Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Querellas contra ex presidente de Bolsa de Valparaíso suman $301 millones

logotipo de Pulso Pulso 29-11-2016 Bárbara Sifón A.

Tres son las querellas que se han presentado ante el Ministerio Público de Valparaíso contra el ex presidente de la Bolsa de esa ciudad, Carlos Marín Orrego, quien se encuentra inubicable para las autoridades -policiales y regulatorias- desde que su intermediaria, Carlos F. Marín Orrego, fuera suspendida por la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS).

Las acciones legales, que fueron interpuestas por clientes de Marín, alcanzan los $301,79 millones. Eso sí, en el mercado estiman que el fraude alcanzaría los $2.500 millones.

“El 22 de diciembre de 2014, la Corredora de Bolsa de ‘Carlos F. Marín Orrego S.A.’, dejó de trabajar con el sistema de operaciones ‘simultáneas’, ofreciendo a los clientes tomar, en su reemplazo, depósitos a plazo. Cabe presumir que éste último u otras personas se apropiaron indebidamente de dinero de mi propiedad que recibieron en depósito, y que tenían la obligación de devolverlo, dinero que alcanzaba al 17 de octubre de 2016, a la suma de $22.893.132 pesos”, se lee en una de las querellas interpuestas por el delito de apropiación indebida.

Otra de las acciones legales interpuestas contra Marín, alude a que se negó el retiro del dinero invertido al cliente. En la querella se relata que tras decidir operar a través de la corredora, el inversionista se habría dirigido a las oficinas del banco BBVA a retirar -en dos ocasiones- un total de $12 millones que correspondían a todos sus ahorros. “A ambas diligencias de cobro o pago de los vales-vista fui acompañada por dependientes del señor Carlos Marín; en una oportunidad, por Mario Zúñiga Altamirano, contador y cara visible del señor Marín Orrego; y en otra oportunidad por el junior de su oficina, cuya identidad desconozco”, según relata Aída Duyvestein en la querella. 

El documento agrega que “en el período de las inversiones, jamás recibí información del estado de mis inversiones por iniciativa de ellos. Por tanto, acudía periódicamente a consultar a la oficina de Marín Orrego en Viña del Mar, donde me atendía habitualmente el señor Mario Zúñiga (...) Por cierto se expresaba el monto del dinero invertido, la tasa pactada que oscilaba entre un 0,50% a un 0,52% mensual, la ganancia y el total a pagar al vencimiento”.

Asimismo, detalla que el 4 de noviembre pasado, “por vía telefónica, solicité al señor Carlos Marín el inmediato rescate de mis inversiones, como había hecho en otras oportunidades, argumentando que este retiro era parte de las condiciones pactadas. Sin embargo, él me manifestó que ello era por ahora imposible y que debía esperar a que él procediera a enajenar sus bienes”. 

La tercera de las acciones judiciales fue presentada en nombre de varios clientes de Marín. “Mis representadas entregaron dinero a la citada Corredora para que fuera invertido en acciones en la Bolsa de Comercio, cuestión que con posterioridad se enteraron que nunca tuvo lugar”, se lee en el documento judicial firmado por la abogada Catherine Lathrop, cuyos clientes realizaron inversiones con Marín por unos $266,9 millones.

La investigación

Por el caso ya declaró ante la PDI Arie Gelfenstein, gerente general de Bovalpo, personal de la misma bolsa, ex ejecutivos de la intermediaria y su esposa, pero Marín continúa ilocalizable, aunque no existen registros de salidas del país.

En este escenario, señalan fuentes policiales, los tribunales decidieron dar orden de arresto en su contra por lo que la Bridec inició su búsqueda.

El 2 de noviembre la intermediaria pidió cancelar su registro ante la SVS, día en que la Bolsa de Valparaíso comunicó, vía hecho esencial, que tras 33 años Marín fue relevado del cargo de presidente de la institución, asumiendo a partir del mismo día la entonces vicepresidenta Soraya Apara.

Las sospechas sobre su repentina salida aumentaron cuando el pasado 11 de noviembre la SVS decidió suspender a la firma, pues no había proporcionado información respecto sobre sus condiciones de patrimonio, liquidez y solvencia.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon