Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

PPK, "a charming man"

logotipo de Pulso Pulso 13-09-2016

Aludiendo a los hinchas del Manchester City, que se referían a Manuel Pellegrini como un “hombre encantador”, PPK es un hombre encantador. Con 77 años y caminando a los 78, este hombre sereno al hablar, de sonrisa fácil y argumentos sólidos, es sin duda alguna el mejor premio que los peruanos pudiesen haber merecido, luego de años de trabajo, esfuerzo y constante deseo de superación.

Tuve el honor de integrar la misión empresarial a Lima organizada por la Cámara de Comercio de Santiago entre los días 5 y 6 de septiembre y compartir con el Presidente Pedro Pablo Kuczynski en una grata reunión donde se conversaron diversos temas de negocios. Pero en esta oportunidad no deseo hablar de cifras micro o macroeconómicas, del PIB tendencia o potencial del Perú o de la generación de empleos y el control del rango meta de inflación, sino más bien de la sensación que me dejó conocer al señor Presidente.

El carisma y la templanza que tiene PPK no son dones fáciles de encontrar en una persona y, menos aún, en quienes desempeñan cargos técnicos y de alta responsabilidad; se requiere una sensibilidad muy elevada y una conexión casi perfecta con su entorno, saber manejar los tiempos y controlar las ideas. Son muy pocos quienes logran con éxito este grado de vibración.

PPK transmite liderazgo genuino, cercanía, confianza, carisma, tranquilidad y a la vez respeto, seriedad, honestidad, esfuerzo, intención sincera, disciplina, humildad y logros. Sí, efectivamente logros, pues en su franca conversación no existen o no se perciben fisuras entre lo que piensa y lo que quiere; su concepción de trabajo es tan clara que no requiere explicar en extenso lo que espera de sus ministros y de su equipo, incluso podría decir que con una mirada es capaz de transmitir lo que desea hacer y a dónde quiere llegar.

Los chilenos de la delegación decíamos que este Presidente para nosotros es una “envidia sana”, porque sin duda inspira proyección y crecimiento para nuestro hermano país. Sin duda PPK es un gran maestro con más de 30 millones de alumnos deseosos de aprender de su conocimiento, de su criterio y de su sensatez, porque como versa un antiguo proverbio japonés: “Un Maestro mediocre, dice; un buen Maestro, explica; el Maestro superior, demuestra; pero El Gran Maestro, inspira”.

*El autor es socio director Altadireccion Capital y profesor de Finanzas del MBA de la UDD.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon