Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ramiro Mendoza envía carta al Minsal cuestionando licitación del Barros Luco

logotipo de Pulso Pulso 05-12-2016 Carla Cabello

Cuatro licitaciones de hospitales rechazó Contraloría General de la República en el último mes. Uno de ellas es la construcción del nuevo hospital Barros Luco, obras que el Servicio de Salud Metropolitano Sur (SSMS) adjudicó a la italiana Astaldi, pero que el órgano contralor declinó tomar razón tras hallar inconsistencias en la información presentada y no cumplir con los requisitos establecidos en las bases de licitación.

A raíz de esa decisión, los equipos jurídicos y técnicos del Servicio de Salud Metropolitano Sur y del Ministerio de Salud resolvieron declarar desierto dicho proceso licitatorio, comprometiendo una nueva licitación en los próximos días, la que hasta hoy no se ha llevado a cabo.

En medio de la controversia que está viviendo la licitación pública del centro hospitalario, Ramiro Mendoza, ex contralor entre 2007 y 2015, se sumó al debate con una carta enviada al Ministerio de Salud, en representación de Inso, una de las empresas que participó del proceso licitatorio del hospital Barros Luco. En la misiva, Mendoza manifiesta su preocupación respecto a cómo se ha llevado a cabo el proceso y sobre la reciente resolución del Minsal de declarar desierto el concurso, decisión que según Mendoza no sigue lo establecido en el oficio de Contraloría de volver a revisar las causales por las cuales dejó afuera a los otros oferentes.

“Le hacemos presente, respetuosamente a ud. señora Ministro, nuestras preocupaciones en relación con la manera como se ha llevado a cabo este proceso licitatorio, y la conveniencia de que el mismo alcance una etapa de conclusión definitiva”, señaló el ex contralor en la carta.

En ese sentido, Mendoza hace hincapié en que una “inadecuada lectura” de la resolución de Contraloría, puede significar un importante retroceso del proceso. Esto último, refiriéndose a la decisión de la cartera de Salud de llamar a una nueva licitación y no reevaluar a las otras ofertas que participaron del proceso y que sí cumplieron con los requisitos exigidos en las bases. Por ello, en la carta Mendoza solicita una nueva revisión de las ofertas presentadas.

“Estamos en la convicción de los esfuerzos que usted ha arbitrado a efectos de poder materializar el cumplimiento del buen gasto público en una adecuada gestión presupuestaria de su cartera, en los plazos que ha comprometido de manera pública”.

Pero agrega: “Creemos que una inadecuada lectura (...) puede pavimentar un acelerado retroceso en cuanto a entender que la declaración de desierto del concurso en vigor, sea la forma de aplicar el oficio”, indica.

“Con independencia de la decisión de selección que se adopte, nos asiste la seguridad de que existen ofertas válidas y proponentes que hemos cumplido los requisitos exigidos por las bases, que merecemos ser ponderados y evaluados nuevamente, en la búsqueda de la mejor oferta económica y técnica (...) de acuerdo a las disponibilidades temporales y presupuestarias autorizadas por la ley vigente”, sostiene el ex contralor.

En su misiva, Mendoza le recuerda que la resolución de Contraloría estableció “que la empresa adjudicada no daba cumplimiento con las bases de licitación” y que en el mismo documento “se le comunica al Servicio de Salud Metropolitano Sur, tener presente algunas referencias de quienes, en su minuto, observamos la adjudicación hecha”.

DICTAMEN DE CONTRALORÍA

En el hospital Barros Luco, que el Servicio de Salud Metropolitano Sur adjudicó con un sobreprecio de $60 mil millones a Astaldi, la Contraloría detectó la omisión de una serie de proyectos en ejecución, infringiendo el punto 3.2, formulario cinco de las bases administrativas, que exigía a los oferentes a informar la nómina de la totalidad de las obras ya iniciadas o por iniciarse sea en el sector público o privado, nacionales o extranjeras, que tenga contratadas el oferente para ser ejecutadas durante los 12 meses siguientes a la fecha de cierre de presentación de las ofertas.

También objetó que las utilidades se calcularan sobre el costo directo y los gastos generales, cuando debió ser solo por el costo directo.

Seis empresas presentaron ofertas técnicas y económicas para participar en el proceso. Además de Astaldi, estuvieron las empresas San José que ofertó por $304.513,5 millones; Acciona, por $274.873,9 millones; Sacyr, por $276.4639,8 millones; Inso, por $208.278,1 millones, y FCC Construcción por $327.445,7 millones, de acuerdo a información del SSMS.

El presupuesto inicial, establecido por el SSMS para dichas obras, fue estimado de manera gruesa en $228.292,9 millones.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon