Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Posible recuperación de Argentina y su impacto para ejecutivos chilenos

logotipo de Pulso Pulso 26-12-2016

He escuchado varias veces la pregunta de cuánto nos afectará una posible recuperación de la economía de Argentina en la competitividad de nuestras empresas, en la permanencia de oficinas regionales en Chile, en la empleabilidad de nuestros ejecutivos y en la capacidad de atraer y mantener talento.

Analizando el contexto, creo que la respuesta no se asocia sólo con Argentina, sino que principalmente se refiere a nuestro propio país.

Por varios años Chile fue la niña bonita para los inversionistas en América Latina, y en muchos casos las inversiones en el país eran una plataforma para que entidades internacionales se expandieran a otros países de la región a partir de sus inversiones en nuestro país, dada la confianza en nuestra economía, en su marco regulatorio y en la capacidad de gestión de las empresas chilenas que se expandieron a otros países, principalmente a Argentina a comienzos de los años 90 y posteriormente a Perú y Colombia.

Los gobiernos de Argentina, Colombia y Perú han anunciado grandes planes de inversión en infraestructura aún no ejecutados pues esos países enfrentan distintos escenarios internos, como el regulatorio en Argentina y el proceso de paz en Colombia, que avanzan a diferentes velocidades, pero que ya tienen una hoja de ruta clara respecto de las oportunidades de inversión en infraestructura.

Eso definitivamente va a llevar grandes flujos de inversión y atención hacia esos países, lo cual hace competir a Chile con la “billetera” de las inversiones hacia la región.

Lo anterior no es extraño en un escenario competitivo donde los proyectos compiten libremente y los inversionistas escogen aquellos que tiene el mejor equilibrio entre rentabilidad y riesgo.

Chile siempre tuvo una clara ventaja al ser percibido como un país de inversiones rentables y de bajo riesgo, pero hoy nos enfrentamos a un escenario donde la percepción de riesgo respecto a Chile ha cambiado y donde existen menos proyectos rentables que en décadas pasadas; por otra parte, nuestros vecinos han aprendido y hoy presentan sus proyectos haciendo sus mejores esfuerzos por verse como países seguros y confiables, lo cual juega en contra de nuestro país.

En días pasados el director de una escuela de negocios muy prestigiosa me comentaba los resultados de un estudio realizado entre directores de empresas de Chile, aún no publicado, el cual mostraba con gran preocupación que menos del 30% de las empresas están dispuestas a invertir y lo más preocupante es que un porcentaje mayoritario de ese 30% cuando habla de invertir está dispuesto a hacerlo…, pero fuera de Chile.

Lo anterior es muy grave y su efecto puede tomar muchos años en ser revertido; ante la posibilidad de invertir en Argentina, Perú y Colombia de manera segura, grandes capitales se irán a esos países, situación que afectará negativamente a Chile y, por ende, a nuestros ejecutivos, pero no por lo que esos países hacen, sino principalmente por lo que nosotros no estamos haciendo.

*El autor es gerente regional Latam para Caldwell Partners.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon