Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Randall Kroszner, ex gobernador de la Fed: "Estamos en terreno desconocido"

logotipo de Pulso Pulso 15-12-2016 Marcela Vélez-Plickert

Le hubiese gustado que el alza ocurriera antes, dadas las señales de mejora de la economía y del mercado laboral. Sin embargo, Randall Kroszner no cree que la decisión de postergar el alza de tasa hasta fin de año vaya a hacer una gran diferencia en la economía estadounidense. El ex gobernador de la Reserva Federal (2006 y 2009) y asesor económico de la Casa Blanca durante los primeros años de George W. Bush anticipa un período de incertidumbre, que solo se despejará una vez que se conozcan las primeras medidas del nuevo gobierno de Donald Trump.

Kroszner, también profesor de Economía de la Universidad de Chicago, ve un giro en cuanto a los elementos que marcarán el camino de la Fed el próximo año. Si hasta ahora la atención había estado puesta en el mercado laboral, ahora serán la inflación y la política fiscal que adopte el nuevo ocupante de la Casa Blanca lo que primará a la hora de decidir el ritmo de ajuste monetario.

Según las proyecciones de los miembros del Comité de la Fed, el próximo año habría tres alzas de la tasa de interés, en lugar de las dos consideradas en la reunión de septiembre. ¿Cuán grande es el riesgo de que la Fed tenga que adoptar un sesgo más restrictivo el próximo año?

-Desde la elección presidencial, las expectativas de inflación se han elevado, y en consecuencia las tasas de interés. Los mercados están más optimistas acerca de las perspectivas de crecimiento para el próximo año. Si el presidente electo, Donald Trump, logra implementar rápidamente una agenda pro crecimiento, que incluya medidas tributarias que hagan el sistema más competitivo a nivel internacional, una regulación más eficiente, y un aumento del gasto en infraestructura que aumente la productividad, entonces la recuperación podría ser aún más rápida, y la Fed tendría que elevar las tasas más rápido. 

¿Hay alguna posibilidad de que se logre implementar el mencionado plan de estímulo fiscal el próximo año, o se debería mirar más bien a 2018?

-Todo dependerá del tamaño de las medidas. 

La Fed, y la propia Janet Yellen, evitaron cualquier comentario concreto sobre los planes de Trump. Pero en su comunicado, el Comité dijo que espera que las “condiciones económicas evolucionen de forma que solo requieran de aumentos graduales de la tasa”. ¿Se puede leer como una postura más conservadora acerca de lo que puede suceder desde la política fiscal?

-La Reserva Federal revisará sus pronósticos si es que hay un cambio de política fiscal mayor. Pero es muy difícil aumentar el gasto fiscal rápidamente, por lo que se entiende que la Fed esté tomando una postura de “mirar y esperar”.

Trump ha prometido que su plan económico por US$1 billón (millón de millones) logrará impulsar el crecimiento del país. ¿Qué posibilidad hay de que esto se haga de manera sustentable?

-La clave estará en qué se gasta. Si se focaliza en aumentar la capacidad productiva de la economía, sí. Pero gastar por gastar, no tendrá un impacto sustentable. 

Con el mercado estadounidense acercándose al pleno empleo (4,5% de desocupación), ¿debería la Fed concentrarse ahora exclusivamente en la tasa de inflación?

- La Fed está preocupada de que las presiones salariales aumenten rápidamente. Por eso es importante que se adelante a la curva. En ese sentido, las expectativas inflacionarias ya se han elevado desde la elección presidencial. 

La media de las proyecciones de los miembros del Comité apunta a una tasa por debajo de 2,9% en los próximos dos años. ¿No cree que la Fed se está demorando mucho en normalizar su política monetaria desde la tasa cero?

-Si han adoptado el ritmo adecuado o no, dependerá de la evolución de la inflación. Pero estamos en terreno desconocido, porque la inflación ha sido más baja de lo que se esperaría dadas las condiciones actuales del mercado laboral. Los modelos indican que se debe avanzar con alzas graduales, pero en el mundo real, por supuesto que la inflación puede subir abruptamente. 

La semana pasada, el BCE adoptó una decisión en dirección contraria, y alargó el período de su programa de compra de bonos. ¿Qué efectos debe esperar el mercado con los principales bancos centrales transitando direcciones opuestas?

- A veces llamo a este fenómeno “el choque de titanes”. Me parece que con su decisión de insinuar de a poco sus próximos movimientos de tasa, la Fed está buscando evitar grandes disrupciones en los mercados. Pero, nuevamente, estamos en territorio desconocido, y lo más probable es que haya mucha volatilidad. 

¿Cómo cree que será la relación entre la Fed y la Casa Blanca bajo una administración de Donald Trump?

-Espero que el gobierno de Trump se mueva rápidamente en llenar las vacantes que se generarán en el Consejo en 2018. Eso permitirá prever cómo será la relación. 

Janet Yellen dijo que cumplirá con sus cuatro años como Presidenta, pero dejó abierta la puerta a retirarse de la Fed una vez concluido su período, en febrero de 2018. ¿Hay posibilidad de un cambio radical al Consejo de la Fed, a partir de entonces?

-Solo si Yellen decide no continuar como presidenta y terminar antes su período. Ahí sí habría un cambio significativo de dirección.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon