Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Prepago e inclusión financiera: camino para la reactivación

logotipo de Pulso Pulso 15-09-2016

Desaceleración, estancamiento, desconfianza. Lamentablemente estos son los principales conceptos que se han instalado en nuestra economía, por una serie de factores que ya todos conocemos. El tema es cómo salimos del problema. Frente a este dilema, el mercado nacional y el Gobierno llevan varios años analizando de manera exhaustiva una alternativa que hace años ya funciona en cerca de 140 países, y que para 2017 el Banco Mundial proyecta negocios por US$822 mil millones en América Latina.

Se trata de la tarjeta de prepago y la inclusión financiera que trae consigo. Según la OCDE, Chile es el país con el nivel más bajo de bancarización de su población laboralmente activa. Mientras el grupo de naciones promedia 94% de acceso a los servicios financieros, nuestro país llega a 63%. En otras palabras, un tercio de los trabajadores chilenos se encuentra muy limitado para acceder a cientos de productos y servicios, o bien para realizar una inversión a largo plazo que les permita mejorar sus condiciones de vida.

En su reporte Findex 2014, el Banco Mundial ha senalado que la inclusion financiera puede contribuir notoriamente a la reduccion de la pobreza, puesto que permite el ingreso de grupos sociales mas desfavorecidos al sistema bancario, lo cual aumenta las transacciones comerciales y reactiva la economía. En Argentina, por ejemplo, el porcentaje de poseedores de una cuenta bancaria entre las familias de menores recursos del pais se duplicó, de 22% en 2011 a 44% en 2014.

En Chile están todas las condiciones dadas para seguir el mismo camino de la región. En cuanto a las tarjetas de prepago bancarias, el Banco Central emitió en diciembre de 2014 -luego de años de análisis y negociaciones- el reglamento que permite a bancos e instituciones financieras ofrecer este producto a las personas. Por el lado del prepago no bancario, el Senado aprobó hace un mes la ley que faculta a las empresas de retail, cajas de compensación y otras instituciones a operar con tarjetas de prepago. El siguiente paso es que el Gobierno emita el reglamento, por lo que se estima que la nueva ley estará lista durante el primer trimestre del próximo año.

Por si fuera poco, una reciente alianza de Paytech con Sencillito, Unired y Khipu ha solucionado el problema de la disponibilidad de puntos de carga y recarga de las tarjetas. Con este acuerdo, una red de más de 2 mil puntos de atención a lo largo de Chile ya está lista para que los chilenos puedan cargar sus tarjetas de prepago. Eso sí, aún falta por determinar cuál será la carretera de datos que se usará para operar este mercado. Hace unos días, Hacienda rechazó una de las indicaciones del Senado que trataba este tema.

Nuestro país necesita recuperar cuanto antes esa confianza que durante muchos años le dio la reputación de ser uno de los más sólidos y atractivos mercados de la región y, en esta misión, el prepago es clave para la ansiada reactivación.

*El autor es presidente de Paytech Holding.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon