Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Racha alcista del petróleo no sería sostenible en lo que queda del año

logotipo de Pulso Pulso 22-08-2016 Paulina Breschi

El desempeño de los precios del petróleo en los últimos dos años ha dejado mucho que desear tanto entre inversionistas como para los productores. La fuerte caída que sufrieron en el período golpeó fuertemente a la economía global. Este año el escenario parece estar buscando una estabilización, aunque continúa reaccionando a los altos niveles de volatilidad de los mercados. 

Sin embargo, este mes los precios del petróleo entraron en territorio alcista. El commodity se ha recuperado considerablemente desde el 2 de agosto, día en el que alcanzó un piso por debajo de los US$40 por barril. Desde esa fecha, la materia prima ha marcado un incremento de 22%, siendo la más reciente de una serie de oscilaciones radicales que por dos años han caracterizado el mercado del petróleo. Porque el reciente rally no ha sido el único. El crudo ha subido más de 80% en tan sólo seis meses, luego de tocar un mínimo de una década de menos de US$30 por barril. No obstante, los precios siguen estando por debajo del nivel registrado en 2014, de US$100 el barril. El viernes, el Brent cerró en US$49,13 el barril, mientras que el WTI terminó la jornada en US$48,15 el barril. 

Con todo, la racha alcista que observó este mes el crudo se deriva principalmente de las conversaciones de los grandes productores de petróleo del mundo sobre cooperación y posibles topes de producción, incluyendo tanto a la OPEP como Rusia. Asimismo las alzas de los precios responden a una caída de las reservas: los datos dados a conocer el miércoles que muestran caídas en las reservas de crudo y gasolina de EEUU siguen aliviando los temores de un exceso de oferta y llevaron a los operadores que apuestan por una caída de los precios a dejar el mercado. Según los datos publicados el miércoles pasado por el Departamento de Energía de EEUU, las reservas de petróleo se redujeron en 2,7 millones de barriles la semana pasada, mientras que los inventarios de gasolina fueron 2,2 millones de barriles menores. 

Sin embargo, para Capital Economics esta racha alcista no es sostenible en el mediano plazo. “Creemos que los precios tanto del WTI como del Brent volverán a retroceder en lo que queda del año. Asimismo, estimamos que podría ver una fuerte caída si los países no miembros y miembros de la OPEP son incapaces de acordar algo sustancial al respecto”, destaca Tom Pugh, analista de commodities de Capital Economics. Las estimaciones del experto apuntan a un cierre de 2016 con precios del Brent y del WTI cercanos a US$45 por barril. Sin embargo, considera que “todavía esperamos que los precios vuelvan a observar un rally el próximo año, mientras los mercados se acerquen a un déficit y las acciones caigan”, estimando un cierre para el crudo en 2017 de US$60 por barril. Lo que apunta a una leve recuperación para los precios en los próximos años. 

Con todo, ahora la atención del mercado está centrada en la reunión que sostendrán los productores de la OPEP a fines de septiembre en Argelia. 

Por ahora, según información recopilada por Bloomberg, el promedio de estimación de precios del petróleo para fines de este año de las principales entidades financieras -como HSBC, Bank of America, Wells Fargo- apunta a un cierre de 2016 en US$50 por barril para el WTI y US$50,4 por barril para el Brent. Mientras que para el próximo año se observaría una leve recuperación para finalizar con un promedio de US$52,7 por barril para el WTI y US$54,03 por barril para el Brent. Así, sólo podría superar los US$60 por barril en 2020. 

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon