntos porcentuales (pp), hasta 6,5 durante este mes, de acuerdo al promedio de encuestas de Real Clear Politics. 

En tanto, el sondeo publicado ayer Bloomberg le da una ventaja de 9 pp a Hillary Clinton, con un apoyo de 47% frente al 38% que exhibe Trump. 

Las casas de apuestas también se inclinan a favor de la ex Secretaria de Estado, con un 82% de los jugadores vaticinando su victoria el 8 de noviembre, de acuerdo a Primary Guide. Solo un 16% se las juega por la estrella de televisión. 

En este marco, FiveThirtyEight calcula que hay un 86% de probabilidades de que la Casa Blanca permanezca en manos demócratas, mientras que limita a 14% las chances del nominado republicano. 

Sin embargo, hay algo que comparten los dos postulantes a suceder a Barack Obama: los niveles de reprobación. 

Mientras Clinton presenta un rechazo de 52% y una aprobación de 47%, la percepción negativa de Trump escala a 62%. Solo un 37% aprueba al controvertido magnate.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon