Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Qué hay de cierto detrás de seis frases emblemáticas del debate previsional

logotipo de Pulso Pulso 11-10-2016 Cecilia Arroyo

A dos meses de iniciarse el debate por una reforma a las pensiones, el abanico de declaraciones a favor y en contra del sistema da para todos los gustos. Políticos, autoridades, expertos y la propia industria han adoptado diversas consignas, siendo una de las más polémicas la que propone volver al sistema de reparto, y acabar con las AFP. Sus defensores, como No +AFP y Fundación Sol, apelan a la instauración de un modelo de reparto moderno, distinto del existente hasta antes de la reforma de 1980, tripartito con aporte del empleador, el trabajador y el Estado. En la vereda opuesta, las AFP advierten la inviabilidad de tal vuelco debido al envejecimiento poblacional y la baja tasa de natalidad, que hacen difícil garantizar una población activa suficiente para costear las pensiones de los futuros jubilados. Si bien Chile aún cuenta con un “bono demográfico” de dos activos por uno pasivo, el envejecimiento se acelera cada vez más, tal como en el resto del mundo. Según la Cepal, a 2050 habrá seis veces más adultos mayores de 80 años. En Chile, el Instituto Nacional de Estadísticas dice que los adultos mayores ya alcanza al 15% en la actualidad, esperándose que para el 2010 superen en número a los menores de 15 años. Cómo este, acá se analiza el mito y realidad en otras cinco consignas del debate que, al parecer, recién comienza.

“Si no se nos escucha, nos vamos al Fondo E y colapsamos el sistema”

La frase del lider de  “No + AFP”,  Luis Mesina, ha convencido a miles de chilenos, sobre todo jóvenes, de moverse al portafolio menos riesgoso de los fondos de pensiones. Sin embargo desde que el 25 de julio se hiciera el primer llamado, el fondo E ha rentado 2,7%,  por debajo del 3,1%  del A. En cuanto al colapso del sistema hay matices: Si todos se mueven al E, efectivamente se obliga a las AFP a vender los activos de renta variable de cada cuenta individual, y reemplazarlos por renta fija. Aquello, obligaría a invertir en el mercado más cercano: depósitos a plazo bancarios. 

En  2013, una situación similar de cambios al fondo E provocó tal demanda de depósitos que se generó una baja sustantiva de las tasas de interés. La superintendencia de Pensiones intervino, permitiendo a  las AFP hacer los traspasos por grupos a fin de no afectar excesivamente el retorno de los fondos y las tasas de mercado y dar  flexibilidad al manejo de cartera. En 12 meses el fondo E supera al A por 0,3 puntos, pero desde la creación de los multifondos (2002), el A supera al E en dos puntos porcentuales.

“El  5% debe ir a fondo individual, sino terminará siendo un impuesto al sueldo”.

Los cinco puntos de alza del ahorro obligatorio con cargo al empleador, y su potencial destino a un fondo colectivo de pensiones, creado para mejorar las bajas pensiones actuales y las del futuro, fue el primer blanco de las críticas de la Industria de AFP. Tal como explicó Cristián Rodríguez de Habitat, la perspectiva de la industria es que el aporte adicional debe ir 100% a las cuentas individuales en las AFP, porque de lo contrario el aporte adicional se transformará en un impuesto a la clase media. Ello se basa en que el ingreso de los actuales cotizantes promedia los $700 mil. Se trata de personas que no serían foco del Pilar Básico Solidario, dirigido a personas de menor ingreso, como ha afirmado el gerente general de la Asociación de AFP, Fernando Larraín.  En todo caso, el Superintendente de Pensiones, Osvaldo Macías, ha aclarado que hasta ahora no se define cuánto de los puntos adicionales irán al fondo colectivo, ni cómo este será repartido  intra e intergeneracionalmente entre nuevos cotizantes y jubilados.

“En Chile la gente se jubila muy temprano con respecto a los países desarrollados, que se jubilan más tarde”

La frase del ex presidente  de la República, Sebastián Piñera, se enfoca en uno de los datos del sistema en los que tampoco hay acuerdo y las posturas extremas abundan: ¿A qué edad efectivamente se jubilan los chilenos? Según la industria de AFP, las chilenas se están jubilando a los 62 años, y los hombres a los 66 años. Sin embrago, el informe final de la Comisión Bravo, concluyó que el retiro efectivo en Chile es a los 69,1 años los hombres y 64,8 años las mujeres. En ambos casos los datos superan la edad legal de 65 años para los hombres y 60 para las mujeres. ¿Cómo estamos frente a otros países? En aquellos que tienenlos mejores sistemas del mundo, las exigencias de edad son bastante altas. En Dinamarca, se exigen 67 añosde edad  tras 40 de cotizaciones. En países OCDE la edad normal promedio de pensión para un jubilado en 2014, que inició labores a los 20, era de 64 años en hombres y 63,1 en mujeres. Los últimos datos del organismo dicen que la mitad de sus 34 miembros planea elevar la edad de retiro en el futuro.

“Chile no tiene hasta ahora un sistema mixto de pensiones”

¿Tenemos o no un esquema de pensiones que mezcla dos modelos? Hasta 2008, el sistema creado en 1980 por José Piñera se basaba en un sólo pilar contributivo obligatorio al que aportaban los trabajadores el 10% de sus ingresos imponibles (como hasta ahora), lo que demostró pronto ser insuficiente para pagar pensiones. Tras la Reforma Previsional, con la creación del Pilar Solidario de Pensiones, la estructura del sistema se expandió e incorporó a un nuevo esquema de contribución estatal que financia la Pensión Básica Solidaria y el Aporte Previsional Solidario. Los beneficios llegan a 1,3 millones de afiliados. 

Actualmente el pilar estatal financia alrededor del 60% de las pensiones del sistema, muchas de ellas de personas que jamás cotizaron. 

La ex miembro de la Comisión Bravo, Claudia Sanhueza, afirma  inclusoque el nuevo pilar colectivo que propuso el Gobierno, no asegura que se alcance un “sistema mixto”. Esto porque falta resolver si es 5% de mayor cotización irá o no un sistema de reparto solidario.

“Las cotizaciones de los trabajadores se han transformado en el principal combustible del “modelo” económico chileno”

La frase del investigador  de Fundacion Sol, Marco Kremerman, apunta a otro de los blancos de elogio como de crítica al modelo de AFP: su aporte al crecimiento y al mercado. En 2003 un estudio de la asociación de AFP realizado por Klaus Schmidt- Hebbel y Vitorio Corbo concluyó que el ahorro obligatorio del sistema de pensiones explicaba el 30% del incremento en la profundidad financiera (relación entre activos financieros y PIB) que logró Chile entre 1981 y 2001. Pero los detractores del sistema, ven que aporte dista del objetivo real del sistema de pensiones, que es pagar pensiones con una tasa de reemplazo y montos suficiente, y que hoy promedia $ 200 mil según cifras del regulador previsional. De los $ 170 mil millones en ahorros que administran las AFP, el 60% está invertido en el mercado nacional, y de estos, un 9,4% corresponde a acciones, y 51,3% a renta fija. Invierten en 39 de 45 empresas IPSA, mostrando mayor peso en Sonda, ECL, Cencosud, Gener y LAN entre otras, donde en conjunto abarcan entre 15% y 25% de la propiedad.

“El proyecto de AFP estatal no mejoraría las pensiones de los chilenos”

Otro tema resucitado en el debate es el proyecto de AFP estatal. Este fue lanzado por el Gobierno como parte de las promesas de campaña de la actual administración de la Presidenta Michelle Bachelet. Su objetivo: inyectar competencia al mercado y ampliar la cobertura. Las críticas al proyecto, que duerme en el Congreso, partieron en la industria, quienes acusaron eventuales desigualdades competitivas y cuestionaron su aporte a la mejora de las pensiones. Aquello, debido a que de funciona bajo las mismas regulaciones y restricciones de inversión de las AFP, sus pensiones no debieran diferir de las del resto del sector. Sobre este último punto han surgido nuevas voces de acuerdo incluso del propio Gobierno. De hecho, el ministro de Desarrollo Social Marcos Barraza ha reconocido que el proyecto de AFP estatal “por lo pronto” no mejoraría las pensiones. Similar postura planteó Acusa AFP ante la Presidenta. Sin embargo esta última entidad destaca que el proyecto “cumple una finalidad de principios por cuanto su dueño no persigue fines de lucro”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon