Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Presidente versus candidato. ¿Logrará avanzar la agenda de Donald Trump?

logotipo de Pulso Pulso 10-11-2016 Francisca Guerrero

“Nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir”, reza un proverbio español que bien podría representar la esperanza del 48% que prefirió a Hillary Clinton frente a Donald Trump, cifra que representa el voto popular de elección y que es mayor al 47% que terminó optando por el nuevo presidente electo de EEUU. Las promesas de campaña del magnate plantean un cambio radical en el país que lideró el avance del libre comercio por el mundo y que dice estar formado por migrantes. Por esto muchos apuestan a que la agenda Trump se moderará una vez asegurada la presidencia.

“Tiene dos opciones, ser proteccionista o pro mercado, porque esas son cualidades excluyentes”, dijo a PULSO el economista Alberto Bernal, basado en Estados Unidos, agregando que si Trump opta por la primera alternativa dejaría en una situación muy precaria a la economía mundial. 

Durante su campaña, no sólo aseguró que retiraría los proyectos de ley para los acuerdos Transatlántico (con la Unión Europea) y el Transpacífico (que incluye a 11 países, entre ellos, Chile), sino que además quiere renogociar el Nafta (con México y Canadá) e imponer barreras arancelarias de 45% a China, lo que desataría una guerra comercial entre las dos mayores potencias económicas. 

Si bien el Congreso podría oponerse a parte de sus planes, otras dependen exclusivamente del Ejecutivo. “Si declara a China como a un manipulador de divisas desata la guerra comercial”, explicó Bernal. 

En materia económica Trump propuso bajar impuestos a empresas a un máximo del 15%, muy por debajo del 35% actual, al mismo tiempo que se comprometió a no reducir el gasto social. 

“Con la mayoría republicana en ambas cámaras va a poder aprobar una reforma impositiva, pero habrá que ver cuál será su envergadura, porque ciertamente lo que prometió fomenta el crecimiento de la deuda”, señaló Juan Carlos Hidalgo, analista de Cato Institute, subrayando que la reforma tributaria va a estar entre las prioridades del nuevo gobierno.

Medidas de Obama en reversa

Otra de las promesas de Trump que podría avanzar es el alivio de las regulaciones a Wall Street, las mismas que impulsó la administración del presidente en curso, Barack Obama, y las que desde su punto de vista estarían “asfixiando” a la economía. 

“Con la mayoría republicana en ambas cámaras él cuenta con el poder para revertir esta regulación”, detalla Hidalgo. 

Asimismo, Trump pretende revocar el programa de seguros de salud de la actual administración, conocido como Obamacare, probablemente la medida que más entusiasma entre sus correligionarios. De hecho, tras su victoria, ayer ya se comenzaron a mover los hilos al respecto en el Congreso. 

El líder de la mayoría en la Cámara de Representantes, Mitch McConnell, señaló que el partido del presidente electo derogará rápidamente esta legislación. “Es un tema bastante prioritario para nosotros (...) Me sorprendería que no avanzáramos y mantuviéramos nuestro compromiso con el pueblo estadounidense”, dijo McConnell. 

También está por verse si hará que avancen las propuestas anti inmigración. Según Hidalgo, Trump se hará cargo de su promesa de deportar a indocumentados, después de todo durante la administración de Obama hubo más deportaciones que en las de Bill Clinton y George W. Bush juntos.

Por el contrario, ve difícil que avance la construcción del muro en la frontera con México. “Es materialmente imposible construir un muro como el que él prometio”, indicó Hidalgo. 

Tono conciliador

Aunque estas agresivas propuestas siguen sobre la mesa, en el discurso que dio la madrugada de ayer tras vencer en las elecciones, se escuchó a un Donald Trump mucho más conciliador. 

“Ahora es tiempo de Estados Unidos cure las heridas creadas por la división (…) Es hora de unirnos como un solo pueblo”, señaló después de las 5 de la mañana hora de Chile, desde su comando en Nueva York. 

En la misma línea el presidente número 45 de Estados Unidos agregó que “los hombres y mujeres olvidados de nuestro país no serán olvidados. Vamos a arreglar nuestros centros urbanos, y reconstruir nuestros puentes, calles, túneles, aeropuertos, escuelas, hospitales. Vamos a reconstruir nuestra infraestructura. Van a llegar a ser, a propósito, de las mejores del mundo. Y vamos a crear trabajos para millones de nuestras personas para reconstruirlos”.

En medio de la alegría desbordante de sus simpatizantes, Trump finalizó su primer discurso como presidente electo señalando “yo amo este país. Muchas gracias”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon