Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Presupuesto 2017: el primer gran desafío para Temer en Brasil

logotipo de Pulso Pulso 02-09-2016 Catalina Göpel

“Lo primero que deberá hacer Michel Temer es poner todos los esfuerzos para aprobar la enmienda Constitucional acerca del gasto público. Eso es crucial”, dijo José Francisco de Lima Gonçalves, economista jefe del Banco Fator y profesor de la Universidad de Sao Paulo. 

Ya confirmado como nuevo Presidente de Brasil, se hacen innumerables las tareas que deberá enfrentar el líder del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), al tiempo que la economía de ese país enfrenta una de las recesiones más prolongadas de su historia.

En el segundo trimestre de este año, el PIB se contrajo un 3,8% en comparación con el mismo período de 2015, en tanto la economía brasileña acumuló en el primer semestre de este año una baja del 4,9% frente a los seis primeros meses de 2015. 

“Michel Temer estaba actuando como un Presidente eficaz incluso antes de la aprobación del juicio político” señaló, Thiago Vidal, coordinador del análisis político central de Prospectiva Consultoría.

Y es que el pasado 24 de agosto, a un día de que se iniciara el proceso de impeachment contra la destituida Dilma Rousseff, Temer anotó su primer triunfo legislativo, cuando el Congreso aprobó el texto base de la Ley de Presupuesto 2017, que establece un límite para el gasto público, en función de la inflación del año anterior. 

Pero mientras Temer logra generar cierta confianza sobre las proyecciones de su mandato, el Ibovespa ha acumulado un alza de 0,89% durante la semana, pero la inflación anual de Brasil permanece cercana al 9%, al registrar un alza del 8,95% en doce meses, casi el doble de la meta de 4,5% que impuso el Gobierno. 

No obstante, la dificultad sobre el Presupuesto 2017 es que fue diseñado para reparar las finanzas del país, poniendo límites a normas vinculadas a gastos en educación y salud, restricciones bastante impopulares de cara a las próximas elecciones municipales que se celebrarán el próximo 2 de octubre en Brasil. 

La administración de Temer fijó en 139.000 millones de reales (cerca de US$43 mil millones) el objetivo de déficit primario para el próximo año. 

“Temer tiene que conquistar algún apoyo popular mediante la ampliación de algunos programas”, señaló De Lima, ya que pocos partidos querrán darle respaldo a medidas impopulares que pongan en riesgo sus votos. “Los políticos están mirando estas elecciones”, agregó. 

Otros desafíos

Termer busca impulsar un gran paquete de cambios, entre los que se encuentra una reforma al sistema de pensiones, que por estos días contempla como edad mínima de jubilación de 55 años para los hombres y 50 para las mujeres, y ampliarlo a 65 y 63 años, respectivamente y que el tiempo mínimo para contribuir pase de 15 a 20 años. 

Otra de las reformas, incluye cambios al sistema laboral, entre lo que se baraja la eliminación de ciertos derechos como vacaciones pagadas, bonos, aguinaldos y horas extras. 

Según los expertos, Temer podría revelar a su regreso de la reunión del G-20 en China, el próximo 7 de septiembre, en su discurso del día de la independencia Brasil detalles importantes de las reformas, pero no sería hasta después de las municipales que buscará su aprobación en el Congreso.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon