Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Préstamo del Banco Mundial para fortalecer a estatales implicará al próximo Gobierno

logotipo de Pulso Pulso 30-11-2016 Úrsula Schüler

Valparaíso.-Tras semanas de polémica ante la materia, el Congreso despachó ayer el proyecto de Ley de Presupuestos 2017, que incluyó a la glosa de la gratuidad y becas del próximo año.

Al término de la votación, tanto la ministra de Educación como el ministro de Hacienda, Adriana Delpiano y Rodrigo Valdés, respectivamente, destacaron el “acuerdo” alcanzado con la oposición. Previamente, los senadores de Chile Vamos, Ena Von Baer y Andrés Allamand anunciaron que desistirían en su acusación ante el Tribunal Constitucional (TC).

Sin embargo, la negociación generó fuertes críticas en sectores del oficialismo. Ayer, lo acordado en la comisión mixta del lunes pasado fue aprobado por la Cámara y el Senado. Y pese a que votaron a favor del Presupuesto del Ejecutivo, varios parlamentarios oficialistas acusaron un “chantaje” de Chile Vamos.

Esto, ya que la oposición insistió en que sino modificaban los criterios de asignación de la gratuidad y de las becas, requerirían ante el  Tribunal Constitucional, acusando “discriminación arbitraria” hacia los estudiantes por el tipo de institución a la que asisten.

Así fue como el acuerdo incluyó la ampliación de las becas Bicentenario hacia los estudiantes de las universidades privadas, destinada desde un inicio hacia los alumnos del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (Cruch).

En cambio, y tras la presión de parlamentarios del oficialismo y las universidades del Estado, también se aumentó el financiamiento basal para las estatales y las regionales del G9, así como el compromiso de un nuevo préstamo que el Gobierno pedirá al Banco Mundial para apoyar a las instituciones del Estado.

Esta parte del acuerdo fue detallado en la minuta que el Gobierno difundió dentro del oficialismo. El documento advertía los escenarios que enfrentaba la promesa presidencial, después del fallo del TC en contra de los requisitos de la gratuidad 2016. Junto con lo anterior, detalló los ejes del acuerdo con la oposición para evitar una nueva impugnación a la glosa.

La minuta anunció que “inyectarán nuevos recursos para financiar un Plan de Fortalecimiento de la calidad de la docencia de las universidades estatales acreditadas a fin de que estas puedan alcanzar, mejorar o mantener una acreditación igual o superior a cuatro años”.

El documento especificó que los “recursos estarán insertos en un Plan de Fortalecimiento a 10 años, con el apoyo de un Programa de Crédito con el Banco Mundial por cinco años”, por un monto de $50 mil millones.

Así, también identificaron el uso de los fondos: “garantizar mecanismos de acceso inclusivo, aumento de la matrícula de primer año en coherencia con los proyectos institucionales y requerimientos de desarrollo nacional y/o local, mejoras de infraestructura, entre otros”.

La solicitud será hecha la próxima semana a través de una carta que enviará el ministro Valdés al Banco Mundial, según adelantó ayer la ministra Delpiano. 

Junto con lo anterior, el Gobierno le pedirá a la comisión de Educación de la Cámara poner en votación la idea de legislar el proyecto de reforma de educación superior, el que se encuentra estancado en la instancia a la espera de las indicaciones del Ejecutivo.

En tanto, el senador RN, Andrés Allamand, celebró el pacto alcanzado y manifestó su disposición para “lograr un acuerdo” frente a la reforma.

Con todo, ayer, y salvo excepciones, los parlamentarios del oficialismo aprobaron lo acordado en la comisión mixta del pasado lunes.

De todas formas, el jefe de la bancada de diputados PS, Juan Luis Castro, advirtió que decidieron “respaldar al Ejecutivo, pero sin convicción”.

El parlamentario explicó que “se nos puso de rodillas porque el Gobierno negoció primero con la oposición y después nos trajo ese acuerdo, y sino (lo apoyábamos) se desfondaba”.

Deuda para el próximo Gobierno

“Este Gobierno sigue pateando gastos a futuro porque sus malas reformas han hecho bajar el crecimiento”, acusó el diputado UDI Jaime Bellolio ante la medida del Ejecutivo para financiar el plan.

El parlamentario apuntó a “tener claro cuáles son los compromisos económicos que dejará este Gobierno a las próximas administraciones sin que haya irresponsabilidad”.

Tras esto, Bellolio reconoció que si bien no le “gusta que sigan generando más deuda a futuro, lo entiende por “el efecto de sus reformas” y calificó como “legítimo” el préstamo.

En tanto, ayer la Presidenta Michelle Bachelet a través de redes sociales se refirió a la aprobación de Ley de Presupuestos 2017 y sostuvo que “en el Gobierno vamos a seguir luchando por una educación gratuita pero sobre todo de calidad, en forma responsable y gradual, porque la gratuidad llegó para quedarse”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon