Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Presupuesto para reguladores financieros en 2017 crece 3,17%

logotipo de Pulso Pulso 05-10-2016 Maximiliano Villena

Este año ha estado marcado por escándalos en la industria de las inversiones y los llamados del congreso a fortalecer las regulaciones para el mercado de capitales. Sin embargo, un presupuesto austero marcará la pauta de los gastos que las superintendencias de Bancos, AFP y Valores podrán realizar el 2017. En total, las superintendencias del sector financiero suman $49.470 millones asignados para gastos, un alza de 3,17% sobre el año anterior. 

El proyecto de Presupuesto contempla un gasto de US$60 mil millones, lo que implica un alza de 2,7% respecto del ejercicio anterior, cifra en torno al crecimiento de los gastos asignados para el total de las tres entidades mencionadas.

Así, el presupuesto de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) alcanza los $16.590 millones para 2017, un 2,97% superior a los $16.112 millones del ejercicio previo, pero por debajo de la expansión anotada durante el año anterior cuando había crecido 6,27%.

Cabe recordar que tanto la SVS como la Superintendencia de Bancos (SBIF) han insistido con que no cuentan con las facultades regulatorias para indagar en los diversos escándalos financieros destapados este año.  La Comisión Investigadora creada al interior de la Cámara a raíz de las estafas piramidales planteó que “teniendo presente las actuales facultades fiscalizadoras y reguladoras de la Superintendencia de Valores y Seguros, es voluntad de esta Comisión Investigadora, se confieran a dicho ente regulador facultades operativas e intrusivas en condiciones similares a las que posee la USA Securities and Exchange Commission (SEC), a objeto de robustecer sus atribuciones y competencias para perseguir de modo proactivo y eficaz la eventual concurrencia de ilícitos”. 

Justamente en el caso de la SBIF se le autorizó un gasto de $18.280 millones, 2,7% por sobre 2016 pero también debajo del avance de 10,08% del año previo. 

Al mismo tiempo, del total de los $61 mil millones proyectados en ingresos, un 70% ($42.731 millones) irán a la partida de “integros al fisco”. Esto, debido a que desde 1925 son los bancos, según señala el artículo 8 de la Ley General de Bancos, quienes deben entregar un porcentaje de sus activos para financiar la actividad regulatoria, algo que durante años se ha denominado como “impuesto encubierto”. 

En tanto, Hacienda asignó a la Superintendencia de Pensiones un gasto de $14.599 millones, 3,95% respecto del año anterior, cifra por debajo del 6,12% que había crecido en 2016.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon